View the original tutorial »

1831
  • 1831 Firma del Pacto Federal
    El Pacto Federal fue un tratado suscripto en la ciudad Argentina de Santa Fe el 4 de enero de 1831 por las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe, en el que se constituía una alianza ofensiva y defensiva entre las provincias federales para hacer frente a la recientemente formada Liga Unitaria. Posteriormente adhirió al pacto la provincia de Corrientes, incorporando su diputado el 19 de agosto de 1831.
    1831 Firma del Pacto Federal
1832
  • 1832 Catamarca se adhiere al Pacto Federal
    El gobernador Figueroa, sanciona el 24 de febrero de 1832 una ley, que faculta al gobernador de B.s A.s D. Juan Manuel de Rosas, para ejercer las relaciones exteriores del país, “hasta la Constitución de la Republica”. En marzo de ese año, el diputado santafesino D. Manuel Leiva, escribe a D. Tadeo Acuña, destacada figura del partido federal de Catamarca, diciéndole que ha llegado el momento de organizar definitivamente el país, abordando todos los problemas, políticos y económicos.
    Después aboga por la pronta reunión de un Congreso General de las Provincias, de acuerdo con el tratado del Litoral, que había sido firmado el 4 de enero de 1832, y que fue uno de los más serios intentos por organizar el país. Por ultimo la carta aconseja que Catamarca envíe un diputado a la “Comisión Representativa de Santa Fe”.
    Figueroa fue reelecto para le periodo que debía comenzar el 16 de julio, y el 1º de octubre, Catamarca adhiere al pacto Federal. El 12 de este mismo mes, el gobernador delega el mando hasta diciembre, por razones de salud, en manos del D. Francisco Antonio Segura.
    1832 Catamarca se adhiere al Pacto Federal
1834
  • 1834 Día de la Tradición-Nacimiento de José Hernandez
    Hijo de don Rafael Hernández y de doña Isabel Pueyrredón, José Hernández nació el 10 de noviembre de 1834 en la chacra de su tío, Don Juan Martín de Pueyrredón, antiguo Caserío de Pedriel, hoy convertida en el Museo José Hernández.

    Expresó diferentes talentos a lo largo de su vida: fue poeta, periodista, orador, comerciante, contador, taquígrafo, estanciero, soldado y político.

    Comenzó a leer y escribir a los cuatro años y luego asistió al colegio de don Pedro Sánchez.

    En 1843, cuando su madre falleció, su padre, que era capataz en la estancias de Rosas, lo llevó a vivir al campo por recomendación médica, ya que, a pesar de su juventud, se encontraba enfermo.

    En el entorno campestre, José Hernández tomó contacto con gauchos e indios. Debido a su proximidad con ellos, tuvo la oportunidad de conocer sus costumbres, su mentalidad, su lenguaje y su cultura. Aprendió a quererlos, a admirarlos, a comprenderlos, y también, a entender sus dificultades en la vida cotidiana.

    Fulminado por un rayo, su padre falleció en marzo de 1857, entonces José se instaló en la ciudad de Paraná. Allí, el 8 de junio de 1859, contrajo matrimonio con Carolina González del Solar. Tuvieron siete hijos.

    Inició su labor periodística en el diario "El Nacional Argentino", con una serie de artículos en los que condenaba el asesinato de Vicente Peñaloza. En 1863 estos artículos fueron publicados como libro bajo el título "Rasgos biográficos del general Ángel Peñaloza".

    En el orden legislativo se desempeñó como diputado, y luego, como senador de la provincia de Buenos Aires. Tomó parte activa con Dardo Rocha en la fundación de La Plata y, siendo presidente de la Cámara de Diputados, defendió el proyecto de federalización por el que Buenos Aires pasó a ser la capital del país.

    En 1869 fundó el diario "El Río de la Plata", en cuyas columnas defendió a los gauchos y denunció los abusos cometidos por las autoridades de la campaña. También fundó el diario "El Eco" de Corrientes, cuyas instalaciones fueron destruidas por adversarios políticos. Colaboró además en los periódicos "La Reforma Pacífica", órgano del Partido Reformista, "El Argentino", de Paraná y "La Patria", de Montevideo.
    En el orden militar actuó en San Gregorio, en El Tala e intervino en las batallas de Pavón y de Cepeda. Luchó además junto a López Jordán en Entre Ríos.

    Debido a los continuos enfrentamientos civiles durante los años '50 y '60, se vio obligado a viajar y trasladó su residencia a menudo. Vivió en Brasil, en las provincias de Entre Ríos y Rosario de Argentina y en Montevideo (Uruguay). En 1870, al fracasar una revolución, tuvo que volver a Brasil. Dos años después, gracias a una amnistía que paró la violencia, pudo volver al país.

    El 28 de noviembre de 1872, el diario "La República" anunció la salida de "El Gaucho Martín Fierro" y, en diciembre, lo editó la imprenta La Pampa. Este poema de género gauchesco se convirtió en la pieza literaria del más genuino folclore argentino y fue traducido a numerosos idiomas. El libro es considerado la culminación de la llamada "literatura gauchesca" y es una de las grandes obras de la literatura argentina. En él, Hernández rinde homenaje al gaucho, quien aparece en su ser, en su drama cotidiano, en su desamparo, y con sus bravuras.

    Su inesperado éxito entre los habitantes de la campaña lo llevó en 1879 a continuarlo con "La vuelta de Martín Fierro", edición ilustrada por Carlos Clérice.

    En 1881, publicó su obra "Instrucción del Estanciero". El 21 de octubre de 1886 murió en su quinta de Belgrano. Sus últimas palabras fueron: "Buenos Aires... Buenos Aires...".
    1834 Día de la Tradición-Nacimiento de José Hernandez
1835
  • 1835/1852 Segundo Gobierno de Rosas.
    Juan Manuel de Rosa asumió el 13 de abril de 1835, su segundo gobierno y se le otorgo la "suma del poder público", esto es, la representación y ejercicio de los tres poderes del Estado, sin necesidad de rendir cuenta de su ejercicio. Por otro lado, todo este asunto le dio a Rosas la oportunidad única de no compartir el mando del partido federal, que hasta entonces se había repartido con Quiroga y López. Éste, en tanto que protector de los Reynafé, quedó muy debilitado; y moriría a mediados de 1838. Incluso los caudillos con poder propio cayeron en su órbita, como Juan Felipe Ibarra, de Santiago del Estero, y José Félix Aldao, de Mendoza.

    La suma del poder público se le otorgó con el compromiso de:

    1. Conservar, defender y proteger la religión Católica Apostólica Romana.
    2. Sostener la causa nacional de la Federación.
    3. El ejercicio de la suma del poder público duraría "todo el tiempo que el Gobernador considere necesario".

    No disolvió la legislatura ni los tribunales, por lo que era apenas una forma de poner más claro el carácter excepcional que tenía su mandato. La diferencia aparecería después, cuando Rosas hiciera uso de todo ese poder
    1835/1852 Segundo Gobierno de Rosas.
  • 1835 Asesinato de Facundo Quiroga
    El Gral. Facundo Quiroga fue un caudillo argentino. Hijo de un hacendado sanjuanino que migró a la provincia de La Rioja, estableciendo su estancia en la zona de Los Llanos. En 1817 fue nombrado jefe de las milicias de la comarca, con el grado de capitán y participó en las luchas por la independencia. El 16 de febrero de 1835, una partida al mando del capitán de milicias cordobés Santos Pérez, emboscó su carruaje en los breñales de un lugar solitario llamado Barranca Yaco, en el norte de la provincia de Córdoba. Quiroga se asomó con tono envalentonado por la ventana de la galera exclamando: «¿Quién manda a esta partida!», siendo en ese momento muerto de un tiro en un ojo por Santos Pérez. Al saberse quién había sido el asesino, el cargo sobre el asesinato de Quiroga recayó sobre los hermanos Reinafé. Éstos fueron derrocados y ajusticiados unos años más tarde junto a Santos Pérez. La trágica muerte de Facundo Quiroga dió vida a composiciones folclóricas, literarias y leyendas populares tanto entre los gauchos que lo amaron y temieron, como entre las personas cultas.

    Juan Facundo Quiroga fue un militar excepcionalmente valiente, decidido y capaz, cuya mayor desgracia fue medirse dos veces con el único general que era superior a él José María Paz. Se fue haciendo progresivamente más cruel, empujado por la crueldad de sus enemigos y por la frustración de la derrota. Como político, era un federal convencido que defendió la autonomía de su provincia y de las vecinas, pero que nunca se decidió a luchar por la organización constitucional del país. Al final de su vida cayó envuelto en confusas luchas por el poder a nivel nacional, rodeado de conspiraciones que él había contribuido a crear.

    La leyenda terrible de Facundo comenzó con el libro de Domingo Faustino Sarmiento, editado en 1845 "Facundo: Civilización y Barbarie".
    1835 Asesinato de Facundo Quiroga
  • 1835 Tropas de Villafañe invaden Catamarca
    Rosas dio instrucciones a los gobernadores de Santiago del Estero, La Rioja y Tucumán de acabar con los unitarios en Catamarca.
    Así el 31 de diciembre de 1835, el general Fernando Villafañe, al mando de una división de caballería riojana, invade Catamarca, por orden de Rosas y depone al gobernador. Ese mismo día, la legislatura, legaliza el atropello y nombra gobernador al propio Villafañe.Tres meses después , el mismo cuerpo ratifica la designación de Villafañe y luego prorroga su mandato a cinco años, le confiere el grado de Brigadier de las fuerzas de la provincia y le otorga poderes extraordinarios por el tiempo que ocupe en la organización y arreglo de toda la campaña de la provincia.
    1835 Tropas de Villafañe invaden Catamarca
1836
  • 1836 Asume la gobernación Jose Cubas
    José Cubas cursó sus estudios de primeras letras en la escuela del Convento de San Francisco, dedicándose luego a la administración y explotación de su hacienda en Ambato. En 1825 contrajo matrimonio con la señorita Genoveva Ortiz de la Torre.
    Fue nombrado gobernador interino de Catamarca,asumiendo el poder el 21 de julio de 1836. Era un hombre honorable,descendiente de una antigua y distinguida familia catamarqueña, y de buena posición económica. Por mérito propio surgió como valiosa figura política. En los primeros años de su gobierno fue partidario de Rosas, pero después fue distanciándose del caudillo por diferencias ideológicas. El 19 de agosto, Cubas promulga la ley dictada por la Sala de Representantes por la cual se reconoce a Rosas en el grado de brigadier que inviste en la provincia su mando y como ilustre restaurador de las leyes. El 4 de noviembre logra recuperar su gobierno, que había sido quitado por Villafañe en su invasión a la provincia por mandato de Rosas.
    A principios de 1837 el territorio catamarqueño sufre un importante menoscabo, se insurrecciona el departamento Capayán y se incorpora a La Rioja. Cubas, sabia que Balboa (caudillo belicho) era hombre de influencia del gobernador tucumano, de quien dependía, al fin, cualquier solución del problema. Entonces, le escribe proponiendole una reconciliación, a fin de que ambos gestionaran la devolución de los departamentos del oeste catamarqueño. Cubas, no descansaba, estaba siempre alerto afrontando los embates de sus enemigos.
    Finaliza su mandato y a pesar de su resistencia a continuar en la función pública, la Sala de Representaciones lo reelige, el 21 de julio de 1838. Gracias a Cubas, Catamarca recuperó su integridad territorial.
    El 18 de noviembre de 1839, Cubas confiere poder al Dr. Marcos M. de Avellaneda, jefe del grupo que se enfrentaría a Juan Manuel de Rosas.
    El 24 de julio de 1840, Cubas concluyé su primer mandato. En su reemplazo es designado D. José Luis Cano.
    1836 Asume la gobernación Jose Cubas
1837
  • 1837 La generacion del 37
    Durante el periodo de Rosas, la actividad literaria -paralela a la periodística— sirvió como medio de expresión y como instrumento de propaganda o de crítica política, abierta o velada. Tal fue el caso de algunos textos de varios de los integrantes del movimiento romántico argentino (La Joven Generación Argentina); por ejemplo, los de Domingo F. Sarmiento, Esteban Echeverria, Juan María Gutiérrez y José Mármol.
    La denominación Generación del ‘37’ identifica a un movimiento intelectual de jóvenes universitarios que, en 1837, fundó en Buenos Aires el Salón Literario (en la librería de Marcos Sastre) para debatir temas culturales y teorías sociales, políticas y filosóficas de autores europeos de diferentes tendencias ideológicas. La creciente politización del grupo y sus opiniones críticas y reformistas llevaron a que Rosas disolviera el Salón.
    1837 La generacion del 37
  • 1837 Ejecución de los asesinos de Facundo Quiroga
    El 16 de febrero de 1835, en el paraje cordobés de Barranca Yaco, el general Quiroga, llamado “el tigre de los llanos” volvía de una misión de Tucumán, encomendada por el gobierno nacional y fue emboscado por una partida al mando de Santos Pérez, quien asesinó alevosamente al brigadier general don Juan Facundo Quiroga , él personalmente efectuó el disparo que terminó con la vida del caudillo. La acción fué salvaje porque fueron degollados todos los integrantes de la comitiva, incluido su secretario, el Dr. Santos Ortiz y un jovencito hijo de uno de los conductores del carruaje, hasta los caballos fueron matados.

    Los instigadores del asesinado, los hermanos Guillermo y Vicente Reynafé, Santos Perez, 4 oficiales y 3 soldados sorteados entre los integrantes de la partida, fueron fusilados después de un juicio, el 25 de octubre de 1837, sin haberse conocido fehacientemente los motivos que los llevaron a cometer esta acción o a quien respondían.
    1837 Ejecución de los asesinos de Facundo Quiroga
1838
  • 1838/9 Guerra de los Pasteles
    Primera Intervención Francesa en México, también conocida como Guerra de los Pasteles, fue el primer conflicto bélico entre México y Francia, tuvo lugar del 16 de abril de 1838 al 9 de marzo de 1839.
    Las operaciones de la Guerra de los Pasteles se enmarcan dentro de un intento francés de conseguir privilegios económicos en Hispanoamérica. Produciéndose previamente bloqueos a Buenos Aires (Argentina) y sobre Uruguay el 28 de Marzo de 1837; bloqueo que se completó con la organización de un ejército insurgente contra Uruguay, que junto con el bloqueo marítimo acabó tomando la capital de Uruguay (el presidente de Uruguay renunció y se fue a Buenos Aires). Como explicaba una carta del viceconsul francés Aimé Roger al primer ministro de Francia, el objetivo de este primer bloqueo era "Infligir a la invencible Buenos Aires un castigo ejemplar que será una lección saludable para todos los demás estados americanos [...] corresponde a Francia hacerse conocer si quiere que se la respete."
    1838/9 Guerra de los Pasteles
  • 1838 Fallecimiento de Encarnación Ezcurra
    Encarnación Ezcurra nació en Buenos Aires el 25 de marzo de 1795. Contrajo matrimonio con Juan Manuel de Rosas el 16 de marzo de 1813. Del matrimonio Rosas nacieron los siguientes hijos: María de la Encarnación, nacida en 1816 y bautizada de urgencia, que no sobrevivió; Manuela Robustiana, que nació en 1817, y Juan Bautista Pedro, que vio la luz el 30 de junio de 1814 y que falleció el 3 de julio de 1870.

    Se convertirió en la más fiel seguidora política de su marido, ayudándolo en las circunstancias más difíciles. Su rol como impulsora de la Revolución de los Restauradores e impulsora de la Sociedad Popular Restauradora, mientras su marido se encontraba sobrellevando la Conquista del Desierto, le aseguró a su marido los 17 años de control después de 1835. A partir de estos hechos, y del triunfo de su marido en la Conquista del Desierto se le atribuyó el título de Heroína de la Santa Federación. Es particularmente notable que en aquella época, signada de prejuicios y con nula participación femenina en la política, una mujer haya logrado tan altas responsabilidades.

    Doña Encarnación se mostró como una luchadora, entusiasta y franca, siempre dispuesta a dar la cara en la contienda con los enemigos de su marido.

    Su muerte fue imprevista, a la edad de 43 años; el 20 de octubre de 1838. Se cree que pudo haber sido un paro cardiorrespiratorio o algo similar. Su defunción, sin embargo, estuvo cargada de un amplio duelo popular y político, a tal punto que 25.000 personas (sobre un total de 60.000 habitantes de la época) asistieron a su sepelio y a la procesión del féretro desde el Fuerte hasta el Convento de San Francisco. El cotejo fúnebre fue pagado por la Junta de Representantes, a la cual el gobernador Rosas agradeció formalmente la inversión el 1 de noviembre de 1838.
    1838 Fallecimiento de Encarnación Ezcurra
1831
1832
1834
1835
1836
1837
1838