View the original tutorial »

1841
  • 1841 Cubas concluye su mandato
    Nombrado gobernador interino de Catamarca, el ciudadano José Cubas asume el poder el 21 de julio de 1836. En los primeros años de su gobierno fue partidario de Rosas, pero después fue distanciándose, por razones ideológicas y por la manera de encarar los problemas de la república.
    Cubas finaliza su mandato el 29 de abril de 1841 y, a pesar de su resistencia a continuar en la función publica, la Sala de representante lo reelige, asume su segundo gobierno el 19 de junio hasta el 29 de Octubre 1841, cuando es derrocado por Mariano Maza.
    El gobernador José Cubas se pronunció en contra de Juan Manuel de Rosas, gobernador de Buenos Aires, anoticiado de los acontecimientos en Catamarca, mandó un ejército a repeler a Cubas, en la noche de 28 de Octubre de 1841 Cubas se entera que una las fuerzas rosistas estaban muy cerca de la ciudad capital, de inmediato ordena al comandante general de la provincia, Pascual Bailón Espeche a organizar la resistencia.
    1841 Cubas concluye su mandato
  • 1841 Batalla de Catamarca
    El gobernador José Cubas se pronunció en contra de Juan Manuel de Rosas, gobernador de Buenos Aires, anoticiado de los acontecimientos en Catamarca, mandó un ejército a repeler a Cubas.
    En la noche de 28 de Octubre de 1841 Cubas se entera que las fuerzas rosistas estaban muy cerca de la ciudad capital, de inmediato ordena al comandante general de la provincia, Pascual Bailón Espeche a organizar la resistencia.
    Las tropas rosistas entraron en la ciudad divididas en tres columnas, Balboa y Maza comandaban la del centro, que penetró por las actuales calle República, y el Coronel Santos Nieva y Castilla entró por la actual calle San Martín; y los hermanos Facundo y Benigno Quiroga, por la actual Esquiú. Luego de una intensa resistencia de tres horas, las tropas de Cubas ceden ante el empuje de los invasores. El fuego de la defensa cesa a las seis de la mañana, comenzando de inmediato una horrible matanza de todos los civiles y militares que alcanzaban a ser capturados.
    Mientras tanto Cubas y sus funcionarios huyen a los cerros de Ambato, donde fueron apresados a los cinco días luego de una penosa búsqueda.
    Cubas es apresado y transportado a la ciudad, donde fue degollado el 4 de Noviembre de 1841 junto a sus ministros. Su cabeza y la de sus funcionarios fueron exhibidos en la plaza principal para escarmiento.
    1841 Batalla de Catamarca
1842
  • 1842 (Europa) Guerra del Opio
    Las Guerras del Opio, también conocidas como las Guerras Anglo-Chinas, fueron dos guerras que duraron de 1839 a 1842 y de 1856 a 1860 respectivamente, el punto culminante de los conflictos comerciales entre China y el Reino Unido. El contrabando británico de opio de la India Británica hacia la China y los esfuerzos del gobierno chino para imponer sus leyes contra las drogas. Las drogas llevaron al conflicto. Francia luchó al lado de Gran Bretaña en la segunda guerra.
    1842 (Europa) Guerra del Opio
1844
  • 1844 Rebelión de los hermanos Segura
    Nieva y Castilla disolvió la Sala de Representantes, con el objeto de ser reelegido, los hermanos Benigno y Facundo Segura realizaron una rebelión para destituirlo, pero fueron apresados y encarcelados.
    Se sancionó una ley por el cual se restableció la compañía de Jesús en Catamarca, expulsada en 1767.
    1844 Rebelión de los hermanos Segura
1845
  • 1845/48 Guerra entre México y Estados Unidos
    Entre 1846 y 1848, dos vecinos, Estados Unidos y México, entraron en guerra. Fue un acontecimiento que definió a ambas naciones, transformó el continente y forjó una nueva identidad para su gente. Al finalizar la guerra, México perdió casi la mitad de su territorio, correspondiente al actual sudoeste estadounidense desde Texas hasta California, y Estados Unidos se convirtió en una potencia continental.
    1845/48 Guerra entre México y Estados Unidos
  • 1845 Combate de Obligado-Día de la Soberanía
    La Batalla de la Vuelta de Obligado se produjo el 20 de noviembre de 1845, en aguas del río Paraná, sobre su margen derecha y al norte de la provincia de Buenos Aires, en un recodo donde el cauce se angosta y gira, conocido como Vuelta de Obligado, en lo que hoy es la localidad de Obligado, Partido de San Pedro.

    Enfrentó a la Confederación Argentina liderada por el Brigadier Juan Manuel de Rosas quien nombró comandante de las fuerzas defensoras al General Lucio Norberto Mansilla y a la escuadra anglo-francesa, cuya intervención se realizó bajo el pretexto de lograr la pacificación ante los problemas existentes entre Buenos Aires y Montevideo.

    Históricamente, los federales y nacionalistas argentinos han considerado el combate de la Vuelta de Obligado como el más importante triunfo en la lucha por consolidar y hacer respetar la soberanía de las nuevas repúblicas.

    A pedido del historiador José María Rosa, el Congreso de la Nación Argentina promulgó la Ley 20.770 por la que el 20 de noviembre se declaró “Día de la Soberanía Nacional”.

    La Batalla de la Vuelta de Obligado ha sido recordada en los billetes de 20 pesos argentinos, que en una cara lleva el retrato de Juan Manuel de Rosas y en su reverso una imagen de la Batalla de la Vuelta de Obligado.

    El sitio donde estuvo ubicada la batería argentina es hoy un sitio histórico, con monumentos e inscripciones que recuerdan el hecho.
    1845 Combate de Obligado-Día de la Soberanía
1848
  • 1848 En París estalla una revolución
    Las revoluciones constituyeron básicamente una demanda de liberalización y, aunque fueron reprimidas, tuvieron gran repercusión. En París la crisis industrial estuvo acompañada además por una consecuencia particular: los fabricantes y comerciantes al por mayor que, en las circunstancias que entonces se estaban dando, no podían exportar sus productos, abrieron grandes establecimientos cuya competencia arruinó a los pequeños comerciantes, por lo que éstos se involucraron en la revolución. La monarquía tuvo que dejar sitio a un gobierno provisional, el cual reflejaba en su composición los diferentes partidos que se repartieron la victoria de la revolución. Si París dominaba Francia, los obreros en aquel momento dominaban París. En estas condiciones los recelos políticos y los escrúpulos jurídicos del Gobierno Provisional desaparecieron, y en los muros de París comenzaron a leerse las históricas palabras : République française! Liberté, Égalité, Fraternité!'
    1848 En París estalla una revolución
1850
  • 1850 Creación del Colegio Patriotico Federal
    A los efectos de recompensar la significativa pérdida que se producía con el alejamiento de los jesuitas, Navarro interpuso una iniciativa. Se sancionó una ley que creaba el “Colegio Patriótico Federal de Nuestra Señora de la Merced ” .(en la manzana donde ocupa hoy el Colegio Nacional) . Este nuevo establecimiento gozó de los bienes que habían pertenecidos a los expulsos sacerdotes. Funcionó hasta 1866.
    1850 Creación del Colegio Patriotico Federal
  • 1850 Fallecimiento del Gral. Juan Martín de Pueyrredón
    Nacido en Buenos Aires el 18 de diciembre de 1776, fue militar y político argentino. Hijo de un comerciante francés, no pudo terminar sus estudios y en 1795 fue enviado a España para asumir las responsabilidades del negocio de la familia después de la muerte de su padre.

    Regresó a su ciudad natal en 1805, habiendo ya reunido una fortuna considerable como comerciante. Al producirse la primera de las invasiones inglesas en 1806, dirigidas por el General Beresford, se dirigió al campo y reunió un ejército voluntario que entrenó para recobrar la ciudad, junto a otros oficiales. Cuando los ingleses se enteraron de sus actividades, lo atacaron en la Chacra de Perdriel, derrotándolo. Sin embargo, lo exiguo de la derrota dejó en claro que se podía derrotar a los invasores con mayores fuerzas. Se unió al ejército que trajo de Santiago de Liniers y participó con él en la llamada Reconquista de Buenos Aires, el 12 de agosto.

    Fue el primer comandante del regimiento de Húsares de Buenos Aires, que muy pronto quedó en manos de Rodríguez. Al producirse la invasión francesa a España, regresó a Montevideo en enero de 1809, pero fue arrestado por orden del gobernador Francisco Javier de Elío. Logró fugarse y llegó a Buenos Aires, donde intentó convencer a Liniers que no entregara el mando al nuevo virrey, Baltazar Hidalgo de Cisneros; sólo consiguió un nuevo arresto. Huyó por segunda vez, y viajó a Río de Janeiro.

    En junio de 1810 llegó a Buenos Aires, donde se enteró de la Revolución de Mayo y se puso a disposición del nuevo gobierno. Poco después fue nombrado gobernador de Córdoba. Apoyó al Ejército del Norte y envió a Deán Funes como diputado a la Junta Grande.

    En enero de 1811 asumió como gobernador de Chuquisaca. Tomó el mando del Ejército y dirigió la retirada hacia el sur. En septiembre fue nombrado oficialmente comandante del Ejército del Norte, pero su papel fue muy deslucido. Fue reemplazado por Manuel Belgrano en marzo del año siguiente y regresó a Buenos Aires.

    Apenas llegado a la capital fue nombrado miembro del Primer Triunvirato en reemplazo de Juan José Paso. El gobierno era dirigido por Bernardino Rivadavia, y su actitud hacia la revolución era, tibia. Encargó a José de San Martín la formación del Regimiento de Granaderos a Caballo.

    Al llegar la noticia de la victoria de Belgrano en la batalla de Tucumán, el Triunvirato fue acusado de debilidad, ya que ésta había sido lograda en contra de las órdenes del gobierno. Rivadavia y Pueyrredón fueron desterrados y terminó confinado en San Luis, donde se dedicó al comercio y la agricultura. A fines del año siguiente, recibió la visita de San Martín, que lo convenció de la conveniencia de reconquistar Chile y desde allí hacer una campaña naval al Perú.

    Regresó a Buenos Aires a principios de 1815. En enero del año siguiente fue electo diputado por San Luis al Congreso de Tucumán. A poco de llegar, éste lo nombró Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

    Después de la invasión portuguesa, reemplazó al gobernador federal de Córdoba y envió una serie de invasiones a las provincias federales del litoral.Y aún así, no consiguió doblegar la resistencia federal del litoral, que resistía aún a mediados de 1819. Ese año, poco después de jurar la nueva constitución, renunció al cargo.

    En su lugar fue elegido José Rondeau, que continuó su política y presidió su fracaso.

    Regresó a Buenos Aires en marzo de 1821, y dos años después su esposa Calixta Tellechea y Caviedes le daba su único hijo, el famoso pintor e ingeniero civil Prilidiano Pueyrredón.

    Durante los años siguientes jugó sólo un papel de menor importancia en la política; el presidente Rivadavia lo acusó de falsear su declaración de bienes, pero poco después lo nombró miembro de la Comisión Militar encargada de la reforma del ejército. En 1829 intentó sin éxito mediar entre Juan Lavalle y Juan Manuel de Rosas. Al iniciarse el segundo gobierno de éste, en 1835 se exilió en Francia, Río de Janeiro y París.

    Regresó en octubre de 1849 a San Isidro, y allí murió el 13 de marzo del año siguiente.
    1850 Fallecimiento del Gral. Juan Martín de Pueyrredón
  • 1850 Fallecimiento Gral. José de San Martín
    Fechó su testamento ológrafo en París el 23 de enero de 1844, dejando como única heredera a su hija Mercedes de San Martín, casada con Mariano Balcarse que ejercía como embajador argentino en París.

    Entre sus cláusulas establecía: Que Mercedes otorgue a su tía María Elena una pensión hasta su fallecimiento. Que a la muerte de María Elena le otorgue una pensión a la hija de ésta, Petronila. Que su sable corvo favorito, el de las batallas de Chacabuco y Maipú, fuera entregado al gobernador porteño Juan Manuel de Rosas, «como una prueba de la satisfacción que, como argentino, he tenido al ver la firmeza con que ha sostenido el honor de la República contra las injustas pretensiones de los extranjeros que trataban de humillarla». Prohibió la realización de funerales y de acompañamientos hasta el cementerio, «pero sí desearía que mi corazón fuese sepultado en Buenos Aires».

    En marzo de 1848, al estallar la revolución de ese año en París, se traslada a la ciudad costera de Boulogne-Sur-Mer, estableciéndose en una habitación alquilada. Allí falleció a la edad de 72 años, a las tres de la tarde del 17 de agosto de 1850, en compañía de su hija Mercedes y de su yerno. Según cuenta la leyenda, el reloj de la casa dejó de funcionar a esa hora y aún sigue marcando las 3 en punto.

    En 1861 sus restos fueron trasladados a la bóveda de la familia González Balcarce, ubicada en el cementerio de Brunoy, en Francia. Luego hubo varios intentos de repatriarlos a los que se opuso su hija, quien como esposa del embajador en Francia y afincada en ese país, prefería que permanecieran cerca de su residencia. A la muerte de Mercedes San Martín en febrero de 1875 se activaron las gestiones y durante la presidencia de Nicolás Avellaneda se creó la «Comisión encargada de la repatriación de los restos del Libertador». La repatriación de sus restos finalmente se produjo el 28 de mayo de 1880 cuando fueron conducidos a Buenos Aires por el vapor transporte Villarino en su viaje inaugural, arribando en una masiva celebración pero en vísperas del estallido de la revolución del 80.

    En su mausoleo se encuentra escrito: «Triunfó en San Lorenzo, afirmó la Independencia Argentina, pasó los Andes, llevó su bandera emancipadora a Chile, al Perú y al Ecuador».

    San Martín escribió una lista de consejos para su hija Merceditas:

    1.Humanizar el carácter y hacerlo sensible aún con los insectos que nos perjudican; ha dicho a una mosca abriéndole la ventana para que saliese: “Anda, pobre animal, el mundo es demasiado grande para nosotros dos”.
    2.Inspirarle amor a la verdad y odio a la mentira.
    3.Inspirarle una gran confianza y amistad, pero unida al respeto.
    4.Estimular en Mercedes la caridad con los pobres.
    5.Respeto sobre la propiedad ajena.
    6.Acostumbrarla a guardar un secreto.
    7.Inspirarle sentimientos de indulgencia hacia todas las religiones.
    8.Dulzura con los criados, pobres y viejos.
    9.Que hable poco y lo preciso.
    10.Acostumbrarla a estar formal en la mesa.
    11.Amor al aseo y desprecio al lujo.
    12.Inspirarle amor por la Patria y por la Libertad.
    1850 Fallecimiento Gral. José de San Martín
1851
  • 1851 Luis Bonaparte es proclamado Napoleòn III
    Luis Napoleón da un golpe de estado, presentándose ante los franceses como defensor de la democracia —sufragio universal— frente a la Asamblea —censitaria—. La crisis es superada mediante la celebración de un plebiscito popular que le es favorable y que aumenta su autoritarismo, que ejerce contra los republicanos extremistas y los monárquicos legitimistas y orleanistas.
    1851 Luis Bonaparte es proclamado Napoleòn III
1852
  • 1852 El Congreso General Constituyente
    La actuación de Zenteno y Ferré fue destacada pero polémica ya que plantearon sus disidencias en las históricas sesiones del 21 al 30 de abril de 1853 donde se debatió y aprobó el proyecto constitucional.
    Pedro Alejandrino Zenteno, fiel a su condición de eclesiástico y vocero del pensamiento catamarqueño conservador y tradicionalista católico de la época, se opuso a la imposición en el texto constitucional de la libertad de culto, a la abolición del fuero eclesiástico y a la admisión de los extranjeros a todo empleo político y civil.
    En la Comisión de Asuntos Constitucionales y en los debates Zenteno fue el principal orador y defensor del catolicismo al tratarse de los artículos 2, 14 y 73. y en la defensa del federalismo e intereses de las provincias.
    El general Pedro Ferré formó parte de la Comisión de Negocios Constitucionales que redactó el proyecto constitucional, apoyó a Zenteno en los debates sobre cuestiones religiosas, centrando mas su critica en cuestionamientos financieros y tributarios que lesionaban al federalismo económico como el reconocimiento de la deuda externa como nacional a cuya amortización quedaban obligadas todas las provincias y a la abolición de las aduanas provinciales convirtiéndolas en nacionales y adjudicando sus impresos al tesoro nacional.
    A pesar de sus disidencias ambos constituyentes aprobaron el texto constitucional; el 30 de abril dirigieron una nota oficial al gobernador Segura explicándole las razones de su proceder.
    1852 El Congreso General Constituyente
  • 1852 (Europa) Luis Bonaparte se convierte en Napoleón III
    El Segundo Imperio Francés es un término referido a una etapa histórica de Francia comprendida fundamentalmente entre 1852 y 1870. El Imperio fue proclamado por el entonces Presidente de Francia Carlos Luis Napoleón Bonaparte, el 2 de diciembre de 1852, aunque exactamente un año antes ya había disuelto la Asamblea Nacional convirtiéndose en dictador. El Imperio dejaría de existir al ser capturado el emperador Napoleón III en la batalla de Sedán, el 1 de diciembre de 1870. El 3 de diciembre sería proclamada la Tercera República Francesa en París.
    1852 (Europa) Luis Bonaparte se convierte en Napoleón III
  • 1852 Batalla de Caseros
    Ocurrida el 3 de febrero de 1852, el ejército de la Confederación Argentina al mando de Juan Manuel de Rosas, Encargado de las Relaciones Exteriores de la Confederación Argentina fue derrotado por el Ejército Grande, compuesto por fuerzas del Brasil, el Uruguay y las provincias de Entre Ríos y Corrientes, liderado por el gobernador de Entre Ríos, Justo José de Urquiza, quien se había sublevado contra Rosas el 1º de mayo de 1851 en que lanzó el llamado Pronunciamiento de Urquiza.
    La batalla culminó con la victoria del Ejército Grande y la derrota de Rosas, que dejó de dicha forma el gobierno de la provincia de Buenos Aires.
    La batalla duró 6 horas y se desarrolló en la estancia de la familia Caseros, situada en las afueras de la ciudad de Buenos Aires, actualmente el campo de batalla se encuentra en los terrenos del Colegio Militar de la Nación.
    1852 Batalla de Caseros
  • 1852 Nacimiento de Hipólito Yrigoyen
    Hipólito Yrigoyen nació en Buenos Aires, Argentina, el 12 de julio de 1852 y falleció el 3 de julio de 1933.

    Fue político argentino; dos veces presidente de su país (1916-1922 y 1928-1930) y figura relevante de la Unión Cívica Radical. Fue el primer presidente de la historia argentina en ser elegido por sufragio universal masculino y secreto.

    Juan Hipólito del Sagrado Corazón de Jesús Irigoyen Alem, conocido como Hipólito Yrigoyen, fue el tercer hijo de Martín Yrigoyen y de Marcelina Alem, hermana de Leandro Alem. Nació y se crió en el barrio porteño de Balvanera, y vivió en Avellaneda. Realizó sus estudios en el Colegio San José de Buenos Aires, fundado hacia 1858.

    Hipólito Yrigoyen y su tío Leandro Alem comenzaron su vida política como miembros del Partido Autonomista, conducido por Adolfo Alsina, un partido de base popular enfrentado al Partido Nacional de Bartolomé Mitre.

    En 1872, cuando Alem fue elegido diputado provincial, Hipólito Yrigoyen, con 20 años, fue nombrado gracias a la influencia de su tío, como Comisario de Balvanera. Yrigoyen fue elegido diputado provincial por el Partido Republicano.

    Para 1882 Yrigoyen había finalizado las materias teóricas de la carrera de Abogacía en la Universidad de Buenos Aires y la faltaban los prácticos. Años atrás había trabajado en el estudio jurídico que compartían Leandro Alem y Aristóbulo del Valle, pero nunca disfrutó la abogacía.

    Por entonces, con 30 años, era una persona de escasos recursos, que había comenzado a trabajar como profesor de Historia Argentina, Instrucción Cívica y Filosofía en el Colegio Normal de Maestras, designado por Sarmiento, y que seguía viviendo en la casa de su tío. Los salarios que percibía eran donados al Hospital de Niños.

    En esa década Hipólito Yrigoyen habría de enriquecerse, dedicándose a la invernada, es decir la compra de vacunos ya criados, para su engorde y venta al frigorífico. Para ello rentó una estancia y compró tres más. En total, casi 25 leguas de tierra. Entre otros campos, fue propietario de la estancia el "El Trigo", cerca de Las Flores, Provincia de Buenos Aires, una de las mejores zonas de pastoreo del país; La Seña en Anchorena, provincia de San Luis; y El Quemado cerca de General Alvear, Provincia de Buenos Aires. Yrigoyen realizó una verdadera fortuna de varios millones de pesos, que fueron utilizados casi completamente en la actividad política, a tal punto que, al momento de morir, su sucesión dejó un déficit.

    Tras el suicidio de su tío Leandro Alem y la muerte de Aristóbulo del Valle, en 1896, Yrigoyen se manifestó en profundo desacuerdo con la orientación acuerdista con el mitrismo que imponía el presidente del Comité Nacional, Bernardo de Irigoyen, como táctica para enfrentar a Roca, cuando éste se encaminaba a su segunda presidencia en 1898. Cuando la Convención Nacional de la UCR sancionó la llamada política de las paralelas para concurrir a elecciones junto con los mitristas, Yrigoyen disolvió el Comité de la UCR de la provincia de Buenos Aires, desbaratando la estrategia de los bernardistas. Desde entonces, el radicalismo entraría en un estado de desorganización hasta la reorganización partidaria de 1904.

    En 1903 Yrigoyen comenzó la reorganización institucional de la UCR, y encabezó y financió con su propio dinero la Revolución de 1905, que resultó un fracaso. Sin embargo, tanto el convencimiento de que debía eliminarse abusos, como el miedo a un nuevo levantamiento armado de Yrigoyen, llevó a su amigo y presidente de la Nación, Roque Sáenz Peña a sancionar la Ley del Voto Secreto en 1912, más conocida como Ley Sáenz Peña que lo llevaría a la presidencia en 1916.

    En las elecciones la fórmula Hipólito Yrigoyen-Pelagio Luna se impuso cómodamente superando a las fórmulas del Partido Conservador (Ángel Rojas - Juan Eugenio Serú), del Partido Demócrata Progresista (Lisandro de la Torre - Alejandro Carbó) y del Partido Socialista (Juan B. Justo-Nicolás Repetto).

    El impulso inicial de la conquista de los derechos democráticos se vio frenado, ya que la UCR no controlaba el Senado ni la gobernación de muchas de las provincias. Yrigoyen recurrió en varios casos a la intervención federal, ahondando el enfrentamiento con los sectores conservadores.

    Económicamente, la Argentina tras la primera guerra mundial, no se vio muy beneficiada, se redujeron las exportaciones, y también una disminución en las importaciones, eso generó desempleo vinculado al sector exportador.


    Yrigoyen fue electo presidente nuevamente en 1928, para un período que debió ser 1928-1934, derrotando a una coalición de conservadores y radicales antipersonalistas.
    En 1929 se produjo la Gran Depresión mundial. El radicalismo dirigido por Yrigoyen no supo responder a las nuevas tendencias socio-político-económicas que la crisis estaba señalando, en un contexto de desintegración de todo un paradigma económico mundial.

    En plena crisis económica y política, y cuando aún faltaban cuatro años para las elecciones presidenciales, la debilidad del gobierno de Yrigoyen se hizo crítica. El radicalismo estaba completamente dividido y el gobierno no tenía diálogo con la oposición.

    El hecho más importante y duradero del segundo gobierno de Yrigoyen fue la decisión tomada el 1 de agosto por parte de la empresa petrolera estatal YPF de intervenir en el mercado petrolero para fijar el precio.

    Treinta y siete días después, el 6 de septiembre de 1930, fue depuesto por el primer golpe de estado de la época constitucional, apoyado por la prensa, el ejército y la oposición conservadora. La clase media, clave para su llegada al poder, había dejado de respaldarlo tras la debacle económico. Varios historiadores han vinculado, al menos parcialmente, el golpe militar con la decisión de YPF. En el curso del golpe de estado, turbas de manifestantes ingresaron a la casa de Yrigoyen para saquearla. El General Uriburu, dejó el poder 2 años mas tarde para permitir la llegada de un nuevo gobierno democrático.

    Después de su derrocamiento, Yrigoyen fue detenido y confinado reiteradamente en la Isla Martín García.

    Falleció en Buenos Aires el 3 de julio de 1933; que acompañado a su última morada por una de las manifestaciones espontáneas más masivas y sorpresivas de la historia argentina. Sus restos mortales descansan en el Cementerio de la Recoleta de la Ciudad de Buenos Aires.

    En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en la calle Sarmiento 948, adosada a una de las columnas de granito que sostiene el actual edificio de catorce pisos, se encuentra una placa de bronce que reza: "En este sitio el 03 de Julio de 1933 murió Don Hipólito Yrigoyen...", declarado Solar Histórico por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
    1852 Nacimiento de Hipólito Yrigoyen
1853
  • 1853 Catamarca jura la Constitución
    Después de la batalla de Caseros, Catamarca recibió la noticia de que se iba a dictar la Constitución.
    Una mayoría de la Legislatura se preparó a rechazar la Constitución, al menos en lo concerniente a la libertad de cultos. Para ello, preparó una manifestación que disolvería la reunión obligatoria de la población para la jura de la Constitución, la cual se celebraría el 9 de julio de 1853. Convencido de la posición antiliberal de Esquiú, Segura (gob. de Catamarca) le encargó un sermón patriótico en ese sentido.
    Sorprendentemente, éste pronunció su discurso más conocido, favorable a la jura de la Constitución, conocido como Sermón de la Constitución: recordó la historia de desuniones y de guerras civiles argentinas, y se felicitó por la sanción de una Constitución que traería nuevamente la paz interna. Pero para que esa paz durara, era necesario que el texto de la Constitución quedara fijo e inmutable por un largo tiempo, que no fuera discutida por cada ciudadano, que no se le hiciera oposición por causas menores, y que el pueblo argentino se sometiera al poder de la ley:"Obedeced, señores, sin sumisión no hay ley; sin ley no hay patria, no hay verdadera libertad, existen sólo pasiones, desorden, anarquía, disolución, guerra..."
    No pudo terminar la frase, porque el auditorio lo apabulló con un cerrado aplauso. La primera resistencia a la Constitución en el interior había sido vencida, y Catamarca juró la Constitución.
    Su sermón alcanzó trascendencia nacional y fue copiado en la prensa de todas las provincias; la resistencia que se le podía haber hecho a la Constitución en otras provincias quedó vencida por la elocuencia de un fraile desconocido de una provincia pequeña. El texto del sermón patriótico fue impreso y difundido por el país por decreto del presidente Justo José de Urquiza.
    La Constitución fue jurada solemnemente en la plaza pública ante el desbordante entusiasmo del pueblo. Después del juramento la concurrencia se traslada a la Iglesia Matriz, donde asistió a una solemne misa de acción de gracias; en esas circunstancias el R.P Fray Mamerto Esquiú pronunció su celebre sermón “Lactamur de Gloria Vestra
    En el sermón Esquiú procuró convencer a sus conciudadanos de la necesidad de aceptar una Constitución liberal sin que ello altere el tradicional espíritu profundamente católico y enemigo de la libertad de culto que caracterizaba a la sociedad argentina de aquellos tiempos. La religión no podía oponerse a la organización nacional que tantos sacrificios había costado lograr. El origen divino hace que la religión y la patria tengan idénticos intereses aunque caminan cada cual por vías peculiares hacia un mismo fin: se trata señores de edificar la República Argentina y la religión os envía el don de sus verdades “Reconoce la potestad de los principios religiosos pero exige a la ciudadanía el sacrificio de jurar obediencia a la Constitución, aún a costa de ciertas concesiones. Por eso exigió una sumisión pronta y universal en el pueblo y apeló al sacrificio de la religión; al decir a nombre de esta religión sublime y eterna os digno católico, obedeced, someteos, dad al Cesar que es del Cesar, y a Dios lo que es de Dios.
    Consideró que a la libertad e independencia conseguida por los argentinos en años de luchas y sacrificios les hacia falta el cumplimiento de la constitución; los pueblos necesitaban inmolar una parte de los libertades individuales en aras de la ley, pero la existencia de una constitución; no alcanza para dar vida a la nación si no hay acatamiento del pueblo argentino a ella ;.no hay mas libertad que la que existe según la ley…;la vida y conservación del pueblo argentino depende de que su Constitución sea fija, que no ceda al impulso de los hombres.
    1853 Catamarca jura la Constitución
  • 1853 Sanción de la Constitución Nacional.
    La Constitución de 1853 fue sancionada por una Convención Constituyente reunida en Santa Fe, y promulgada el 1 de mayo por Justo José de Urquiza.
    Fue la primera constitución de la que se dotó a la actual República Argentina tras la finalización del período de Anarquía del Año XX comenzado en 1820; aprobada con el apoyo general de los gobiernos provinciales —con la importante excepción de Buenos Aires, que se separó de hecho de la Confederación Argentina hasta 1859, año en el cual luego de ser derrotada en la Batalla de Cepeda, fue reincorporada a la Confederación sugiriendo ciertas modificaciones en el texto constitucional— fue sancionada por una Convención Constituyente reunida en Santa Fe, y promulgada el 1 de mayo de 1853 por Justo José de Urquiza, a la sazón Director Provisional de la Confederación, sometida a varias reformas de diferente envergadura, la Constitución de 1853 es, en lo substancial, la base del ordenamiento jurídico vigente en la Argentina.
    1853 Sanción de la Constitución Nacional.
1854
  • 1854 Asume Sinforeano Lascano
    El acuerdo firmado el 31 de mayo de 1852 por 11 gobernadores en San Nicolás dispuso el envío de diputados a un Congreso General Constituyente a reunirse en Santa Fe. Y designó a Urquiza como Director Provisorio de la Confederación Argentina. La convocatoria efectuada por Urquiza a los gobernadores para la reunión de San Nicolás de los Arroyo, llegó a Catamarca el día 27 de abril de 1852, Navarro tenia la intención de concurrir a la firma del acuerdo pero enfermó gravemente falleciendo el 4 de mayo de 1852.
    Sinforeano Lascano lo reemplazó como gobernador delegado entre el 4 y 11 de mayo. “Su gobierno se caracterizó por la tranquilidad pública y por la honestidad en los manejos de los intereses de la provincia”. En 1855, Lascano promulgó la segunda constitución de Catamarca,
    Sinforeano Lascano asumió la Primera magistratura de la provincia el 25 de mayo de 1854. Los nuevos estatutos constitucionales de las provincias serían revisados por el Congreso antes de su promulgación. El Congreso Nacional, instalado en Paraná, dictó una Ley, por la que fijaba el término de ocho meses para el cumplimiento de lo dispuesto por la Constitución.
    En virtud de lo cual el Gobierno de Catamarca convocó al pueblo de la provincia para nombrar diputados a la Convención Constituyente, encargada de reformar total o parcialmente la Constitución de 1823.
    1854 Asume Sinforeano Lascano
1857
  • 1857 Aprobación de la nueva Constitución de México
    El 5 de Febrero de 1857, el Congreso aprobó una nueva Constitución que organizaba al país en una república democrática, representativa y federal, compuesta de 23 estados libres y soberanos, pero unidos en una federación. Fue una constitución de ideología liberal redactada por el Congreso Constituyente durante la presidencia de Ignacio Comonfort. Estableció las garantías individuales a los ciudadanos mexicanos, la libertad de expresión, la libertad de asamblea, la libertad de portar armas. Reafirmó la abolición de la esclavitud, eliminó la prisión por deudas civiles, las formas de castigo por tormento incluyendo la pena de muerte, y aduanas internas. Prohibió los títulos de nobleza, honores hereditarios y monopolios. Ciertos artículos fueron contrarios a los intereses de la Iglesia Católica, como la enseñanza libre de dogma, la supresión de fueros institucionales, y la enajenación de bienes raíces por parte de la misma. Dicha Constitución estuvo conformada por 8 títulos y 128 artículos, fue similar a la de carta magna de 184, implantó de nueva cuenta el federalismo y la república representativa, la cual constaba de veinticinco estados, un territorio y el distrito federal. Apoyó la autonomía de los municipios en los que se divide políticamente cada estado. Estableció también la inviolabilidad de la Constitución.
    1857 Aprobación de la nueva Constitución de México
  • 1857 Primer periodico catamarqueño - El Ambato
    El 18 de julio de 1857 apareció el primer periódico de Catamarca. "El Ambato". Fue durante el gobierno de Octaviano Navarro. Su primer director fue Benedicto Ruzo, su editor Calixto Ferreyra y su cuerpo de redacción estaba conformado por: Fray Mamerto Esquiú, Carmen Barros, Vicente Bascoy y Fray Elogio Pesado. El financiamiento de este diario, con la introducción de la imprenta en Catamarca por obra de Octaviano Navarro, lo realizaron los empresarios Mardoqueo y Samuel Molina.
    1857 Primer periodico catamarqueño - El Ambato
  • 1857 Primer Ferrocarril en Buenos Aires
    El 29 de agosto de 1857, se inauguró en la ciudad de Buenos Aires el primer ferrocarril: “Ferrocarril Oeste de Buenos Aires”, construido en el territorio argentino.Este fue el iniciador de la extensa red ferroviaria que se desarrollaría en los años siguientes. La locomotora bautizada La Porteña, construida en los talleres británicos The Railway Foundry Leeds, fue la encargada de realizar el primer viaje. Actualmente el Ferrocarril Oeste compone el Ferrocarril Domingo Faustino Sarmiento.
    El trayecto medía inicialmente 10 km e iba desde la estación Plaza Del Parque a la estación La Floresta, hasta la mencionada Floresta. Si bien la propuesta de su construcción fue realizada por un grupo de particulares agrupados en la Sociedad Camino de Hierro del Ferrocarril Oeste, el financiamiento fue realizado gracias al importante aporte de la provincia de Buenos Aires, que en aquel entonces formaba un estado independiente de la Confederación Argentina. En 1863 la provincia se convirtió en única dueña del ferrocarril. El Ferrocarril Oeste fue para los porteños una de sus mayores glorias, justificada durante los 27 años que perteneció al Estado de Buenos Aires por toda la riqueza que llevó a la ciudad, su eficiencia y sus tarifas más bajas que la de los ferrocarriles administrados por firmas inglesas en el país.
    1857 Primer Ferrocarril en Buenos Aires
1859
  • 1859 Gobierno de Samuel Molina
    Asumiendo el cargo Samuel Molina expuso como programa seguir la línea progresista de su predecesor el Gral. Octaviano Navarro de quien había sido Ministro de Gobierno; alineado siempre al Partido Federal y a su jefe natural después de Caseros el Gral. Justo José de Urquiza.

    Acompañaron a Samuel Molina,como ministros de gobierno, los abogados Vicente Bascoy y Fidel Castro.

    Durante la administración de Molina se amojonó la ciudad capital de Catamarca y se realizó el primer plano de ella, obras encomendadas al Ingeniero D. Plácido Aymó. Molina auspició la creación del Poder Municipal de la provincia "para ajustarse a la prescripción de la Constitución Nacional, y para deslindar la jurisdicción de la Policía, la Justicia y el Municipio, hoy tan confundidos..."; concedió becas a varios jóvenes para que estudiaran en el Colegio Nacional de Córdoba; decretó la venta de fundos capellánicos de acuerdo a una comisión eclesiástica designada por el Diocesano; integró la Corte de Justicia con letrados; dispuso la reparación y ensanche de los caminos públicos; fomentó la industria minera y la enseñanza primaria; prohibió el ejercicio ilegal de la medicina; decretó primas a los cazadores que matasen aves de rapiña y fieras que provocaban innumerables daños al ganado; colaboró empeñosamente en la construcción del actual Santuario de Nuestra Señora del Valle.

    El Gobernador Molina fue ejemplar en su administración. Los disturbios exteriores y los múltiples inconvenientes que en el interior de la provincia surgieron hicieron pesada la administración. No obstante los presupuestos se cerraron sin pérdidas, y al renunciar al cargo el último año de su gobierno arrojó un significativo superávit de 20.000 (veinte mil) pesos bolivianos, hecho inédito en la historia de la provincia.

    Su importante obra de gobierno se vio interrumpida a consecuencia de los decisivos sucesos políticos acaecidos entre Mitre y Urquiza en el litoral.
    1859 Gobierno de Samuel Molina
  • 1859 Batalla de Cepeda
    La batalla enfrentó a unitarios y federales: el caudillo de Santa Fe, Estanislao López, y el de Entre Ríos, Francisco Ramírez, ambos federales y lugartenientes del general José Artigas, y apoyados por el chileno José Miguel Carrera, unieron sus fuerzas para derrocar al gobierno de José Rondeau, Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, el entonces titular del Poder Ejecutivo.
    Finalmente obtuvieron la victoria los federales, por lo que el país quedó desde entonces integrado por 13 provincias autónomas, al disolverse el gobierno nacional. Se inició así el período conocido como de las Autonomías Provinciales.
    La causa de esta batalla fue el descontento de las provincias del interior con Buenos Aires, que había gobernado al país desde la Revolución de Mayo, sin tener en cuenta la voluntad de las provincias. Al menos, no en la medida en que éstas lo deseaban. La principal exigencia de los líderes federales era que cada provincia se gobernara a sí misma, y que unidas formaran una federación.
    1859 Batalla de Cepeda
1841
1842
1844
1845
1848
1850
1851
1852
1853
1854
1857
1859