View the original tutorial »

1861
  • 1861 Se funda el Reino de Italia
    Desde 1861 hasta 1946, Italia fue el reino gobernado por la casa de Saboya, esta entidad política fue el Reino de Italia llamado Statuto Albertino, y permaneció sin cambios desde que Carlo Alberto lo concedió en 1848 incluso a pesar de los amplios poderes concedidos al rey (como, por ejemplo, nombrar a los senadores). El nuevo estado sufría varios problemas tanto por la pobreza general y el analfabetismo como de las profundas diferencias culturales (no había un lenguaje común) entre varias partes: incluso hubo revueltas por el retorno a las antiguas leyes. La política nacionalista del Reino de Italia estuvo centrada a finales del XIX siglo alrededor de las "Tierras italianas irredentas", especialmente en el mar Adriático. Los territorios de Trieste, Istria, Dalmacia, poblados mayoritariamente por italianos, fueron objeto de muchas reivindicaciones políticas por parte del Irredentismo italiano y terminaron por llevar a Italia a la primera guerra mundial en contra del Imperio austriaco.
    1861 Se funda el Reino de Italia
  • 1861 Batalla de Pavón
    La Batalla de Pavón (cercana a la actual ciudad de Pavón (Santa Fe), en el margen sur del Arroyo Pavón, provincia de Santa Fe, 17 de septiembre de 1861) fue una batalla clave de la guerra civil que dividió la Argentina durante el s. XIX. Significó el fin de la Confederación Argentina, y la incorporación de la provincia de Buenos Aires en calidad de miembro dominante del país.
    El 17 de septiembre de 1861, se enfrentaron las fuerzas de la Confederación Argentina comandadas por Justo José de Urquiza contra el Estado de Buenos Aires, en manos del gobernador Bartolomé Mitre.
    1861 Batalla de Pavón
1862
  • 1862 Presidencia de Bartolomé Mitre
    Mitre fue electo presidente de la República Argentina entre 1862 y 1868. Durante su mandato se extendió el sistema ferroviario, organizó el ejército, difundió la enseñanza en todos los niveles, mejoró el servicio postal, organizó la Suprema Corte de Justicia, saneó la moneda, regularizó la deuda pública, se adoptó el sistema métrico decimal y se fundó el crédito público. Además se desarrolló la Guerra de la Triple Alianza, donde la Argentina, aliada al Brasil y al Partido Colorado de Uruguay al que perteneció Mitre en Montevideo invadieron al Paraguay y combatieron al Partido Nacionalista o Blanco aliado de Paraguay.
    1862 Presidencia de Bartolomé Mitre
1863
  • 1863 Rebelión montonera de Felipe Varela
    A fines de febrero de 1863, el Caudillo Felipe Varela regresó a la provincia con motivos de cobrar una herencia. Varela se instaló en Valle Viejo e inició una serie de reuniones con personas adversarias al gobierno de turno, esto molesto a Correa quien inició una tarea de espionaje y control a Felipe Varela y éste se escapó a la Localidad de Las Chacras donde estaban los espias y los desarmó, le quitó las cabalgadura, partió a La Rioja y prometió volver a Catamarca.
    El gobernador Correa temeroso de una invasión riojana pidio auxilio a Taboada.
    La invación de los montoneros no se hizo esperar. A fines de marzo, penetraron en nuestra provincia, contingentes comandados por Felipe Varela y otros colocando al gobernador y a su gente en un serio enfrentamiento. Pero el jefe de de las fuerzas del gobierno Victor Maubecin, se movilizó rápidamente y en la madrugada del 31 de marzo con cuatrocientos hombres, batió a los invasores en el lugar denominado Las Chacras.
    Con la dirección de Chacho Peñaloza, los montoneros planeaban una invasión al norte. En contraste a ello llegaron a nuestra provincia mandatarios de Santiago del Estero y Tucumán los que suscribieron una alianza defensiva ofensiva para sofocar a la montonera. la operación se realizaria desde diferentes frentes; así Taboada atacaría sobre Capayán, donde se había acuartelado Felipe Varela. Del Campo debía tomar Andalgalá la que estaba en poder de Palacios y Cisternas. Sin mayor resistencia el gobernador de Tucumán tomó Andalgalá, desde donde organizó dos expediciones exitosas tendientes a someter a las poblaciones sublevadas: Belén, Colpes, Saujil, Pomán y los pueblos de La Rioja, hasta Chilecito.
    Por su parte, Taboada al frente de sus tropas infringió a las fuerzas de Varela, la primera derrota en Huillapima (21 de abril). A su paso las tropas de Taboada arrasaron con la resitencia, por lo que Varela y los suyos se alejaron del campo de batalla. Sin contar con la aprobación de Mitre Taboada resolvió internarse en La Rioja para aniquilar a la montonera. Pese a su exitosa tarea fue reemplazado por el general Anselmo Rojo, como jefe del ejército de operaciones.
    1863 Rebelión montonera de Felipe Varela
  • 1863 Asesinato de Angel Peñaloza
    Ángel Vicente Peñaloza, apodado El Chacho, es de origen riojano nacido en el pueblo Sierra de los Llanos, el 2 de octubre de 1798 y falleció el 12 de noviembre de 1863. Fue un caudillo y militar federal, uno de los últimos líderes de esa corriente alzados en armas contra el centralismo de Buenos Aires.

    Fue educado por un tío sacerdote, que le puso de apodo "Chacho", apócope de muchacho. Desde joven fue oficial de milicias, bajo el mando de Juan Facundo Quiroga. En 1826 peleó con el grado de capitán en la batalla de El Tala, en la que fue seriamente herido por el ejército unitario de La Madrid, tras esta batalla fue ascendido a capitán de milicias.

    Más tarde peleó, siendo uno de los principales de la escolta de Quiroga, en Rincón de Valladares, La Tablada y Oncativo. Después de esta derrota participó en la reconquista de La Rioja para el partido federal, y se destacó en La Ciudadela, definitiva derrota unitaria, en que capturó un cañón con su lazo y lo arrastró hasta sus filas, por este hecho Quiroga le otorgó el rango de teniente mayor. Desde su regreso a La Rioja fue comandante del Departamento de Los Llanos.

    Se unió a la Coalición del Norte. Desde 1854, fue comandante de armas de La Rioja, y al año siguiente fue ascendido a general. Era muy prestigioso entre los gauchos humildes de su provincia y las provincias vecinas, y se comportaba como uno más de ellos, salvo cuando mandaba en el ejército. Ellos lo consideraban, también, su protector, su abogado, el solucionador de los problemas de cada uno de ellos. Fue hombre de confianza de Justo José de Urquiza. Se ofreció mediar en la guerra entre los federales y unitarios del norte del país. Pero a pedido del gobernador tucumano Gutierrez, se unió a éste, aunque fueron derrotados por los unitarios.

    Regresó a La Rioja, perseguido por sus enemigos, que los derrotaron en varias batallas; los oficiales prisioneros eran fusilados, mientras muchos soldados eran torturados y degollados. La represión fue increíblemente feroz, y eso mismo dio fuerzas a los federales para seguir luchando. Peñaloza fue derrotado repetidas veces por las tropas mitristas. Tras sitiar la ciudad de San Luis, logró firmar un tratado de paz llamado Tratado de La Banderita a principios de 1862, en que se le ofrecían garantías. Cuando llegó la hora de cambiar prisioneros, Peñaloza entregó los suyos, pero no recibió ni uno: todos sus hombres habían sido fusilados.

    El 10 de junio, Peñaloza tuvo una corta victoria en Córdoba, donde una revolución encabezada por el partido federal y los liberales moderados que depone al gobernador Posse impuesto el año anterior por la fuerza de las armas del ejército nacional mandado por Paunero. Convocado por los revolucionarios, el Chacho entra a la ciudad de Córdoba el 14 de junio. Mientras tanto, Paunero reúne un ejército de 3.000 hombres y se dirige a la ciudad. Peñaloza quiso evitar sufrimientos a la ciudad y salió al campo a enfrentar a Paunero con 2.000 hombres. Éste lo derrotó el 28 de junio en Las Playas, sufriendo los montoneros 300 muertos, un número no precisado de heridos y 720 prisioneros. Casi todos los oficiales prisioneros fueron fusilados.

    El caudillo huyó a los Llanos, de allí al norte, a la Cordillera, y por el oeste de la provincia, nuevamente a Los Llanos. De esa forma destruyó los caballos de los enemigos y los desorientó por completo. Luego invadió la provincia de San Juan, y estuvo a punto de tomar la capital. Pero el coronel Irrazábal lo derrotó en Los Gigantes.

    El vencedor lo persiguió hasta Los Llanos, y Peñaloza se rindió al comandante Vera, entregándole su puñal, la última arma que le quedaba. Una hora más tarde llegó Irrazábal y lo asesinó con su lanza, e hizo que sus soldados lo acribillaran a balazos. Era el 12 de noviembre de 1863.

    Su cabeza fue cortada y clavada en la punta de un poste en la plaza de Olta. Su esposa, Victoria Romero, fue obligada a barrer la plaza mayor de la ciudad de San Juan, atada con cadenas.
    1863 Asesinato de Angel Peñaloza
1864
  • 1864 Asociación Internacional de los Trabajadores
    La Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT) o Primera Internacional, fue la primera gran organización que trató de unir a los trabajadores de los diferentes países. Fundada en Londres en 1864, agrupó inicialmente a los sindicalistas ingleses, anarquistas y socialistas franceses e italianos repúblicanos
    1864 Asociación Internacional de los Trabajadores
  • 1864 Creación del Colegio Nacional
    Antecedentes e historia:
    En el año 1748, en la Provincia de Catamarca, los padres Jesuitas iniciaron un ciclo secundario con una cátedra de Gramática.

    La vieja casona, ubicada en el lugar que hoy ocupa el ex Colegio Nacional Fidel Mardoqueo Castro. Fue el lugar donde funcionó, gracias a la intervención del ex gobernador Octaviano Navarro. El primer colegio público de nuestra provincia.

    Desde el primer momento en que Navarro planeó la fundación de este establecimiento educativo, dispuso que se realicen importantes arreglos en su edificación, de los que aún se conservan algunos detalles. De esta manera, el 29 de diciembre de 1849, el progresista gobernador informaba que mandó a construir oficinas y que los trabajos continuarían hasta lograrlo. Para que este edificio pudiera funcionar, trabajaron todos. La cal fue donada por los vecinos de la sierra de El alto, se acarrearon palos del oratorio Del Carmen de Santa Rosa -Valle viejo- y el cívico Feliciano Gonzáles fabricaba adobes con igual destino. En tanto, el juez de Piedra Blanca colaboraba movilizando peones, soldados y yuntas de bueyes de su jurisdicción.

    Al fin, el Colegio Seminario de la Merced fue inaugurado el 21 de Abril de 1850, funcionaba bajo el patrocinio mixto de los gobiernos civil y eclesiástico. Figuras como Fidel Mardoqueo Castro, Víctor Mauvecín o Marcos Figueroa fueron de los primeros egresados de este establecimiento.

    En el establecimiento aún se conserva la más chica de las tres puertas estilo gótico que tenía esta primera construcción. Por el momento, la única muestra visual del edificio está en un cuadro de Bairon (encargada por Rosas en 1841), que se conserva en el Archivo Histórico. En la pintura se divisa parte de la torre del campanario, a la que se accedía por calle Maipú.


    Inauguración
    Un 6 de Setiembre del año 1864, la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, en el debate sobre la Ley de Presupuesto, anexo instrucción pública, el Diputado por Catamarca D. Pedro Agote presentaba una iniciativa para que se destine una suma dineraria para la creación de la cátedra de Química en el mencionado Colegio, esta propuesta era acompañada por los restantes Diputados de la Provincia, Marcelino Augier y Dermidío Ocampo.

    El Diputado por Corrientes. D. Juan E. Torrent se opone a la iniciativa y por el contrario, hace moción para que se incluyera en el presupuesto una partida destinada a fundar en Catamarca un Colegio Nacional. Esta noble iniciativa prosperó en ambas Cámaras.

    Es así, que el 9 de Diciembre de 1864, el Sr. Presidente de la Nación Gral. Bartolomó Mitre, por Decreto NI 6220, crea el Colegio Nacional de Catamarca. En el mismo instrumento se comisiona al Diputado Nacional Agote, para inaugurar el establecimiento.

    En el año 1864 se fundó el Colegio Nacional de Catamarca, designándose como primer rector al Dr. Fidel Mardoqueo Castro. Como el colegio no tenía aún inmueble propio comenzó a funcionar en un predio arrendado en la calle San Martín al 629, en la que fuera residencia del primer gobernador de Catamarca, D. Nicolás Avellaneda y Tula, allí funcionó hasta el año 1868.

    En el año 1868 la provincia de Catamarca le transfirió al Estado Nacional las instalaciones del Colegio Seminario de la Merced a fin que se establezca en ella el Colegio Nacional de Catamarca.

    Es así que a partir del año 1877 el Colegio Nacional tuvo casa propia, trasladándose al inmueble referido, el que paulatinamente ha ido convirtiéndose en un hermoso edificio que era orgullo de todos los catamarqueños.

    En Octubre de ese año, el Poder Ejecutivo Nacional acepta el ofrecimiento realizado por la Legislatura de la Provincia de Catamarca, esto es, que el edificio denominado Colegio de la Merced con sus valiosas pertenencias, sea destinado al funcionamiento del Colegio Nacional.

    El que fuese, sucesivamente, Colegio Mercedarío de jesuitas y Seminario Eclesiástico, ubicado en la intersección de calles Chacabuco y Sarmiento, se transformó en la casa del Colegio.

    Su primer Rector, D. Fidel Mardoqueo Castro, firma un convenio con el Arq. Luis Caravatti, para la construcción del edificio actual, se obtienen los fondos se rubrica el contrato y el Proyecto de Caravattí se transforma en el hermoso edificio actual.

    Se construyeron dos cuerpos de edificios, uno al Norte del patio principal, de 50 varas y otro al sud del mismo, destinado a la sala y Gabinete de Química.

    Luego y bajo proyecto del mismo arquitecto se remodela el frente del edificio, que da a calle Sarmiento, a un costo de 16.000 pesos fuertes.

    Se levanta un cuerpo de 55 metros de largo por 6 de ancho y también 6 de altura, una galería con arquería bordeando el patio central, cielorraso abovedado con rosetones de yeso, piso de baldosas de buena calidad. Las ventanas de la calle serían de cristales protegidas con rejas y las puertas de entrada de madera maciza.

    La fachada del Colegio es de orden toscano, con moldaduras clásicas , donde se abren ventanas con vidrios y montantes en abanico y una gran puerta de entrada y banderola enmarcada entre dos pilastras y un frontón semícircular con un escudo argentino en relieve. En la esquina de Sarmiento y Chacabuco el edificio termina en "Cola de Pato". Todo el conjunto luce la elegancia, armonía y pureza de sus líneas.

    En este Colegio Nacional, uno de los pioneros en la educación de Catamarca, avizorando el futuro se crea un Departamento Anexo, para promover la enseñanza de la minería, dotándolo de gabinete, elementos didácticos y personal docente capaz.

    Esta verdadera casa de la educación de los catamarqueños, hoy denominada ostentosamente Colegio Polimodal N° 3, Este valiosísimo patrimonio de los catamarqueños, donde se formaron generaciones de hombres y mujeres que trascendieron los límites de la provincia, entre ellos el que fuera Presidente de los argentinos, Dr. Ramón S. Castillo.

    En 1873, la memoria del Ministerio de Instrucción Pública expresaba: "se construyó un hermoso edificio

    El edificio es considerado de valor histórico por la Municipalidad de San Fernando de Catamarca (Ordenanza NO 2588193)

    también Monumento y Lugar Histórico de la Provincia de Catamarca (Ley 4881196 - Decreto NI 861.

    Declarado el Colegio Nacional Dr. Fidel Mardoqueo Castro hoy Colegio Polimodal N° 3 de la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca, Monumento Histórico Nacional
    1864 Creación del Colegio Nacional
1865
  • 1965 Guerra de la Triple Alianza
    Coalición formada por Brasil, Uruguay y Argentina que luchó militarmente contra el Paraguay.
    Existen varias teorías respecto de los detonantes de la guerra. En esencia, el revisionismo argentino y la visión tradicional paraguaya atribuyen un papel preponderante a los intereses del Imperio británico.La visión alternativa pone el acento en la agresiva política del mariscal Solano López respecto de los asuntos rioplatenses.
    El conflicto se desencadenó a fines de 1864, cuando el mariscal Francisco Solano López, presidente paraguayo, decidió acudir en ayuda del gobierno ejercido por el Partido Blanco del Uruguay, en guerra civil contra el Partido Colorado, apoyado éste militarmente por Brasil.
    La primera etapa de la guerra consistió en la exitosa invasión del Mato Grosso por fuerzas paraguayas en diciembre de 1864 donde tomó y saqueó la ciudad de Corumbá y tomó posesión de la provincia y sus minas de diamantes.
    Solano López solicitó autorización al presidente argentino Bartolomé Mitre para que sus tropas atravesaran la provincia de Corrientes rumbo al Uruguay. Mitre negó tal permiso, puesto que permitir que tropas beligerantes atravesaran por su territorio hubiese constituido un abandono de la posición hasta entonces públicamente neutral de la Argentina, y porque simpatizaba con el Partido Colorado del Uruguay. En respuesta, tropas paraguayas ocuparon la Ciudad de Corrientes, en abril de 1865, lo cual forzó a la Argentina a entrar en la guerra, aliada con Brasil. A partir de ese momento ya puede hablarse de «Guerra de la Triple Alianza».
    La financiación de la guerra se obtuvo mediante empréstitos de firmas británicas, que veían conveniente el conflicto contra Paraguay. Éste era uno de los pocos países que no había caído bajo su tutela económica, gracias al proteccionismo que había llevado al Paraguay a un desarrollo económico autónomo y de tendencia industrialista, que contrastaba con los demás estados sudamericanos.
    La guerra terminó en 1870 con una derrota total del Paraguay, que conllevó también un desastre demográfico: la población del país, aproximadamente 1.525.000 personas antes de la guerra, fue reducida a unos 221.000 luego de ella (1871), de los que solamente unos 28.000 eran hombres
    1965 Guerra de la Triple Alianza
1867
  • 1867 Combate Pozo de Vargas
    En 1867, nuevamente la montonera al mando de Varela se sublevó en contra de las autoridades establecidas y estaba a punto de propagarse hacia Catamarca. Frente a ello, el gobierno central encomendó a los gobernadores de Catamarca y Santiago del Estero ocupar La Rioja hasta restablecer el orden definitivo.
    Para repeler la infiltración por el sudoeste, el ex gobernador Córdoba salió al encuentro de la montonera, pero fue muerto en combate y su tropa se dispersó. Este parcial triunfo y avivó el ánimo de la montonera, por su parte Varela al mando se sus tropas siguió a Los Sauces y Mazán y se disponía invadir Catamarca por la Quebrada de la Cébila, allí se enteró que habían arribado a La Rioja, Taboada con fuerzas de Santiago del Estero, Catamarca y Tucumán. Tiempo despues, (10 de Abril) se libró la batalla de Pozo de Vargas donde fue derrotado Varela. Aplastada la insurrección montonera, se enciende un nuevo levantamiento en Catamarca alentado por el gobierno de Tucumán y de Moises Omill, los rebeldes deponen a las autoridades y reemplazan al gobernador por el Pbro. Victoriano Toloza.
    Para restaurar el orden en la provinmcia el gobierno central designó como interventor a Don Antonio Taboada, quien repuso a Espeche en el gobierno, pero este decidió renunciar a su investidura, en su lugar fue elegido gobernador provisorio Don Ramón Recalde, sin embargo éste renunció por diferencias con Taboada. En vista de los sucesos y apelando a las facultades otorgadas designó gobernador provisorio a Dn. Pedro Cano; entonces Taboada dio por finalizada su misión y se retiró de Catamarca.
    1867 Combate Pozo de Vargas
1868
  • 1868 Manifiesto a los pueblos americanos de Felipe Varela
    ¡ARGENTINOS! El hermoso y brillante pabellón que San Martín, Alvear y Urquiza llevaron altivamente en cien combates, haciéndolo tremolar con toda gloria en las tres más grandes epopeyas que nuestra patria atravesó incólume, ha sido vilmente enlodado por el General Mitre, gobernador de Buenos Aires.

    La más bella y perfecta Carta Constitucional democrática republicana federal, que los valientes entrerrianos dieron a costa de su sangre preciosa, venciendo en Caseros al centralismo odioso de los espurios hijos de la culta Buenos Aires, ha sido violada y mutilada desde el año sesenta y uno hasta hoy, por Mitre y su círculo de esbirros.

    El Pabellón de Mayo que radiante de gloria flameó victorioso desde los Andes hasta Ayacucho, y que en la desgraciada jornada de Pavón cayó fatalmente en las ineptas y febrinas manos del caudillo Mitre -orgullosa autonomía política del partido rebelde- ha sido cobardemente arrastrado por los fangales de Estero Bellaco, Tuyuti, Curuzú y Curupaití.

    Nuestra Nación, tan feliz en antecedentes, tan grande en poder, tan rica en porvenir, tan engalanada en glorias, ha sido humillada como una esclava, quedando empeñada en más de cien millones de fuertes, y comprometido su alto nombre a la vez que sus grandes destinos por el bárbaro capricho de aquel mismo porteño, que después de la derrota de Cepeda, lacrimando juró respetarla.

    COMPATRIOTAS: desde que aquel, usurpó el gobierno de la Nación, el monopolio de los tesoros públicos y la absorción de las rentas provinciales vinieron a ser el patrimonio de los porteños, condenando al provinciano a cederles hasta el pan que reservara para sus hijos. Ser porteño, es ser ciudadano exclusivista; y ser provinciano, es ser mendigo sin patria, sin libertad, sin derechos. Esta es la política del Gobierno Mitre.

    Tal es el odio que aquellos fratricidas tienen a los provincianos, que muchos de nuestros pueblos han sido desolados, saqueados y guillotinados por los aleves puñales de los degolladores de oficio, Sarmiento, Sandez, Paunero, Campos, Irrazábal y otros varios oficiales dignos de Mitre.

    Empero, basta de víctimas inmoladas al capricho de mandones sin ley, sin corazón y sin conciencia. Cincuenta mil víctimas hermanas, sacrificadas sin causa justificable, dan testimonio flagrante de la triste o insoportable situación que atravesamos, y que es tiempo ya de contener.

    ¡VALIENTES ENTRERRIANOS! Vuestros hermanos de causa en las demás provincias, os saludan en marcha al campo de la gloria, donde os esperan. Vuestro ilustre jefe y compañero de armas el magnánimo Capitán General Urquiza, os acompañará y bajo sus órdenes venceremos todos una vez más a los enemigos de la causa nacional.

    A él y a vosotros obliga concluir la grande obra que principiasteis en Caseros, de cuya memorable jornada surgió nuestra redención política, consignada en las páginas de nuestra hermosa Constitución que en aquel campo de honor escribisteis con vuestra sangre.

    ¡ARGENTINOS TODOS! ¡Llegó el día de mejor porvenir para la Patria! A vosotros cumple ahora el noble esfuerzo de levantar del suelo ensangrentado el Pabellón de Belgrano, para enarbolarlo gloriosamente sobre las cabezas de nuestros liberticidas enemigos!

    COMPATRIOTAS: ¡A LAS ARMAS! ¡Es el grito que se arranca del corazón de todos los buenos argentinos!

    ¡ABAJO los infractores de la ley! Abajo los traidores a la Patria! Abajo los mercaderes de Cruces en la Uruguayana, a precio de oro, de lágrimas y de sangre Argentina y Oriental!

    ¡ATRÁS los usurpadores de las rentas y derechos de las provincias en beneficio de un pueblo vano, déspota e indolente!

    ¡SOLDADOS FEDERALES! nuestro programa es la práctica estricta de la Constitución jurada, el orden común, la paz y la amistad con el Paraguay, y la unión con las demás Repúblicas Americanas. ¡¡Ay de aquel que infrinja este programa!!

    ¡COMPATRIOTAS NACIONALISTAS! el campo de la lid nos mostrará al enemigo; allá os invita a recoger los laureles del triunfo o la muerte, vuestro jefe y amigo.
    1868 Manifiesto a los pueblos americanos de Felipe Varela
  • 1868 Presidencia de Domingo Faustino Sarmiento
    Domingo Faustino Sarmiento asumió el cargo de presidente de la Nación Argentina el 12 de octubre de 1868. Su gestión se centró en la promoción de la educación y el desarrollo de las comunicaciones en el país.
    Alentó la inmigración, se encargó la reforma del puerto y realizó el primer censo de población.Inició la formación profesional de maestros, creó escuelas normales anexas a los colegios nacionales de Corrientes y de Concepción del Uruguay en 1869 y de la Escuela Normal de Paraná en 1870. Fundó el Colegio Militar (1869), la Escuela Naval (1872).
    Creó escuelas primarias en varias provincias e importó de Europa gabinetes de ciencias y colecciones de historia natural.
    Otras creaciones durante su mandato fueron:
    * La Academia de Ciencias, en Córdoba.
    * La Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas en la Universidad de Córdoba.
    * La Biblioteca Nacional de Maestros
    * El Observatorio Astronómico de Córdoba
    Por su iniciativa se crearon en la región cuyana las cátedras de mineralogía en los Colegios nacionales de Catamarca y de San Juan, que se convertirían en 1876 en la Escuela de Ingenieros de San Juan.
    1868 Presidencia de Domingo Faustino Sarmiento
  • 1868 Asume la Disnastia Meiji en Japón
    La era Meiji (1868-1912) o periodo Meiji denota los 45 años del reinado del emperador Meiji, reinado que en el Calendario gregoriano corresponde desde el 23 de octubre de 1868 hasta el 30 de julio de 1912. Durante este periodo, Japón comenzó su modernización, erigiéndose como potencia mundial. Periodo Meiji denota los 45 años del reinado del emperador Meiji, reinado que en el Calendario gregoriano corresponde desde el 23 de octubre de 1868 hasta el 30 de julio de 1912, el nombre significa "Era de culto a las reglas. Tras la muerte del emperador Meiji en 1912, el emperador Taishō tomo el trono, para dar comienzo a la Era Taishō. El febrero de 1867, Mutsuhito, a sus quince años sucedió a su padre, el Emperador Kōmei y una nueva era de Meiji, que significa "culto a la regla," es proclamada. La Restauración Meiji de 1868 dio fin a 265 años de feudalismo del shogunato Tokugawa.
    1868 Asume la Disnastia Meiji en Japón
1869
  • 1869 1º Censo Nacional
    El primer censo de población se realizó en 1869, durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento.
    Desde 1960, los censos nacionales se han realizado cada 10 años, a excepción de los censos de 1990 y 2000, que por razones presupuestarias fueron postergados un año.
    La cantidad de habitantes en nuestro país, según los datos del primer cenco, fueron:
    Buenos Aires 495.107
    Córdoba 210.508
    Entre Ríos 134.271
    Santiago del Estero 132.898
    Corrientes 129.023
    Tucumán 108.953
    Santa Fe 89.117
    Salta 88.933
    Catamarca 79.962
    Mendoza 65.413
    San Juan 60.319
    San Luis 53.294
    Jujuy 49.379
    La Rioja 48.746
    Chaco 45.291
    Patagonia 24.000
    La Pampa 21.000
    Misiones 3.000
    Ejército en Paraguay 6.276
    Argentinos en el extranjero 32.000
    TOTAL DE POBLACIÓN EN 1869 1.877.490
    1869 1º Censo Nacional
  • 1869 Catedral Basílica Nuestra Sra del Valle
    Se ubica en la calle Sarmiento entre República y San Martín, frente a la Plaza 25 de Mayo, en el centro de la ciudad y es sede de la Diócesis de Catamarca.
    Está dedicada a Nuestra Señora del Valle, patrona de la provincia de Catamarca, de la Diócesis de Añatuya, de la Diócesis de La Rioja, de los algodoneros de la provincia del Chaco, del Noroeste Argentino, patrona nacional de turismo y del paracaidismo.
    La fachada de la catedral basílica está enmarcada entre dos torres en sus extremos laterales. El templo tiene una nave principal y dos laterales y cuenta con varias capillas intercomunicadas. Los pisos fueron construidos con tablones sólidos de algarrobo, hoy de mosaico marmóreos con decoraciones geométricas.
    El 16 de abril de 1859, siendo Vicario Foráneo el Pbro. Luis Gabriel Segura, se firma un contrato para edificar la nueva Matriz, con los arquitectos italianos Carlos Tenivella y Natalio Balloca
    En Mayo de 1862, fallece el Arq. Tenivella, y siendo Vicario Interino Fray Wenceslao Achával, se rescinde el primer documento, firmándose un 2º contrato, con Luis Caravatti, también constructor italiano.
    El 4 de diciembre de 1869, aún sin estar totalmente terminada la inaugura el Vicario José Facundo Segura, librándola a los actos del culto público.
    La obra es concluida en el año 1875.
    -4 de octubre de 1909, se crea el Obispado de Catamarca, por ley nacional Nº 6771
    -5 de febrero de 1910, San Pío X en Roma, la declara Iglesia Matriz, transformándola en Iglesia Catedral.
    -5 de abril de 1941, con motivo de la conmemoración de las bodas de Oro de la Coronación de la Sagrada Imagen del Valle, el papa Pío XII, otorga el título de "Basílica Menor" al Santuario, pedido concedido por cablegrama. Ese mismo año, fue declarada Monumento Histórico Nacional.
    1869 Catedral Basílica Nuestra Sra del Valle
1870
  • 1870 Fallecimiento de Felipe Varela
    Nació en Huaycama, Departamento Valle Viejo, Provincia de Catamarca en 1821; fue estanciero y militar, líder del último pronunciamiento de los caudillos del interior contra la hegemonía política conquistada por la provincia de Buenos Aires en la batalla de Pavón. Contrario a la Guerra del Paraguay o Guerra de la Triple Alianza, fue apodado el Quijote de los Andes por el desafío que plantó al gobierno central con un reducido ejército de menos de 5.000 hombres, hizo frente a éste en la región andina y cuyana durante varios años.

    Varela, era poseedor de tierras en Guandacol, pcia de La Rioja, combatió contra el gobierno de Juan Manuel de Rosas en 1840. La persecución del gobernador de Buenos Aires le llevó al exilio en Chile, donde se unió al ejército de ese país; luego de la caída de Rosas, en 1852, retornó sumándose al ejército de la Confederación, donde ocupó el cargo de segundo jefe de la frontera en Río Cuarto.

    En 1861 peleó bajo las órdenes de Justo José de Urquiza en la batalla de Pavón, que marcó el triunfo de la facción porteña y el inicio de la hegemonía mitrista. Tras la derrota se unió a las filas del Chacho Peñaloza en su sublevación contra las autoridades nacionales.

    Como protegido del Chacho, fue nombrado jefe de la policía en La Rioja. En 1863 invadió la pcia de Catamarca. Después del asesinato de Peñaloza, Varela se refugió en Entre Ríos, donde fue colaborador del gobernador Urquiza. Un año más tarde volvió a Chile.

    Allí se puso en contacto con la llamada Unión Americana, una red de corresponsales de los círculos intelectuales de esa época, formado para repudiar los ataques europeos contra Perú.

    Refugiado en Chile, carente de apoyo y enfermo de tisis falleció el 4 de junio de 1870. El gobierno catamarqueño repatrió sus restos, pese a la oposición del Ejecutivo nacional encabezado por Domingo F. Sarmiento.

    En agosto de 2007, la legislatura de Catamarca solicitó al gobierno nacional el ascenso post-mortem del coronel Felipe Varela al grado de general de la Nación.
    1870 Fallecimiento de Felipe Varela
1861
1862
1863
1864
1865
1867
1868
1869
1870