View the original tutorial »

1806
  • 1806/07 Invasiones Inglesas
    A principios del siglo XIX, se produjeron las Invasiones inglesas, que fueron una serie de expediciones británicas que atacaron a las colonias españolas del Río de la Plata.
    Estos eventos significaron la incorporación de la región a las Guerras napoleónicas, conflicto que enfrentaba a las dos potencias dominantes de la época, el Reino Unido y Francia. La guerra entre el Reino Unido y el Primer Imperio francés otorgaba a los vastos territorios hispanos en América un papel estratégico y económico de gran importancia para el Reino Unido, que se hallaba por entonces en plena Revolución industrial.
    1806/07 Invasiones Inglesas
1808
  • 1808 Napoleón Invade España
    Fue un conflicto armado surgido en 1808 por la oposición de España a la pretensión del emperador francés Napoleón I de instaurar y consolidar en el trono español a su hermano José Bonaparte, en detrimento de Fernando VII de España, desarrollando un modelo de Estado inspirado en los ideales bonapartistas. El conflicto puede incluirse en el marco de la Guerra Peninsular sumándose al enfrentamiento precedente de Francia con Portugal y el Reino Unido, convulsionando toda la península Ibérica hasta 1814.
    1808 Napoleón Invade España
1810
  • 1810 Revolución en America Latina
    El conflicto comenzó en 1808, con el establecimiento de juntas autodesignadas en México y Montevideo, y se sigue de la constitución de los nuevos estados independientes.

    Casi todos los países hispanoamericanos continentales de la actualidad (Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela), reconocen en este movimiento sus orígenes como naciones independientes. Sólo Panamá, y los países del Caribe de habla hispana (Cuba, Puerto Rico y República Dominicana) reconocen sus orígenes independientes en otros procesos históricos.
    1810 Revolución en America Latina
  • 1810 Primera Junta de Gobierno
    Se conoce con el nombre de Primera Junta de Gobierno, oficialmente la «Junta Provisional Gubernativa de las Provincias del Río de la Plata a nombre del Señor Don Fernando VII», a una Junta de gobierno surgida en Buenos Aires el 25 de mayo de 1810. Tuvo lugar tras la destitución del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros, como consecuencia de la Revolución de Mayo.
    Los principios que proclamó la Revolución de Mayo y por los cuales se guió el accionar de la Primera Junta fueron los de la soberanía popular, el principio representativo y federal, la división de poderes y duración de los mandatos, y la publicidad de los actos de gobierno
    1810 Primera Junta de Gobierno
  • 1810 Revolución de Mayo
    La Revolución de Mayo ocurrió en 1810, tras una serie de acontecimientos, ocurridos en la ciudad de Buenos Aires, por aquel entonces capital del Virreinato del Río de la Plata y dependencia colonial de España ; fue depuesto el virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros y reemplazado por la Primera Junta de Gobierno. Estos eventos se sucedieron en una semana conocida como la Semana de Mayo, que transcurrió entre el 18 de mayo, cuando se confirmó de manera oficial la caída de la Junta de Sevilla, hasta el 25 de mayo, fecha de asunción de la Primera Junta. La Revolución de Mayo inició el proceso de surgimiento del Estado Argentino sin proclamación de la independencia formal, ya que la Primera Junta no reconocía la autoridad del Consejo de Regencia de España e Indias, pero aún gobernaba nominalmente en nombre del rey de España Fernando VII, quien había sido depuesto por las Abdicaciones de Bayona y su lugar ocupado por el francés José Bonaparte. Aun así, los historiadores consideran a dicha manifestación de lealtad (conocida como la máscara de Fernando VII) una maniobra política que ocultaba las intenciones independentistas de los revolucionarios. La declaración de independencia de la Argentina tuvo lugar posteriormente durante el Congreso de Tucumán el 9 de julio de 1816.
    El 14 de mayo arribó al puerto de Buenos Aires la goleta de guerra británica HS Mistletoe procedente de Gibraltar con periódicos del mes de enero que anunciaban la disolución de la Junta de Sevilla al ser tomada esa ciudad por los franceses, que ya dominaban casi toda la Península, señalando que algunos diputados se habían refugiado en la isla de León en Cádiz. La Junta era uno de los últimos bastiones del poder de la corona española, y había caído ante el imperio napoleónico, que ya había alejado con anterioridad al rey Fernando VII mediante las Abdicaciones de Bayona. El día 17 se conocieron en Buenos Aires noticias coincidentes llegadas a Montevideo el día 13 en la fragata británica HMS John Paris, agregándose que los diputados de la Junta de Sevilla habían sido rechazados estableciéndose una Junta en Cádiz.
    También se puso al tanto de las noticias a Cornelio Saavedra, jefe del regimiento de Patricios, que en ocasiones anteriores había desaconsejado tomar medidas contra el virrey. Saavedra consideraba que, desde un punto de vista estratégico, el momento ideal para proceder con los planes revolucionarios sería el momento en el cual las fuerzas napoleónicas lograran una ventaja decisiva en su guerra contra España. Al conocer las noticias de la caída de la Junta de Sevilla, Saavedra consideró que el momento idóneo para llevar a cabo acciones contra Cisneros había llegado. El grupo encabezado por Castelli se inclinaba por la realización de un cabildo abierto, mientras los militares criollos proponían deponer al virrey por la fuerza.
    Viernes 18 de mayo
    Cisneros realizó una proclama en donde reafirmaba gobernar en nombre del rey Ferna Algunos criollos se juntaron esa noche en la casa Rodríguez Peña. Cornelio Saavedra, quien se hallaba en San Isidro, fue llamado de urgencia y concurrió a la reunión en la que se decidió solicitar al virrey la realización de un cabildo abierto para determinar los pasos a seguir por el virreinato. Para esa comisión, fueron designados Castelli y Martín Rodríguez. do VII, para intentar calmar los ánimos.
    Sábado 19 de mayo
    Tras pasar la noche tratando el tema, durante la mañana (sin dormir) Saavedra y Belgrano se reunieron con el alcalde de primer voto, Juan José de Lezica, y Castelli con el síndico procurador, Julián de Leiva, pidiendo el apoyo del Cabildo para gestionar ante el virrey un cabildo abierto, expresando que de no concederse, lo haría por sí solo el pueblo o moriría en el intento.
    Domingo 20 de mayo
    Lezica transmitió a Cisneros la petición que había recibido, y éste consultó a Leyva, quien se mostró favorable a la realización de un cabildo abierto. Antes de tomar una decisión el virrey citó a los jefes militares para que se presenten a las siete horas de la tarde en el fuerte.
    Lunes 21 de mayo
    A las tres, el Cabildo inició sus trabajos de rutina, pero se vieron interrumpidos por seiscientos hombres armados, agrupados bajo el nombre de "Legión Infernal", que ocuparon la Plaza de la Victoria, hoy Plaza de Mayo, y exigieron a gritos que se convocase a un cabildo abierto y se destituyese al virrey Cisneros.
    Martes 22 de mayo
    De los cuatrocientos cincuenta invitados al cabildo abierto solamente participaron unos doscientos cincuenta. French y Beruti, al mando de seiscientos hombres armados con cuchillos, trabucos y fusiles, controlaron el acceso a la plaza, con la finalidad de asegurar que el cabildo abierto fuera copado por criollos.
    Miércoles 23 de mayo
    Tras la finalización del Cabildo abierto se colocaron avisos en diversos puntos de la ciudad que informaban de la creación de la Junta y la convocatoria a diputados de las provincias, y llamaba a abstenerse de intentar acciones contrarias al orden público.
    Jueves 24 de mayo
    El día 24 el Cabildo, a propuesta del síndico Leyva, conformó la nueva Junta, que debía mantenerse hasta la llegada de los diputados del resto del Virreinato. Estaba formada por:
    • Presidente y comandante de armas: Baltasar Hidalgo de Cisneros
    • Vocales: Cornelio Saavedra (criollo), Juan José Castelli (criollo), Juan Nepomuceno Solá (español) y José Santos Incháurregui (español).

    Viernes 25 de mayo
    Durante la mañana del 25 de mayo, una gran multitud comenzó a reunirse en la Plaza Mayor, actual Plaza de Mayo, liderados por los milicianos de Domingo French y Antonio Beruti. Se reclamaba la anulación de la resolución del día anterior, la renuncia definitiva del virrey Cisneros y la formación de otra Junta de gobierno. El historiador Bartolomé Mitre afirmó que French y Beruti repartían escarapelas celestes y blancas entre los concurrentes; historiadores posteriores ponen en duda dicha afirmación, pero sí consideran factible que se hayan repartido distintivos entre los revolucionarios. Ante las demoras en emitirse una resolución, la gente comenzó a agitarse, reclamando:
    "¡El pueblo quiere saber de qué se trata!" La multitud invadió la sala capitular, reclamando la renuncia del virrey y la anulación de la resolución tomada el día anterior.
    El Cabildo se reunió a las nueve de la mañana y reclamó que la agitación popular fuese reprimida por la fuerza. Con este fin se convocó a los principales comandantes, pero éstos no obedecieron las órdenes impartidas. Varios, entre ellos Saavedra, no se presentaron; los que sí lo hicieron afirmaron que no sólo no podrían sostener al gobierno sino tampoco a sí mismos, y que en caso de intentar reprimir las manifestaciones serían desobedecidos.
    1810 Revolución de Mayo
  • 1810 Día del Ejército Argentino
    El 25 de mayo de 1810 se estableció la Primera Junta de Gobierno que asumió la conducción política de lo que era hasta ese momento el Virreynato del Río de la Plata, desplazando a las autoridades españolas. La presidencia de tal organismo de gobierno fue confiada al Coronel Cornelio Saavedra, quien ejerció asimismo la Comandancia General de Armas.

    El día 28, como reafirmación de tal premisa, se procedió a crear el Departamento de Gobierno y Guerra, cuya titularidad pasó a desempeñar Mariano Moreno. De inmediato se expidió un Bando de la Junta ordenando la entrega de todas las armas, de cualquier tipo, en poder de los particulares, con el propósito de asegurar el armamento de una fuerza orgánica propia que avale el movimiento en expansión hacia las provincias del interior.

    Precisamente para dar una estructura sólida a ese propósito, el 29 de mayo se decretó la creación de los cuerpos militares de Buenos Aires estables sobre la base de los batallones preexistentes. Junto con esto se dispuso que los batallones militares existentes se elevaran a Regimientos, a la vez que se anunciaban las previsiones para una reorganización de la Caballería y de la Artillería Volante. Estas reformas orgánicas de las fuerzas existentes constituyeron, ni más ni menos, los primeros pasos hacia la formación del Ejército Patriota que iniciaría el camino de nuestra Independencia.

    Resaltando la trascendencia que para nuestra historia tuvo aquella proclama, se ha instituido el 29 de mayo como Día del Ejército Argentino.

    A partir de allí, la vida institucional de nuestro Ejército se ha ido forjando a través de una extensa trayectoria, que incluye los numerosos hechos militares que han sido relevantes para nuestra Nación.
    1810 Día del Ejército Argentino
  • 1810 Se funda la Gazeta de Buenos Aires
    La Gazeta fue fundada el 2 de junio de 1810 por la Primera Junta de Gobierno con el objetivo inicial de publicitar los actos de gobierno. Inicialmente fue redactada por Mariano Moreno con la ayuda del sacerdote Manuel Alberti.
    El 7 de junio de 1810 apareció el primer número de la Gazeta, con la sentencia de Tácito impresa: "Rara felicidad de los tiempos en que se puede decir lo que se siente y sentir lo que se quiere". Mariano Moreno es quien se encargará de comentar y publicar las noticias relacionadas con cuestiones políticas-militares.
    El periódico resultaba fundamental para informar acerca de los actos del gobierno, como así también de noticias provenientes de Europa. Tampoco se olvidaba de la necesidad de la formación de la opinión pública con la redacción de sus noticias.
    1810 Se funda la Gazeta de Buenos Aires
  • 1810 Repercusión de la Revolución de Mayo
    El 22 de junio llegó la noticia a Catamarca sobre la Revolución de Mayo y formación de la Primera Junta de Gobierno.
    -Se designó a Francisco de Acuña, representante de Catamarca de la 1º Junta, pero éste, no cumplía con el requisito de ser americano de nacimiento y fue reemplazado por José Antonio Olmos de Aguilera, primer diputado de la provincia de Catamarca para integrar la Junta Grande.
    -Feliciano de la Mota Botello asumió como Comandante de Armas en reemplazo de Francisco de Acuña.
    1810 Repercusión de la Revolución de Mayo
  • 1810 Fusilamiento de Santiago de Liniers
    Santiago de Liniers y Bremond nació en Niort, Francia el 25 de julio de 1753 y fue fusilado el 26 de agosto de 1810 en Córdoba. Liniers fue un militar francés que se desempeñó como administrador colonial de la corona española y virrey del Virreinato del Río de la Plata entre 1807 y 1809. Era hijo de Jacques de Liniers, oficial de la marina francesa. Ingresó en la escuela militar de la Orden de Malta, donde egresó, en 1768, con la cruz de Caballero.

    En Francia llegó a subteniente de caballería en el regimiento de Royal-Piémont. Rindió examen de guardiamarina en Cádiz, para así prestar servicios como voluntario para la corona española. En 1775 recibió el grado de alférez de fragata. En 1776, bajo las órdenes Pedro de Ceballos, se embarcó al Virreinato del Río de la Plata y participó en la ocupación de la Isla de Santa Catalina y en el ataque a Colonia del Sacramento.

    Entre 1779 y 1781 fue oficial del navío San Vicente, perteneciente a la escuadra franco-hispana que luchó contra la flota inglesa. En 1788 fue enviado al Río de la Plata para organizar una flotilla de cañoneras. En este viaje llevó a su hijo Luis y a su primera esposa, Juana de Menviel, con quien se había casado en Málaga. Pero ésta murió en 1790 y Liniers contrajo enlace nuevamente, esta vez en Buenos Aires, con María Martina Sarratea.

    En 1803 el virrey Joaquín del Pino y Rozas lo nombró gobernador de Misiones. Allí realizó un importante estudio político y científico de la zona.

    En 1804 fue nombrado por el virrey Rafael de Sobremonte jefe de la estación naval de Buenos Aires, pero pronto fue trasladado a la Ensenada de Barragán. En el viaje a Buenos Aires falleció su esposa María Martina.

    Su fusilamiento: Instigado por el gobernador Juan Gutierrez de la Concha, Liniers se unió al grupo que pretendía oponerse a la Primera Junta.

    Mientras sus amigos porteños lo exhortaban a que se sumara al movimiento, el mismo Cisneros lo instó a oponerse a la Junta revolucionaria. Los preparativos llegaron a verse muy avanzados, llegando a reunir 1500 hombres. Pero cuando el 21 de julio llegó a la jurisdicción de Córdoba la expedición revolucionaria de Francisco Ortiz de Ocampo, sus soldados desertaron en masa. Sus líderes tuvieron que huir hacia el norte, pero fueron alcanzados por las avanzadas del ejército patriota comandada por Antonio González Balcarce. El ayudante de campo José María Urien fue quien capturó a Liniers en la estancia de Piedritas (cerca de Chañar) el 6 de agosto. El día 7 fue capturado Orellana por el alférez Rojas, a 8 leguas de donde se halló a Liniers, ambos fueron maltratados por los soldados.

    Ya el 28 de julio la Junta había decidido el fusilamiento de los cabecillas; sólo Manuel Alberti, por ser sacerdote, se abstuvo de firmar la orden. Ocampo, sin embargo, no realizó la ejecución ya que había sido compañero de armas de Liniers durante las Invasiones Inglesas. El Cabildo de Córdoba, ya en mano de los revolucionarios, decidió entonces enviar a los presos a Buenos Aires. Los miembros de la Junta se sorprendieron, ya que eso era mandarlo a la ciudad que lo tenía por un héroe y podía suponer un gran peligro. Juan José Castelli salió a su encuentro con orden terminante de fusilarlos.

    El 26 de agosto, en el Monte de los Papagayos, cercano a la posta de Cabeza de Tigre, al sudeste de Córdoba, Liniers fue fusilado junto con los demás jefes de la resistencia, excepto el obispo Orellana. Después de haber hecho fusilar a Liniers y sus compañeros, Castelli ordenó enterrar los cadáveres en una zanja al costado de la cercana iglesia de Cruz Alta. Sin embargo, cuando al día siguiente se retiraron los enviados de la Junta, el cura de la iglesia los exhumó y enterró separadamente, individualizándolos con una cruz en la que se escribió el nombre del fusilado.

    En 1861, el presidente Santiago Derqui, que era deudo de uno de los ajusticiados, asumió la magistratura de la Confederación Argentina y ordenó que las cenizas fueran remitidas a la ciudad de Paraná, pero el 17 de abril de ese año llegaron confundidas en una urna y se les efectuaron las exequias. Los dos hijos menores de Liniers, que residían en España, le agradecieron "tan insigne acto de justicia, de magnanimidad y sana política".

    La hija mayor de Liniers se quejó a Mitre y exigió que los restos permanecieran en el país y fueran inhumados en la bóveda que la familia tenía en el cementerio de Buenos Aires. Pero no logró convencerlo y tanto los restos de Liniers como de Gutiérrez de la Concha fueron llevados a España, donde se los recibió con honores militares y fueron sepultados en Cádiz, en el Panteón de Marinos Ilustres.
    1810 Fusilamiento de Santiago de Liniers
  • 1810 Nacimiento de Juan Bautista Alberdi
    Nació en Tucumán el 29 de agosto de 1810. Su madre, Doña Josefa Rosa de Aráoz, murió en el parto y el niño quedó al cuidado de su padre, Don Salvador Alberdi. A los once años perdió a su padre, y sus hermanos Felipe y Tránsita se hacen cargo de él y gestionan una beca para que continúe sus estudios en Buenos Aires.

    En 1824, con 14 años, llegó a Buenos Aires e ingresó en el Colegio de Ciencias Morales. Alberdi no soportaba el régimen disciplinario del colegio, que incluía encierros y castigos corporales, y le pidió a su hermano Felipe que lo sacara de allí. Dejó momentáneamente los estudios formales, pero no la lectura de pensadores europeos.

    Mientras trabaja como empleado en una tienda, leía apasionadamente a Rousseau, estudiaba música, componía y daba conciertos de guitarra, flauta y piano para sus amigos. En 1831, retomó sus estudios, ingresó a la Universidad de Buenos Aires en la carrera de Leyes, pero no abandonó sus gustos musicales. En 1832, escribió su primer libro: El espíritu de la música. Continuó sus estudios en Córdoba, donde se graduó de Bachiller en Leyes.

    En 1834, regresó a su provincia y escribió Memoria descriptiva de Tucumán. Su hermano Felipe se había convertido en un colaborador cercano del gobernador tucumano Alejandro Heredia y le solicitó una carta de recomendación para que Juan Bautista pudiera presentarla a alguna personalidad influyente de Buenos Aires. A poco de llegar a Buenos Aires, Alberdi se dirigió a la dirección indicada y allí lo esperaba el amigo de Heredia a quien le entregó la carta. Juan Facundo Quiroga leyó el escrito y le dijo al joven tucumano que le convendría estudiar en los Estados Unidos más que en Buenos Aires y que él estaba dispuesto a pagar todos los gastos. Alberdi se entusiasmó con la idea pero desistió cuando estaba a punto de zarpar. Pocos día después, en febrero de 1835, Facundo Quiroga moría asesinado en Barranca Yaco, Córdoba, y Rosas asumía por segunda vez la gobernación de Buenos Aires, esta vez con la suma del poder público.

    Desde 1832, un grupo de jóvenes intelectuales venía reuniéndose en la librería de Marcos Sastre. Alberdi se incorporará a este grupo, compuesto, entre otros, por Juan María Gutiérrez y Esteban Echeverría, que fundará el 23 de agosto de 1835 el Salón Literario, un verdadero centro cultural y de difusión de las nuevas ideas políticas, vinculadas al romanticismo europeo.

    En 1837, Alberdi publicó una de sus obras más importantes Fragmento Preliminar al estudio del Derecho, donde hacía un diagnóstico de la situación nacional y sus posibles soluciones. El texto fue duramente criticado por los antirrosistas exiliados en Montevideo porque, si bien atacaba duramente al despotismo, no hacía ninguna referencia a Rosas.Por entonces, Alberdi alquilaba una habitación junto a Juan María Gutiérrez en la casa de Mariquita Sánchez de Thopmson. Allí, en el mismo piano en el que se interpretó por primera vez el himno, Alberdi componía sus Minués Argentinos.

    En junio de 1838 junto a Esteban Echeverría y Juan María Gutiérrez funda la Asociación de la Joven Generación Argentina, siguiendo el modelo de las asociaciones románticas y revolucionarias de Europa. Este grupo de intelectuales pasará a la historia como la "Generación del 37". La mazorca, la policía secreta de Rosas, comenzó a vigilar de cerca las actividades de la Asociación y comenzó la persecución. Alberdi optó por exiliarse en Uruguay dejando en Buenos Aires un hijo recién nacido y varios amores inconclusos.

    Llegó a Montevideo en noviembre de 1838. Allí se dedicó al periodismo político colaborando en diversas publicaciones antirrositas como El Grito Argentino y Muera Rosas. De ese período son también sus dos obras de teatro: La Revolución de Mayo y El Gigante Amapolas, una sátira sobre Rosas y los caudillos de la guerra civil.

    A fines de 1843, decidió regresar a América para radicarse, como Sarmiento, en Chile. A su paso por Río de Janeiro, intentó infructuosamente entrevistar a Rivadavia.

    Alberdi vivirá durante 17 años en Chile, la mayor parte del tiempo en Valparaíso, donde trabajará como abogado y ejercerá el periodismo. En uno de sus artículos publicado en El Comercio de Valparaíso dirá: "Los Estados Unidos no pelean por glorias ni laureles, pelean por ventajas, buscan mercados y quieren espacio en el Sur. El principio político de los Estados Unidos es expansivo y conquistador".

    Al enterarse del triunfo de Urquiza sobre Rosas en la batalla de Caseros, el 3 de febrero de 1852, escribió en pocas semanas de trabajo afiebrado una de sus obras más importantes: Bases y puntos de partida para la organización política de la República Argentina, que publicó en mayo de ese año en Chile. Esta obra fue una de las fuentes de nuestra Constitución Nacional sancionada el 1º de mayo de 1853.

    Mientras que Sarmiento había abandonado Chile para sumarse al Ejército Grande de Urquiza, Alberdi permaneció en Valparaíso, atento a los problemas argentinos. Sarmiento regresó al poco tiempo desilusionado con Urquiza y acusando a Alberdi de ser su agente en Chile. Alberdi lo calificó de "caudillo de la pluma" y "producto típico de la América despoblada" y se decidió a colaborar con el proyecto de la Confederación de Urquiza. El gobierno de Paraná lo nombró "Encargado de negocios de la Confederación Argentina" ante los gobiernos de Francia, Inglaterra, el Vaticano y España.

    El 15 de abril de 1855, partió finalmente hacia Europa. Pasó primero por los Estados Unidos donde se entrevistó con el presidente Franklin Pierce. Luego pasó a Londres, donde conoció a la reina Victoria y, finalmente, a París, donde se radicaría por 24 años. En 1858, se entrevistó en España con la reina Isabel II y consiguió el reconocimiento de la Confederación.

    El 17 de septiembre de 1861, Mitre derrotaba en Pavón a Urquiza y ponía fin al proyecto de la Confederación. La situación de Alberdi no podía ser peor. Se le adeudaban dos años de sueldos como embajador y el nuevo gobierno se negaba a pagárselos y mucho menos a pagar su viaje de regreso, por lo que tuvo que quedarse en París. Sus únicos y escasos ingresos provenían del alquiler de una propiedad en Chile.

    Al concluir el mandato Mitre, en 1868, asumió Sarmiento y las cosas no mejoraron para Alberdi, que debió seguir postergando su regreso. No podrá hacerlo hasta 1879 cuando una alianza entre Roca y Avellaneda lanzó la candidatura de Alberdi a diputado nacional. Llegó a Buenos Aires el 16 de septiembre de ese año. A poco de arribar se le brindó una recepción de honor en la Universidad en la que fue aclamado por los estudiantes.

    Tuvo una participación decisiva en los debates parlamentarios sobre la Ley de Federalización de Buenos Aires, que le dio finalmente una Capital Federal a la República.

    Cuando el nuevo presidente electo en 1880, Julio A. Roca quiso que el Estado argentino publicase las obras completas de Alberdi, Mitre lanzó, desde las páginas de La Nación, una feroz campaña en contra del proyecto que terminó por ser rechazado por los senadores que también rechazaron su nombramiento como embajador en Francia.

    Cansado y un tanto humillado decidió alejarse definitivamente del país. Partió rumbo a Francia el 3 de agosto de 1881 confesándole a un amigo: "lo que me aflige es la soledad". Murió en Nueilly-Sur-Seine, cerca de París, el 19 de junio de 1884. Sus restos fueron repatriados en 1889 y descansan en el cementerio de la Recoleta.
    1810 Nacimiento de Juan Bautista Alberdi
1811
  • 1811 Juramento al Primer Triunvirato
    El Primer Triunvirato fue el órgano ejecutivo que reemplazó a la Junta Grande y gobernó las Provincias Unidas del Río de la Plata entre el 23 de septiembre de 1811y el 8 de octubre de 1812. Originalmente, estaba formado por Feliciano Chiclana, Manuel de Sarratea y Juan José Paso.
    Para justificar su acción y organizar el gobierno, el 22 de noviembre de 1811 sancionó el Estatuto Provisional, que lo facultaba para asumir el gobierno y "adoptar cuantas medidas estime necesarias para la defensa y salvación de la Patria". Adoptó el título de Gobierno Superior Provisional de las Provincias Unidas del Río de la Plata.
    El primer triunvirato de Buenos Aires, se preocupó de afianzar la Revolución, que se veía amenazada por el alzamiento de realistas; disolvió la junta de observación y dispuso así mismo que todos los diputados regresasen a sus provincias, caducando sus mandatos.
    Durante el primer triunvirato en Catamarca por un comunicado del Teniente gobernador donde se ordena vigilar a los portugueses establecidos en la ciudad. Y por un comunicado de la Junta gubernativa donde se previno al nuevo Comandante militar que intime a Francisco de Acuña a mantenerse separado del cargo que ejercía.
    1811 Juramento al Primer Triunvirato
  • 1811 Independencia de Venezuela
    La independencia de Venezuela fue el proceso emancipador para romper los lazos coloniales que existían entre ese territorio y el Imperio español. Tras la Batalla de Carabobo, el 24 de junio de 1821, que dio oficialmente la independencia de Venezuela, y luego de la liberación de Caracas, Cartagena de Indias, Popayán y Santa Marta
    1811 Independencia de Venezuela
  • 1811 La Junta Grande - Primer Triunvirato
    El 18 de diciembre de 1810 se creó la Junta Grande, que gobernó las Provincias Unidas del Río de la Plata, hasta el 22 de septiembre de 1811, cuando fue reemplazada por el Primer Triunvirato, integrado inicialmente por Feliciano Chiclana, Manuel de Sarratea y Juan José Paso.
    1811 La Junta Grande - Primer Triunvirato
  • 1811 Nacimiento de Domingo F. Sarmiento
    Sarmiento nació el 15 de febrero de 1811 en una casa del barrio Carrascal, uno de los más humildes de la ciudad de San Juan. Hijo de José Clemente Quiroga Sarmiento y Ana Paula Albarracín, su verdadero nombre era Faustino Valentín Sarmiento. Según algunas fuentes el nombre Domingo se le adjudicó sucesivamente aunque no figuraba en su partida de nacimiento. Una versión señala que familiarmente era llamado "Domingo", ya que ese fue el nombre que quiso ponerle su madre y no pudo. La historia hizo que perdurara el "Domingo" hasta nuestros días.

    Sarmiento fue político, pedagogo, escritor, docente, periodista y militar argentino; gobernador de la provincia de San Juan entre 1862 y 1864; senador nacional de su provincia entre 1874 y 1879 y presidente de la nación entre 1868 y 1874. Se destacó tanto por su laboriosa lucha en la educación pública como en contribuir al progreso científico y cultural de su país.

    Los primeros maestros de Domingo fueron su padre y su tío José Eufrasio Quiroga Sarmiento, quienes comenzaron a enseñarle lectura a los cuatro años.

    En 1816, ingresó a una de las llamadas "Escuelas de la Patria", fundadas por los gobiernos de la Revolución. Finalizados estos estudios en 1821 su madre sugirió que cursara el seminario en Córdoba, pero Sarmiento se negó, tramitando una beca para ingresar al Colegio de Ciencias Morales en Buenos Aires que no le fue concedida. En 1823 trabajó como asistente del ingeniero Victor Barreau en la Oficina de Topografía de San Juan.

    En 1827 fue reclutado dentro del ejército federal, como alférez de milicia debía realizar tareas que lo incomodaban. Presentó un reclamo y fue citado por el gobernador Manuel Quiroga. Durante la reunión Sarmiento pidió ser tratado con equidad, pero esto fue tomado como un desacato y fue enviado a prisión. Debido a éste, y a otros enfrentamientos personales con integrantes del ejército federal, decidió abrazar la causa unitaria y se incorporó al ejército comandado por José María Paz.

    Exilio: Debido a la victoria federal en su provincia, en 1831 se vio obligado a emigrar hacia Chile, donde realizó distintas actividades para subsistir.

    Durante este tiempo trabajaba como profesor en una escuela de la provincia de Los Andes, donde tuvo con su alumna María Jesús del Canto, con quien nunca se casó, a su única hija Ana Faustina Sarmiento, quien más tarde iba a ser la madre de Augusto Belín. En 1836, mientras se desempeñaba como minero, contrajo fiebre tifoidea y, a pedido de su familia, el entonces gobernador de San Juan, Nazario Benavídez, le permitió volver a la Argentina.

    De regreso en su ciudad natal, tuvo contacto con la Generación de 1837 y retomó la actividad política.

    En 1839 fundó el Colegio de Pensionistas de Santa Rosa, un instituto secundario para señoritas, y crea el Periódico El Zonda, desde el cual dirigió duras críticas al gobierno. Debido a sus constantes ataques al gobierno federal, el 18 de noviembre de 1840 fue apresado y nuevamente obligado a exiliarse hacia Chile. Donde se dedicó de lleno a la actividad cultural. Escribió para los periódicos El Mercurio, El Heraldo Nacional y El Nacional; y fundó El Progreso.

    En 1842 fue designado por el entonces Ministro de Instrucción Pública, Manuel Montt Torres, para dirigir la Escuela Normal de Preceptores, la primera institución latinoamericana especializada en preparar maestros. Su labor como pedagogo fue reconocida por la Universidad de Chile, que lo nombró miembro fundador de la Facultad de Filosofía y Humanidades; y en 1845 el presidente Torres le encomendó la tarea de estudiar los sistemas educativos de Europa y Estados Unidos.

    Una vez finalizado su viaje por el mundo, en 1848 se casó con Benita Martínez Pastoriza, viuda de su amigo Domingo Castro y Calvo, y adoptó al hijo de éstos, Domingo Fidel “dominguito”, y se instaló en el barrio Yungay de la ciudad de Santiago. Durante un año se dedicó de lleno a escribir, y fruto de ello son Viajes por Europa, África y América, en el cual escribió sobre lo observado en sus viajes, y Educación popular, donde transcribió gran parte de su pensamiento educativo, y su proyecto de educación pública, gratuita y laica.

    Al año siguiente se separó de su esposa para luego volver con Dominguito a la Argentina. Al estallar la Guerra de la Triple Alianza, Dominguito decidió alistarse en el ejército argentino pese a la oposición de su madre. Participó con el grado de capitán del Ejército Argentino. En septiembre de 1866, durante la Batalla de Curupayty, Dominguito fue herido de muerte; tenía 21 años de edad. Sarmiento desempeñaba entonces el cargo de ministro plenipotenciario de la Argentina en Estados Unidos, donde recibió la noticia de la muerte de su hijo adoptivo. La noticia lo sumió en una profunda depresión. Poco tiempo después, Sarmiento renunció al cargo diplomático y emprendió el regreso a Buenos Aires. Ya en la capital argentina, se dirigió al cementerio, donde se encontraba la tumba de Dominguito, y allí pasó un largo rato muy devastado. Años después escribió la biografía de su hijo: "Vida de Dominguito".

    Gobernador de San Juan: Sarmiento arribó a San Juan como enviado nacional por parte del presidente Bartolomé Mitre y asumió el poder en el año 1862. Se encontró con la provincia empobrecida y dividida, por eso trató de ordenar las finanzas y de impulsar el modelo basado en la civilización y el progreso, logrando en tan solo dos años cambiar por completo la fisonomía de su provincia con numerosas obras públicas de todo tipo. En materia educación y cultura creó una Legislación que establecía la educación pública, gratuita y obligatoria, inauguró nuevas escuelas primarias, colegio Preparatorio, la Quinta Normal (actualmente Escuela de Enología) y Escuela de Minas (actualmente Escuela Industrial), ambas ubicadas en la ciudad de San Juan y edita nuevamente el periódico El Zonda. En cuanto obras públicas, incorporo alumbrado y empedrado público, apertura y ensanchamiento de calles, forestación, confección del plano topográfico de la provincia de San Juan. Desde el punto de vista económico, fomento de la explotación minera, leyes impositivas y en lo social, proyecto de colonización y desarrollo agrícola con los inmigrantes.

    Presidencia: Fue propuesto como candidato a la presidencia de la Nación por un grupo de políticos del país, a iniciativa del coronel Lucio V. Mansilla. Mientras se encontraba en los Estados Unidos, fue electo para el cargo en las elecciones nacionales de agosto de 1868, y asumió el cargo el 12 de octubre de 1868. Su gestión presidencial se centró en la promoción de la educación y el desarrollo de las comunicaciones en el país.

    Una de sus primeras decisiones fue realizar una Exposición de Artes y Productos Nacionales, en la ciudad de Córdoba. La gente tomó este proyecto como una locura, pero la realización terminó siendo un gran éxito. En ella se promovieron tejidos, curtiembres, fundiciones, tintorerías, y productos agropecuarios; todos de distintas regiones del país. Durante su visita a la exposición Sarmiento ostentó un traje de vicuña elaborado con telas nacionales y recibió además en premio una medalla por haber introducido el mimbre en el país.

    Alentó la inmigración, se encargó la reforma del puerto y realizó el primer censo de población. Sarmiento y su ministro Dalmacio Vélez Sársfield serían los mayores propulsores de la telegrafía eléctrica en el país.

    El 5 de agosto de 1874, en las postrimerías de su período presidencial, Sarmiento inauguraba la primera comunicación telegráfica con Europa.

    Sarmiento decretó que el día de la inauguración del cable telegráfico que, en sus palabras, convertía a todos los pueblos en "una familia sola y un barrio", fuese feriado nacional. La ceremonia contó con la presencia entre otros del ya ex-ministro Vélez Sarfield, a quien Sarmiento atribuyó en el acto "el honor exclusivo de la atrevida idea y de la rápida ejecución de la red de telégrafos, que contribuye a dar paz a la República y bienestar a sus hijos".

    Inició la formación profesional de maestros, creó escuelas normales anexas a los colegios nacionales de Corrientes y de Concepción del Uruguay en 1869 y de la Escuela Normal de Paraná en 1870. Fundó el Colegio Militar (1869), la Escuela Naval (1872), y escuelas de arboricultura y agronomía en San Juan, en Mendoza, y más tarde en Tucumán y Salta. Creó escuelas primarias en varias provincias e importó de Europa gabinetes de ciencias y colecciones de historia natural.

    Otras creaciones durante su mandato fueron: La Academia de Ciencias, en Córdoba. La Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas en la Universidad de Córdoba. La Biblioteca Nacional de Maestros. El Observatorio Astronómico de Córdoba.

    Por su iniciativa se crearon en la región cuyana las cátedras de mineralogía en los Colegios nacionales de Catamarca y de San Juan, que se convertirían en 1876 en la Escuela de Ingenieros de San Juan.

    Otros cargos: Al finalizar su mandato presidencial, transmitió la presidencia a Nicolás Avellaneda. En 1875, asumió como senador nacional por su provincia, cargo que abandonó en 1879 para asumir brevemente como Ministro de Interior de Nicolás Avellaneda. Luego ocupó el cargo de Superintendente de Escuelas durante el gobierno de Julio Argentino Roca, pero renunció a causa de diferencias radicales con Avellaneda y el propio Roca. En 1885, fundó en Buenos Aires, el diario "El censor".

    Su Muerte: Durante los años de 1887–1888, con la salud deteriorada por la sordera y una insuficiencia cardiovascular y bronquial, se refugió en el clima cálido de Asunción. Era ahora un anciano y su salud estaba quebrantada. Le costaba respirar y los médicos le aconsejan alejarse de Buenos Aires para evitar los fríos. Además se agudizaba su hipertrofia cardíaca. A comienzos de 1888 se embarcó con su hija Faustina y sus nietos para Asunción. Pero el 11 de septiembre de 1888, cuando tenía 77 años, fallece. Sus restos fueron inhumados en Buenos Aires, 10 días después.

    Sus Obras: Obras Literarias: Mi defensa, 1843; Facundo o Civilización y Barbarie, 1845; Vida de Aldao, 1845; Método gradual de enseñar a leer el castellano, 1845; Viajes por África, Europa y América, 1849; Autobiográfica. Recuerdos de provincia 1850; Campaña del ejercito grande 1852; entre otras.

    En 1947 la Conferencia Interamericana de Educación estableció como Día Panamericano del Maestro al 11 de septiembre en homenaje a su fallecimiento.
    1811 Nacimiento de Domingo F. Sarmiento
  • 1811 Fallecimiento Dr. Mariano Moreno
    Nacido en Buenos Aire el 23 de septiembre de 1778, fue abogado, periodista y político de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Tuvo una participación importante en los hechos que condujeron a la Revolución de Mayo y una actuación decisiva como secretario de la Primera Junta de Gobierno. Moreno fue el ideólogo de la Revolución de Mayo, abogado defensor de los derechos indígenas. Siempre fiel a sus ideales de liberación e ideología roussoniana aprendidos en la Universidad más prestigiosa de la región en la época, la Universidad de Chuquisaca.

    Con sus escritos y exposiciones Moreno contribuyó al desarrollo del comercio en el Río de la Plata. En Julio de 1810, la Junta lo designó para que redactara un Plan de Operaciones y el proyecto de estrategia política de la revolución, debido a la gran capacidad que Moreno tenía con la escritura y la oratoria.

    Su nombre quedó unido a una larga lista de realizaciones revolucionarias: estableció una oficina de censos y planificó la formación de una Biblioteca Pública Nacional; reabrió los puertos de Maldonado (Uruguay), Ensenada y Carmen de Patagones; liberó de las antiguas restricciones el comercio y las explotaciones mineras. Intentó regular el ejercicio del patronato sobre la Iglesia, estableció las ordenanzas militares para los oficiales y cadetes, creó nuevas compañías de voluntarios y organizó la policía municipal.

    Fundó y dirigió la Gazeta de Buenos Ayres, el periódico oficial, desde el cual publicó sus ideas. Casi todas las semanas publicaba largas y detalladas notas de gobierno, que reunidas llenan cientos de páginas. Publicó un decreto de libertad de prensa según el cual se podía publicar por la prensa cualquier cosa que no ofendiera la moral pública, ni atacara a la Revolución ni al gobierno.

    Mariano Moreno fue enviado en misión oficial a Inglaterra, esta fue una excusa del presidente de la Junta de gobierno para alejar al estratega de la revolución de los convulsionados movimientos políticos que sacudían a Buenos Aires. La ciudad que fuera capital del Virreinato del Río de la Plata estaba dando los primeros pasos en el camino hacia la emancipación. El revolucionario secretario del gobierno y guerra de la Junta se había atrevido a desafiar el poder del presidente, que Saavedra pretendía intocable. Para distanciarlo por más tiempo todavía, la Junta también le había propuesto que se presentara ante la corte de Brasil. Pero Moreno había considerado mejor prescindir de esta parte de la misión.

    Moreno falleció en alta mar en la madrugada del 4 de marzo de 1811 a bordo de la goleta inglesa "Fame", en viaje a Gran Bretaña. Su cuerpo fue envuelto en una bandera inglesa y arrojado al mar cerca de la Isla de Santa Catalina a unos kilómetros de la costa de Brasil, tras unas salvas de fusilería. Según el testimonio de su hermano Manuel Moreno y de Tomás Guido, sus secretarios y acompañantes en ese viaje, murió debido a una sobredosis de un medicamento administrado por el capitán del buque: cuando llegaron al gabinete de Moreno, el capitán sostuvo que le había suministrado cuatro gramos de un vomitivo de uso habitual en aquella época, elaborado con antimonio. Ambos testigos conjeturaron posteriormente que fue envenenado por el capitán del buque, y que la orden habría sido impartida por Saavedra. Pero las fuentes historiográficas no confirman el hecho.
    1811 Fallecimiento Dr. Mariano Moreno
1812
  • 1812 Contribución al Ejercito del Norte
    El Ejército del Norte, o Ejército del Perú, fue uno de los cuerpos militares desplegados por las Provincias Unidas del Río de la Plata en la Guerra de Independencia de la Argentina. Este ejército fue el encargado de actuar, bajo el mando, de Manuel Belgrano, en la región noroeste y El Alto Perú (hoy Bolivia).
    El ejército tuvo su origen en las tropas reunidas por el vocal Juan José Castelli por orden dada por la Primera Junta el 14 de junio de 1810, para combatir al antiguo virrey Santiago de Liniers, que encabezaba un movimiento contrarrevolucionario. La Junta comenzó una colecta en Buenos Aires para transitar a la expedición y se reunió un ejército de 1.150 hombres.
    El Ejército del Norte, fue llamado para intervenir en las luchas internas suscitadas por el conflicto entre el gobierno central con sede en Buenos Aires y los caudillos federales del Litoral.
    En Catamarca, Feliciano de la Mota Botello, asumiendo el cargo de coronel, se dedicó a encender el ideal revolucionario, y a formar el sentimiento de libertad e independencia en el pueblo. Inició una colecta popular, con la que equipó un contingente de unos 150 hombres de infantería y caballería que envió para unirse al Ejército del Norte. Desgraciadamente el contingente se sublemó en un paraje en la provincia de Salta; hecho que fue comunicado a Chiclana y a Mota Botello. Chiclana tomo medidas contra los rebeldes. El noble esfuerzose vio frustrado por este episodio, pero tal situación fue reparada, en la batalla de Tucumán, como así también por las cuantiosas contribuciones para la causa de la independencia. Otra contribución valiosa de Catamarca fue la fabricación de pólvora, armas,y animales. La pólvora fue fabricada por D. Félix Pla
    1812 Contribución al Ejercito del Norte
  • 1812/14 Segundo Triunvirato
    El Segundo Triunvirato reemplazó al Primer Triunvirato y gobernó las Provincias Unidas del Río de la Plata entre entre 1812 y 1814.
    Entró en funciones el 8 de octubre de 1812 y fue disuelto el 31 de enero de 1814, al crearse el Directorio.
    Un alzamiento revolucionario, producido en octubre de 1812, exigió la creación de un Segundo Triunvirato. Inicialmente lo integraron Antonio Álvarez Jonte, Juan José Paso y Nicolás Rodríguez Peña.
    Obras delSegundo Triunvirato:
    * Por decisión del Cabildo del 8 de octubre de 1812, ordenaron el arresto de Bernardino Rivadavia y lo obligaron a alejarse de la capital. También a Juan Martín de Pueyrredón se le ordena retirarse a San Luis y el periodista Vicente Pazos Silva (rival de Bernardo de Monteagudo) es detenido y desterrado. Después de constituirse la asamblea general Rivadavia y Pueyrredón serían juzgados.
    *El 4 de diciembre de 1812 se estableció una comisión para redactar la Constitución.
    *El 31 de enero de 1813 se estableció en Buenos Aires la Asamblea General Constituyente, conocida como Asamblea del Año XIII.
    * El 10 de marzo se creó la Facultad de Medicina bajo la dirección de Cosme Argerich.
    * El 14 de noviembre se creó la provincia de Cuyo (actuales territorios de Mendoza, San Juan y San Luis).
    1812/14 Segundo Triunvirato
  • 1812 Belgrano enarbola la Bandera Argentina
    La actual bandera de la Argentina está basada en la bandera creada por Manuel Belgrano, quien la diseñó con los colores de la escarapela nacional, celeste y blanca, y que enarboló por primera vez en la ciudad de Rosario el 27 de febrero de 1812 para utilizarla en el ejército de su mando. Ese día, Belgrano estableció dos baterías de artillería en ambas orillas del río Paraná, próximas a la entonces pequeña población conocida como Villa del Rosario (la actual ciudad de Rosario).

    Hacia las 18:30 hs, y en solemne ceremonia, Belgrano dispuso que fuera por primera vez enarbolada una bandera de su creación (se presume que de dos franjas horizontales, blanca la superior y celeste la inferior). La tradición señala que esa primera bandera izada por Belgrano fue confeccionada por una vecina de Rosario de nombre María Catalina Echevarría de Vidal, y quién tuvo el honor de izar la enseña fue un civil, Cosme Maciel, también vecino de Rosario. En esta ciudad se encuentra el Monumento Histórico Nacional a la Bandera asentado en el Parque Nacional a la Bandera.

    El Gobierno Nacional el 3 de marzo de 1812 prohibió al general Belgrano utilizarla, por razones de política internacional, ordenándole que la ocultara disimuladamente y que la reemplazase por la usada en la Fortaleza de Buenos Aires. Como Belgrano partió hacia el norte para hacerse cargo del Ejército del Norte, no tomó conocimiento de la orden de desechar la bandera.

    El Triunvirato amonestó por ello a Belgrano el 27 de junio, quién contestó el 18 de julio diciendo: "La guardaré silenciosamente para enarbolarla cuando se produzca un gran triunfo de nuestras armas".

    El 24 de julio la entregó al Cabildo de Jujuy. El triunfo lo obtuvo él mismo el 24 de septiembre de 1812 en la Batalla de Tucumán.

    En enero de 1813 Belgrano volvió a confeccionar otra bandera, lo cual fue aceptado por la Asamblea del Año XIII al iniciar sus deliberaciones el 31 de enero de 1813, siempre y cuando fuera sólo usada como bandera del Ejército del Norte, y no del estado.

    El 20 de febrero de 1813 se libró la Batalla de Salta, en la cual Belgrano logró un triunfo completo. Esta es la primera batalla que fue presidida por la bandera celeste y blanca, como bandera del Ejército del Norte. Fue usada durante la Segunda expedición auxiliadora al Alto Perú hasta la Batalla de Ayohuma el 13 de noviembre de 1813.

    La bandera fue adoptada oficialmente como símbolo de las Provincias Unidas del Río de la Plata el 20 de julio o 25 de julio de 1816 por el Congreso General Constituyente de San Miguel de Tucumán. Es el mismo Congreso que había proclamado el 9 de julio de 1816 la Independencia argentina. En esa sesión se confirmó el uso de la bandera creada por Manuel Belgrano como la única bandera de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Esta bandera es la que la República Argentina recibió en herencia.

    La primera bandera argentina constaba de un cuadro celeste cosido a un cuadro blanco de igual tamaño. Se cambió paulatinamente al diseño de fajas horizontales debido a que en ocasiones las banderas eran de tamaños desproporcionados y debían izarse de formas distintas. La bandera menor citada está dividida en tres franjas horizontales de igual tamaño, de color celeste la superior e inferior, color blanco la central y un sol en la mitad de la franja blanca.

    Posteriormente, en 1818 se define a la bandera mayor durante el gobierno de Juan Martín de Pueyrredón, incluyéndole el sol incaico. Este sol aparece en el centro de la bandera. Es un sol figurado con rostro humano, de color oro amarillo con treinta y dos rayos: 16 flamígeros apuntando o "girando" en sentido horario, y 16 rectos colocados alternativamente, según diseño de la primera moneda argentina. Este diseño del sol se debe al orfebre peruano Juan de Dios Rivera. Manuel Belgrano aceptó este añadido, llamado también Sol de Mayo, ya que en la nubosa y lluviosa jornada (en la ciudad de Buenos Aires) del 25 de mayo de 1810, asomó el sol en el cenit. Esta bandera tenía el color basado en un azul más oscuro.

    Primer diseño: Un ejemplo del diseño original, sin el Sol, de la bandera argentina son las dos encontradas en la iglesia parroquial de la localidad actualmente boliviana de Macha. Tales banderas datan de fines del año 1812 y eran las usadas por las tropas patriotas directamente comandadas por Belgrano. Una de ellas (que ha quedado en Bolivia) tiene la franja central de color azul-celeste y las otras dos blancas, la otra es ya prácticamente el mismo diseño que el adoptado por Artigas, es decir, el que, ya con el Sol, se estableció en 1818.

    Gallardete: Manuel Belgrano donó al pueblo de Jujuy un gallardete con el escudo argentino. Esto ha provocado un equívoco, ya que se supuso que se trataba tal gallardete de la primera bandera nacional argentina. En la actualidad, el diseño de tal gallardete es el de la bandera provincial de Jujuy. Por su parte en 1817 José de San Martín, inspirado por Belgrano, hizo confeccionar para el ejército de su campaña emancipadora la llamada Bandera de Los Andes, cuyo diseño es el que adoptó la provincia de Mendoza para su bandera.

    Simbolismo de los colores en la bandera: En cuanto a las dos franjas celestes, cabe aclarar que Manuel Belgrano las propuso, al igual que para la escarapela argentina, azul celeste, un color azul próximo al turquesa. Pero como en la Argentina de entonces era bastante difícil encontrar paños de color azul celeste o turquesa, se optó por utilizar provisionalmente el color azul o el color celeste. Una teoría sostiene que Belgrano se inclinó por dichos tonos porque eran los colores de la Orden de Carlos III de la Casa de Borbón, la cual gobernaba España. En las escuelas argentinas ha sido común el explicar que Belgrano se inspiró en los colores del cielo para los colores de la Bandera Argentina, sin embargo los colores coinciden con varias populares advocaciones de La Virgen.

    Normativas del modelo : Entre los años 2002 y 2004 una serie de normas IRAM estableció las características de las banderas argentinas, incluyendo sus colores. Por un Decreto Presidencial del 23 de noviembre de 2010, año del Bicentenario de Argentina se oficializó la norma para el diseño y los colores de la Bandera Argentina fijados anteriormente por las cuatro normas IRAM establecidas entre el 2002 y el 2004, este decreto concuerda con el de 1944 que estableció a la bandera creada por Manuel Belgrano en cuanto Bandera Nacional Argentina.

    Basándose en los diseños originales y tradicionales, oficialmente se establece que la Bandera Argentina de uso ceremonial o la que se enarbola en establecimientos oficiales posee 1,40 m de longitud y 0,90 m de altura (es decir, una proporción de 9/14), el diámetro del sol es la 5/6 parte de la altura de la franja blanca. El rostro figurado del sol es 2/5 de su altura.
    1812 Belgrano enarbola la Bandera Argentina
  • 1812 Exodo Jujeño
    Se denomina éxodo Jujeño a la retirada hacia Tucumán emprendida por el Ejército del Norte, comandado por el general Manuel Belgrano en la vanguardia y el mayor general Eustoquio Díaz Vélez en la retaguardia, y la población de San Salvador de Jujuy que evacuó la ciudad completa. Tuvo lugar el 23 de agosto de 1812, ante el avance de las tropas realistas provenientes desde el Alto Perú.

    En el mes de mayo de 1812, el general Belgrano, al mando del Ejército del Norte estableció su cuartel general en la ciudad de Jujuy, ubicada en la desembocadura meridional de la Quebrada de Humahuaca, ruta principal de las invasiones desde el norte. Enterado del avance del numeroso ejército realista, Belgrano reclamó al gobierno de Buenos Aires refuerzos para la resistencia; pero no obtuvo mayores auxilios, debido a que las autoridades del Primer Triunvirato estaban abocadas principalmente a vencer a los realistas fortificados en Montevideo. Belgrano debía reorganizarlos, rearmarlos, restablecer la disciplina y dar ánimos a la población. Para ello se volvió riguroso e inflexible con sus subordinados. Para aumentar el fervor patriótico de la población hizo bendecir la bandera Argentina en la Catedral, ignorando que la misma había sido rechazada por el Primer Triunvirato (ya que el uso de una bandera propia era un claro signo de independencia, que aún no deseaba abandonar la máscara de Fernando VII).

    En lugar de enviar refuerzos para atender el Frente Norte, el Triunvirato a través de su ministro Rivadavia, ordenó la retirada del Ejército del Norte hasta la ciudad de Córdoba.
    El gobierno consideraba imposible resistir al ejército que avanzaba desde el Alto Perú, después de haber recibido refuerzos , que elevaban su dotación a 4.000 hombres. La intención del Directorio era retroceder hasta Córdoba, donde a las tropas de Belgrano se unirían fuerzas procedentes de la región rioplatense. La Bandera fue donada por el General Belgrano al cabildo de Jujuy el 25 de mayo de 1813, después de hacerla bendecir en la iglesia matriz, como premio y homenaje a este pueblo que lo acompaño en el éxodo del 23 de agosto de 1812 y que posibilitó los triunfos de las piedras, Tucumán y Salta. Su tela es de razo, consta de 3 paños y lleva pintado el escudo de la asamblea de 1813. Su confección y pintado se realizó en la ciudad de San Salvador de Jujuy .

    El éxodo jujeño es recordado con gran estima por los habitantes de Jujuy, que cada 23 de agosto conmemoran el mismo. Se considera que la acción de los jujeños de 1812 constituyó un gran acto de heroísmo colectivo que permitió las derrotas posteriores de los españoles. El 28 de octubre de 2002 es promulgada la Ley 25.664, originada en un proyecto presentado en el Senado argentino, por la cual se declara el día 23 de agosto de cada año; y en conmemoración de la Gesta del "ÉXODO JUJEÑO", a la provincia de Jujuy como Capital Honorífica de la Nación Argentina.
    1812 Exodo Jujeño
1813
  • 1813 Representante en la Asamblea del Año XIII
    También conocida como la Asamblea General Constituyente del Año 1813, fue convocada por el Segundo Triunvirato, que había accedido al poder en 1812. El objetivo fue llamar a una Asamblea que representase a los pueblos recién emancipados y que se definiese el sistema institucional de las Provincias Unidas. Es decir, que tenía como objetivo declarar la independencia y dictar una constitución. Aunque no logró contar con algunos representantes del interior, esta Asamblea se inauguró el 31 de enero de 1813. Catamarca tuvo su participación en la Asamblea, siendo representada por Don José Fermín Sarmiento. Durante esta Asamblea se establecieron una serie de resoluciones importantes. Esta Asamblea constituyó la apertura hacia nuevas formas institucionales, promulgando medidas que contribuyeron a la afirmación de la patria y a la consolidación de las libertades públicas.
    1813 Representante en la Asamblea del Año XIII
  • 1813 Asamblea General Constituyente
    La Asamblea del Año XIII, también conocida como la Asamblea General Constituyente del Año 1813, fue convocada por el SegundoTriunvirato.El objetivo fue llamar a una Asamblea que representase a los pueblos recién emancipados y que se definiese el sistema institucional de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Aunque no logró contar con algunos representantes del interior, esta Asamblea se inauguró el 31 de enero de 1813. La reunión estuvo a cargo de Carlos María de Alvear y secundado por Gervasio Antonio Posadas, tenían como secretarios a Valentín Gomez e Hipólito Vieytes. Entre otros integrantes estaban José de San Martín, Juan Ramón Balcarce, Vicente Lopez y Planes, y Fray Cayetano Rodríguez. El propósito era proclamar la independencia y redactar la constitución del nuevo estado. Durante su transcurso, los intereses sectoriales dividieron a los diputados, lo que terminó con una postergación de la declaración de la independencia. No obstante, durante esta Asamblea se establecieron una serie de resoluciones importantes.
    • Estableció el Escudo Nacional Argentino.
    • Encargó la composición del Himno Nacional Argentino.
    • Dictó la libertad de vientres de las esclavas.
    • Puso fin al tráfico de esclavos.
    • Aprobó un estatuto reglamentario que reemplazaba al Triunvirato por un Directorio unipersonal.
    La Asamblea asumió la soberanía nacional, por primera vez en nombre del pueblo, y no del rey Fernando VII. Con el paso del tiempo, la Asamblea decidió ceder la iniciativa al Poder Ejecutivo. Suspendió varias veces sus sesiones, dejando en libertad al Triunvirato para gobernar sin limitaciones. A principios de 1814, la Asamblea dio un paso más en dirección a la concentración del poder en el Ejecutivo, al crear el Directorio, cargo unipersonal para el que eligió a uno de los miembros más nuevos del Triunvirato, Gervasio Posadas, quien gobernó sin consultar casi a la Asamblea.
    Los objetivos para los cuales había sido convocada la Asamblea del año XIII no se cumplieron, ya que el rey Fernando VII volvió al trono y prometió acabar con cuanto revolucionario hubiese aparecido en América y España. Su última sesión fue el 26 de enero de 1815 donde estuvieron presentes muy pocos diputados. Desde entonces, y durante el resto del gobierno de Alvear, la Asamblea no volvió a reunirse. Fue oficialmente disuelta a raíz del golpe del 18 de abril de 1815.
    1813 Asamblea General Constituyente
  • 1813 Combate de San Lorenzo
    El Combate de San Lorenzo tuvo lugar el 3 de febrero de 1813, junto al Convento de San Carlos Borromeo en la localidad de San Lorenzo, provincia de Santa Fe, entre las fuerzas independentistas argentinas y las colonialistas españolas (realistas).

    A menos de un año de su creación, el Regimiento de Granaderos a Caballo, tuvo su bautismo de fuego en este combate, a orillas del Paraná. Fueron ciento de hombres, divididos en dos compañías de sesenta granaderos, una al mando de San Martín y la otra bajo las órdenes del Capitán Bermudez.

    En ese tiempo, la ciudad de Montevideo fue declarada por España como capital provisional del Virreinato del Rio de la Plata, era la principal base naval española en el Atlántico Sur; por tierra estaba sitiada por el ejército de Rondau, al que luego se sumaría Artigas. De modo que los españoles tenían que hacer uso del mar y del Río de la Plata para abastecerse. Frecuentemente, una escuadrilla realista salía de Montevideo en dirección al Paraná y sus hombres merodeaban las costas robando los ganados.

    Una expedición compuesta de once embarcaciones, que había salido de Montevideo con el propósito indicado, fue seguida paralelamente por tierra por el coronel de caballería José de San Martín, al frente de 125 hombres del Regimiento de Granaderos a Caballos, recientemente creado por él. Las fuerzas de San Martín se adelantaron, deteniéndose cerca de la posta de San Lorenzo, situada a 26 km al norte de Rosario.

    En ese lugar existe el convento de San Carlos, donde San Martín ocultó a sus granaderos, de modo que la escuadrilla realista no pudo observarlos.

    Los realistas desembarcaron y avanzaron hacia el convento, suponiendo que allí estaban depositados los principales bienes de la zona. Para su sorpresa, fueron atacados por los granaderos a caballo sable en mano. El ataque de las tropas argentinas se realizó con un movimiento de pinzas saliendo de la parte trasera del convento, una de ellas estaba encabezada por José de San Martín; la otra estaba encabezada por el capitán Justo G. Bermúdez. El desembarco no se produjo enfrente del convento, como había previsto San Martín, sino en dirección al centro de la actual ciudad. Por ello, la columna de San Martín llegó antes de que la de Bermúdez completara el movimiento. Por un momento, los españoles lograron defenderse. Una bala hirió al caballo de San Martín, que rodó y apretó una de las piernas del coronel, inmovilizándolo. Un enemigo iba a clavarle la bayoneta, cuando apareció el soldado puntano Juan Bautista Baigorria quien se interpuso, mató al soldado realista y comenzó una defensa heroica de San Martín. Mientras, el soldado correntino Juan Bautista Cabral ayudó a San Martín a liberarse de la opresión del lomo del caballo sobre su pierna salvándole la vida. Cabral murió tras liberar a San Martín del caballo que lo mantenía contra el piso. Tras recibir dos heridas mortales, Cabral repite, agonizando, su célebre frase: "muero contento... hemos batido al enemigo."

    La llegada del grupo de Bermúdez, impidiendo que los realistas se reorganizaran en cuadro, completó la victoria de San Martín, obligando a los realistas a huir apresuradamente. Algunos realistas se arrojaron al río desde la barranca y perecieron ahogados.

    Pese a lo escaso de las tropas comprometidas, y a la escasa duración de la batalla, ésta tuvo consecuencias estratégicas: no hubo más campañas de los realistas de Montevideo hacia el río Paraná, y la ciudad comenzó a tener problemas de abastecimiento. Éstos llevarían, mucho más tarde, a su caída en manos de las tropas de Buenos Aires.

    En este Combate de San Lorenzo; el general San Martín se expuso al fuego enemigo hasta el punto de que en este combate casi perdió la vida.
    1813 Combate de San Lorenzo
  • 1813 Se aprueba el Himno Nacional Argentino
    En 1813, la Asamblea General Constituyente que regía la actual República Argentina encargó a Blas Parera la composición de lo que sería la Marcha Patriótica, con letra de Vicente López y Planes.

    La Asamblea General Constituyente lo aprobó como "Marcha Patriótica" el día 11 de mayo de 1813.

    Se estima que la obra fue presentada el día 25 de mayo de 1813 ya que el día 28 de ese mismo mes se cantó en el teatro durante una función patriótica efectuada durante la noche. Luego se lo conocería como Canción Patriótica Nacional, y más tarde simplemente como Canción Patriótica. Pero en una copia de 1847 aparece titulada como Himno Nacional Argentino, nombre que recibe en la actualidad.

    En 1860 Juan Pedro Esnaola realizó algunos cambios a la música basándose en anotaciones manuscritas del compositor.

    Por en decreto número 10.302 del 24 de abril de 1944, esta Marcha fue aprobada como el Himno Nacional Argentino.

    Hoy en día, la versión vigente del Himno corresponde a la transcripción realizada por Luis Lareta, que se ajusta a lo acordado el 25 de septiembre de 1928 por el Poder Ejecutivo de la Nación. Ya en 1900 se había reglamentado por decreto del Poder Ejecutivo utilizar una versión reducida de la marcha para actos oficiales y públicos.
    1813 Se aprueba el Himno Nacional Argentino
1814
  • 1814 Catamarca en la Guerra de la Independencia
    Catamarca contribuyó a la guerra de la independencia con 1433 reclutas, 415 milicianos, 2.204 caballos , además mulas, novillos, ovejas, suelas, cobre, carpas, harina, pasa de higo, bizcochos, trigo y dinero en efectivo.
    Catamarca deja de depender de la Intendencia de Salta.
    1814 Catamarca en la Guerra de la Independencia
1815
  • 1815 Se crea el Registro Cívico
    El 17 de Junio, el Cabildo de Catamarca nombró a los presbíteros José Joaquín Acuña, José Domingo Echegoyen y Juan Agustín Correa para que examinaran el Estatuto Provincial enviado desde Buenos Aires.

    El 13 de Julio se resolvió crear el Registro Cívico, donde debían inscribirse obligatoriamente a todos los ciudadanos, con indicación de edad y origen, con el fin de que puedan votar en los actos públicos.
    1815 Se crea el Registro Cívico
  • 1815 Estatuto Provisional
    El Estatuto Provisional era un instrumento legal aprobado el 5 de mayo de 1815 por la Junta para regir en forma provisional en las Provincias que integraban el Virreynato del Río de la Plata hasta que se reuniera un Congreso General.
    1815 Estatuto Provisional
  • 1815 Congreso de Viena
    El Congreso de Viena fue un encuentro internacional celebrado en la ciudad austriaca de Viena, convocado con el objetivo de restablecer las fronteras de Europa tras la derrota de Napoleón I y reorganizar la forma e ideologías políticas del Antiguo Régimen. Así pues, su intención era volver a la situación anterior a la Revolución Francesa de 1789. La reunión se llevó a cabo del 1 de octubre de 1814 al 9 de junio de 1815. Los acuerdos tuvieron vigencia en los territorios de Europa Central y del Este hasta el final de la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, la paz se consiguió mediante el establecimiento del absolutismo. Fue convocado por el emperador de Austria Francisco I, diciendo éste al final del congreso que la nueva Europa era la Europa de la Restauración. Pese a las medidas que se concertaron para mantener a raya a los enemigos del Antiguo Régimen, no se pudo evitar la difusión de las ideas liberales y socialistas que provocaron las revoluciones de 1830 y 1848.
    1815 Congreso de Viena
1816
  • 1816 Declaración de la Independencia
    El 9 de julio de 1816 se reunió el Congreso de Tucumán que sesionó en la ciudad de San Miguel de Tucumán, en donde se firmo el acta de La declaración de independencia de la provincias Unidas del Río de la Plata. La reunión se realizó en la casa que era propiedad de Francisca Bazán de Laguna. Con dicha declaración, se rompían los vínculos de dependencia política que los gobiernos locales tenían con la monarquía española.

    En 1815, una revolución terminó con el gobierno unitario de Carlos María de Alvear. Los revolucionarios exigieron la convocatoria de un Congreso General Constituyente. Inicialmente se enviaron diputados de todas las provincias iniciando las sesiones el 24 de marzo de 1816.

    Cada delegado representaba 15.000 habitantes.
    Varios territorios que habían pertenecido al Virreinato del Río de la Plata no pudieron hacer llegar sus representantes. El Congreso se inició el 24 de marzo con la presencia de 33 diputados. El Congreso, en la memorable sesión del 9 de julio de 1816, reivindicó la casi totalidad de lo declarado en el llamado Congreso de Oriente.

    Entre otras cruciales intenciones en el Congreso de Tucumán se proclamó la declaración de independencia argentina respecto de España y (tras una semana) de toda otra dominación extranjera.

    Según la decisión de los propios delegados, la presidencia del Congreso era rotativa y cambiaba cada mes. Este cuerpo, tenía además, la facultad de intervenir en casi todos los asuntos que se presentaban a su consideración. Esto provocó interminables debates.

    La votación finalmente se concretó el 9 de julio. En ese momento presidía el cuerpo, el representante de San Juan, Francisco Narciso de Laprida. Ningún país reconoció, en ese momento, la independencia nacional. Las discusiones posteriores giraron en torno de la forma de gobierno que debía adoptarse para el nuevo Estado. Las labores del Congreso continuaron en Buenos Aires, donde comenzó a deliberar en 1817, y donde sancionó la Constitución Argentina de 1819.
    1816 Declaración de la Independencia
  • 1816 Representantes en el Congreso de Tucumán
    La declaración de independencia de la Argentina fue una decisión tomada por el Congreso de Tucumán que sesionó en la ciudad de San Miguel de Tucumán de las entonces Provincias Unidas en Sudamérica. Fue proclamada el 9 de julio de 1816 en la casa que era propiedad de Francisca Bazán de Laguna, la cual fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1941. Con dicha declaración, se rompían los vínculos de dependencia política que los gobiernos locales tenían con la monarquía española.
    Firmantes de la Declaración de la Independencia
    Presidente Francisco Narciso de Laprida, representante por San Juan
    Vicepresidente Mariano Boedo, representante por Salta
    Secretarios José Mariano Serrano, representante por Charcas ; Juan José Paso, representante por Buenos Aires
    Diputados:
    • Por Buenos Aires
    o Dr. Antonio Sáenz
    o Dr. José Darragueira
    o Fray Cayetano José Rodríguez
    o Dr. Pedro Medrano
    o Dr. Esteban Agustín Gascón
    o Dr. Tomás Manuel de Anchorena
    • Por Catamarca
    o Dr. Manuel Antonio Acevedo
    o Dr. José Eusebio Colombres
    • Por Córdoba
    o Eduardo Pérez Bulnes
    o José Antonio Cabrera
    o Lic. Jerónimo Salguero de Cabrera y Cabrera
    • Por Jujuy
    o Dr. Teodoro Sánchez de Bustamante
    • Por La Rioja
    o Dr. Pedro Ignacio de Castro Barros
    • Por Mendoza
    o Tomás Godoy Cruz
    o Dr. Juan Agustín Maza
    • Por Salta
    o Dr. José Ignacio de Gorriti
    • Por San Juan
    o Fray Justo Santa María de Oro
    • Por Santiago del Estero
    o Pedro Francisco de Uriarte
    o Pedro León Gallo
    • Por Tucumán
    o Dr. Pedro Miguel Aráoz
    o Dr. José Ignacio Thames
    • Por Mizque
    o Pedro Ignacio Rivera
    • Por Charcas
    o Dr. Mariano Sánchez de Loria
    o Dr. José Severo Malabia
    • Por Chichas
    o Dr. José Andrés Pacheco de Melo
    1816 Representantes en el Congreso de Tucumán
1817
  • 1817 Feliciano De la Mota Botello - Gob. de Tucumán
    Se radicó en la provincia de Catamarca hacia 1790. Era uno de los comerciantes más importantes de la ciudad, y fue varias veces alcalde en el cabildo de la ciudad. Viajaba habitualmente por negocios a Buenos Aires, donde se interesó en el grupo de la Sociedad Patriótica, lo que lo puso en contacto con Mariano Moreno y especialmente con Manuel Belgrano. Llegó a Catamarca en octubre de 1810 y se dedicó a infundir el espíritu revolucionario en su provincia. También formó un cuerpo de 150 voluntarios catamarqueños para unirse a la Primera Expedición al Alto Perú. Todo lo que hizo en el gobierno fue ayudar a formar las milicias provinciales y ayudar a los ejércitos nacionales. Ocupó el cargo hasta enero de 1812, cuando fue nombrado en su reemplazo Domingo Ortiz de Ocampo, un riojano, hermano del que fuera jefe del Ejército del Norte. Permaneció en Catamarca como jefe del ejército, hasta que en septiembre de 1814 fue nombrado nuevamente teniente gobernador. Al mes siguiente, la Intendencia de Salta fue dividida en dos: Salta y Tucumán. Catamarca quedó agregada a Tucumán, pero la villa de Santa María, que siempre le había estado subordinada, a Salta. Mota protestó por este hecho ante el Directorio y tomó el control de Santa María por sus propios medios, aprovechando que Salta estaba muy ocupada repeliendo invasiones realistas. Continuó enviando ayuda al Ejército del Norte, aunque en relaciones tirantes con su comandante, el general José Rondeau.
    1817 Feliciano De la Mota Botello - Gob. de Tucumán
  • 1817/21 Campaña de San Martin
    José Francisco de San Martín nació el 25 de febrero de 1778 en Yapeyú. En 1786, viajo junto a su familia a España, donde entró al Seminario de Nobles de Madrid. En 1789, comenzó su carrera militar en el regimiento de Murcia. Tomó parte en la campaña del África combatiendo en Melilla y Orán. En 1797, obtuvo el grado de sub-lugarteniente en recompensa por sus acciones frente a los franceses en los Pirineos. Con 34 años, en 1812, habiendo alcanzado el grado de Teniente Coronel, y tras una escala en Londres, partió a Buenos Aires, en donde el Triunvirato le encomendó la creación del Regimiento de Granaderos a Caballo (que hoy lleva su nombre), el cual el 3 de febrero de 1813 y ante el desembarco de 300 realistas, se logró el triunfo en el Combate de San Lorenzo, donde San Martín decidió avanzar al frente de la reducida tropa de granaderos a caballo. Al estar así expuesto, su caballo fue mortalmente herido y San Martín, aprisionado bajo su cabalgadura, casi fue ultimado por un realista. Le salvó la vida un soldado raso correntino Juan Bautista Cabral que antepuso su cuerpo a dos bayonetazos. San Martín lo ascendió post mórtem, por lo que actualmente es conocido como el Sargento Cabral.
    Más tarde se le encomendó la jefatura del Ejército del Norte, en reemplazo del General Manuel Belgrano. Entonces concibió su plan de emancipación sudamericana, comprendiendo que el triunfo patriota sólo se consolidaría al eliminar los núcleos realistas en el continente.
    En 1814 el Directorio lo nombró gobernador de Cuyo, con sede en Mendoza. En donde inicia la formacion de Ejército de los Andes. Reunió en un solo ejército a los refugiados chilenos, a las milicias locales de Cuyo, gran cantidad de voluntarios de su provincia, y varios oficiales del Ejército del Norte. También pidió y obtuvo que los batallones del Regimiento de Granaderos a Caballo, desperdigados en varios destinos, le fueran enviados a Cuyo. Formó un gran campamento militar en El Plumerillo, en el noroeste de Mendoza. Allí formó a sus soldados y oficiales, fabricó armas (sables, fusiles, cañones, municiones y pólvora) y uniformes. Tuvo que ocuparse de engordar mulas y caballos, y fabricar y colocarles herraduras.
    El 12 de enero de 1817 se inició el Cruce de los Andes en dirección a Chile. El Ejército de los Andes fue uno de los dos grandes cuerpos militares que las Provincias Unidas del Río de la Plata desplegó en la Guerra de Independencia; contó inicialmente con 3 brigadieres, 28 jefes, 207 oficiales, 3.778 soldados, 1.200 milicianos montados, 120 barreteros de minas (para facilitar el tránsito por los pasos), 25 baquianos, 47 miembros de sanidad (para el hospital de campaña), 16 piezas de artillería, 15 empleados civiles, 1.600 caballos extras (para caballería y artillería) y 9.281 mulas.
    Las fuerzas del Ejército de los Andes se reunieron el 8 de febrero en el Campamento de Curimón. Ante las noticias del avance del jefe realista, Coronel Rafael Maroto, San Martín ordenó el avance y el 12 de febrero se libró la Batalla de Chacabuco. El Ejército de Los Andes obtuvo la victoria sobre los realistas, y hubo 500 muertos y 600 prisioneros. Los patriotas tuvieron que lamentar sólo 12 bajas. Poco despues llegaron refuerzos desde Perú para los realistas, al mando del ex gobernador Mariano Osorio, donde San Martín esperó a Osorio en los llanos del río Maipu, y el 5 de abril se vuelven a enfrentar en la batalla de Maipú, en la cual el ejército patriota logra triunfar sobre los realistas. Con la batalla de Maipú se obtiene definitivamente la victoria sobre las tropas realistas asegurando finalmente la independencia de Chile.
    Utilizando a una flota organizada en Chile, atacó el centro del poder español en Sudamérica, la ciudad de Lima, declarando la independencia del Perú en 1821. Poco después se encontró en Guayaquil con Simón Bolívar, y tras una breve entrevista le cedió su ejército y la meta de finalizar la liberación del Perú. San Martín partió hacia Europa, donde murió el 17 de agosto de 1850.
    1817/21 Campaña de San Martin
  • 1817 Reglamento Provisorio
    Reglamento provisorio
    El 3 de diciembre de 1817, el congreso yá trasladado a Buenos Aires a comienzos de ese año, ante la amenaza del avance de los ejércitos realistas en el norte del país; sancionó un reglamento provisorio (antecedente de la constitución). Sin embargo, los delegados provinciales consideraron que el traslado estaba orientado sobre todo a asegurar el predominio porteño en la redacción final del texto constitucional, presionando sobre los congresistas.
    1817 Reglamento Provisorio
  • 1817 Nacimiento de Manuelita Rosas
    Manuela Rosas de Terrero, más conocida como Manuelita Rosas nació en la provincia de Buenas Aires, Provincias Unidas del Río de la Plata el 24 de mayo de 1817.

    Fue hija de Juan Manuel de Rosas y Encarnación Ezcurra. Hasta el año 1838, año en el que falleció su madre; Manuelita ejerció una importante influencia política y social en la política de Buenos Aires, de la que Rosas era gobernador. Al fallecer su madre, comenzó a ejercer como primera dama acompañando a su padre en ceremonias protocolares y recibiendo a embajadores extranjeros y representantes de los gobiernos de las provincias argentinas. A diferencia del rígido carácter de su padre, aportaba en las relaciones públicas de éste gestos de humanidad y de dulzura, pero a diferencia de su madre nunca fue su consejera, ni organizó su partido.

    Manuela tenía un romance con Máximo Terrero, hijo del amigo y socio de Rosas, Juan Terreno. Pero Rosas se oponía al matrimonio de su hija.

    Después de que Rosas fuera derrocado por Urquiza en 1852 y cuando ambos habían emigrado a Inglaterra Manuelita y Máximo pudieron concretar su matrimonio, aún sin el permiso del general, que se quejaba a sus visitantes de haber sido "abandonado" por su hija.Tuvieron dos hijos, Mariano Máximo y Rodrigo Tomás en ambos nacidos en Gran Bretaña. Tenía una activa vida social, e incluso animó a varios ingleses a instalarse en la Argentina.

    Continuó durante los años de su exilio visitando a su padre hasta su fallecimiento, en 1877 cuyos funerales presidió.

    Manuelita falleció en Londres en 1898 el 17 de septiembre después de haber llevado una vida tranquila en el exilio y sin haber regresado a la Argentina.
    1817 Nacimiento de Manuelita Rosas
1818
  • 1818 Nacimiento de Juana Manuela Gorriti
    Juana Manuela Gorriti Zuviria nació en Horcones, campamento ubicado en Rosario de la Frontera, provincia de Salta, el 15 de junio de 1818. Fue escritora, aunque también se ha hecho célebre por las peripecias de su vida y por haber tenido como notoria afición la de ser cocinera. Pasó su niñez en el antiguo fuerte de Miraflores a orillas del río Juramento donde su familia poseía una estancia. Hija del General José Ignacio Gorriti y Doña Feleciana Zuviria. Su padre era unitario, por lo que se vieron obligados a emigrar a Bolivia durante el tiempo en que el poder en Argentina estuvo hegemonizado por Juan Manuel de Rosas.

    La escritora estudio y aprendió a hacerse fuerte en el destierro, donde inicia el drama de su vida. Se casó en La Paz sin pompas ni ostentación, con el capitán Manuel Isidoro Belzú (hombre de temperamento vibrante e impetuoso, que poseía un valor temerario y a quien no arredraban los peligros). El hogar que construyeron fue tranquilo en los primeros tiempos. Nacieron de esta unión dos niñas: Edelmira y Mercedes.

    La sed de aventura contenida de Belzu y su pasión por conseguir poderes, lo llevaron a abandona su hogar y se pone a la cabeza de un batallón, se presenta en el palacio gubernamental y exige la renuncia del presidente Ballivian. Su intentona fracasa, es procesado, destituido y expatriado al Perú. Si bien Juana no podía aceptar el accionar de su esposo, porque iba contra sus principios, en un gesto que la honra, corre a su lado. Lamentablemente, su compañero no comprendió ni valorizó el sacrificio; una tarde abandona nuevamente su hogar para ponerse al frente de un ejército con el propósito de derrotar al gobierno de su país. Entra triunfante en la Paz y se proclama Presidente de la República en el año 1848.

    Sin siquiera una carta que explique la ausencia de su esposo Juana queda sola en Lima donde abre una escuela mixta (es decir: para varones y mujeres) de educación primaria donde tuvo origen su famoso salón literario que llegó a congregar a las personalidades más sobresalientes. Sus cuentos y novelas fueron publicados y difundidos en Chile, Colombia, Venezuela y Argentina y -luego de la caída de Rosas-, también en Madrid y París.

    Su matrimonio fue desgraciado, pues su marido, en afán de permanecer en el centro de la vida boliviana, no dudó en conspirar y fomentar rebeliones en Bolivia con tal de recuperar el poder. Belzú, con su talento y carisma logró fanatizar a las masas, provocando una adhesión sin límites hacia su persona. A su esposa, le correspondió demostrar su pétrea fortaleza, en los trágicos sucesos del 26 de marzo de 1865; donde muere su marido; el cadáver de Belzú fue ultrajado y abandonado en el primer piso del Palacio, hasta que ella se presentó para reclamarlo.

    Ante estos tráficos sucesos, la escritora traza una línea al pasado y lo despide con elocuentes palabras: "El 27 de marzo de 1865, dos días después de la fecha de la carta de Ud., Belzú, mi marido, el hombre que enlutó mi destino entero, vencedor de un combate en el que el pueblo derrotó al ejército, fue asesinado por el general que mandaba éste. Vinieron a decirme que Belzú había caído atravesadas las sienes de un balazo, y yo corrí en medio del combate; llegué hasta donde yacía el desventurado ya cadáver, lo levanté en mis brazos y en ellos lo llevé a casa: a ese hogar que él había abandonado tanto tiempo hacía!. Con mis manos lavé su ensangrentado cuerpo, y acostándolo en su lecho mortuorio, lo velé y no me aparté de él hasta que lo coloqué en la tumba. La misión de la esposa parecía ya acabada; mas he aquí el pueblo que me rodea y me pide más: me pide que lo vengue. Sí: lo vengaré con una noble y bella venganza, haciendo triunfar la causa del pueblo que era la suya".

    En 1874 Gorriti se estableció en Buenos Aires, donde se dedicó a recopilar e imprimir su producción y a escribir relatos autobiográficos, como el texto titulado "Lo íntimo", editado luego de su muerte.

    En 1879 regresa a Lima donde fallece su hija Mercedes. En 1886, anciana y enferma regresó desde Buenos Aires a Salta, acosada por el presentimiento de la muerte, para visitar los escenarios de su infancia. En sus últimos años, busca los lugares de su felicidad, y no cesa de viajar mentalmente hacia ellos, de recordar. Con ella se cierra la etapa de los precursores de la novela argentina, pues los cimientos de la actual están en la generación del 80 configura un siglo de avance por el sólo hecho de haber tenido que valerse por sí misma, y encontró un mundo hostil e insensible a sus aspiraciones.

    Juana Manuela Gorriti se ha hecho célebre no solo por su vida llena de visicitudes y por su innegable valor como literata, sino por su interesante libro de arte culinaria llamado "La cocina ecléctica", tal libro además del valor gastronómico, actualmente tiene un gran valor documental ya que aporta muchas recetas folclóricas argentinas, de otros países latinoamericanos e incluso cocina europea de su época.

    Fallece en Buenos Aires el 6 de noviembre de 1896. Sus restos descansan en el Panteón de las Glorias del Norte en la Catedral de la ciudad de Salta.
    1818 Nacimiento de Juana Manuela Gorriti
1819
  • 1819 Constitución Unitaria
    La Constitución de 1819 es la primera Carta Magna de la nación argentina. Fue aprobada durante el Congreso de Tucumán, ubicado en ese año en la ciudad de Buenos Aires. Esta primera constitución era unitaria en contraposición a la visión federal que predominaba en otras provincias del país y que estaban englobadas en La Liga de los Pueblos Libres. Las divergencias entre ambas visiones no estuvieron exentas de discrepancias que desembocaron en conflictos bélicos entre los caudillos federales y a los miembros del directorio de José Rondeau. Parte del articulado se refundió en la Constitución Argentina de 1826, y a través de ella en la Constitución Argentina de 1853, la actualmente vigente.
    1819 Constitución Unitaria
  • 1819 Feliciano De la Mota Botello es derrotado
    En septiembre de 1817, De la Mota Botello reemplaza como gobernador del Tucumán a Bernabé Aráoz por orden del Directorio. Tras un par de años de gobierno monótono y pobre, Mota Botello trataba de colaborar con Arévalo, que estaba al mando de tres cuerpos de Dragones, cuyos jefes eran los capitanes Felipe Heredia, Abraham González y Manuel Cainzo. Éstos dieron un golpe el 10 de noviembre de 1819 y apresaron a Mota — que fue herido en un brazo —. Ese mismo día, el Cabildo tucumano eligió gobernador a Bernabé Aráoz de acuerdo con una reunión popular. Éste negó toda obediencia al Directorio, que de todas formas desaparecería menos de tres meses más tarde. Mota permaneció detenido varias semanas, hasta que quedó claro que no podría reclamar un mando que le había conferido un gobierno que ya no existía. Puesto en libertad, volvió a Catamarca, provincia que seguía dependiendo de Tucumán. Fue teniente de gobernador, dependiente de Aráoz, entre agosto de 1820 y marzo de 1821. Poco después de que dejara el mando, una invasión salteña comandada por Apolinario Figueroa impuso un gobierno autónomo del de Tucumán — pero dependiente de la "protección" salteña —, que duró un mes. A fines de abril, Catamarca volvía a depender del Tucumán.
    Pero en agosto de 1821, cuando el poder de Aráoz comenzó a ceder, una junta de oficiales y capitulares de Catamarca decidió la autonomía de la provincia; tres días más tarde caía también Aráoz, y su sucesor, no tuvo la fuerza para imponerse sobre Catamarca. Su primer gobernador fue un civil, Nicolás Avellaneda y Tula pero los jefes del movimiento eran los coroneles Mota, Eusebio Gregorio Ruzo y Marcos Antonio Figueroa. Éstos formaron más tarde el partido federal de la provincia. Mota figuró algún tiempo como capitular y legislador en su provincia, durante los gobiernos federales de Ruzo y Figueroa.
    1819 Feliciano De la Mota Botello es derrotado
1820
  • 1820 Se inicia la lucha entre Unitarios y Federales
    En el año 1820 se inicia una etapa de grandes conflictos provocados por los intereses de los unitarios y federales, tratando de imponer su poder y gobierno. Mientras tanto las provincias quedaron en manos de los caudillos tratando de adoptar un modo de vida que definiera en el tiempo sus características y su papel en el conjunto de la nación, porque en 1820 había desaparecido el gobierno de las Provincias Unidas, pero no la indestructible convicción de la unidad nacional.
    El país se dividía en dos, por un lado algunas provincias se adherían a la Liga unitaria que defendían un gobierno centralizado en Buenos Aires y por otro lado las provincias que habían formado un gran bloque que se denominó la Confederación Argentina que defendían la libertad jurídica de las provincias.
    Catamarca no estuvo ajena a los violentos acontecimientos, y vivió las dos experiencias, algunos gobernadores abrazaban la causa del unitarismo y otros del federalismo, provocando un gran desconcierto entre la población.
    Muchas de las batallas que se libraron en el territorio catamarqueño fueron para imponer uno u otra concepción ideológica y deponer a los gobernantes que defendían sus ideas.
    Pero un gran acontecimiento viene a consolidar la autonomía que la provincia necesitaba: la sanción del Reglamento Constitucional de 1823 que organizaba a la provincia jurídicamente.
    Los Unitarios defendían un gobierno único y centralizado establecido en Buenos Aires, por lo que las provincias pasarían a ser divisiones administrativas dependientes del gobierno central.
    Los Federales, por su parte, defendían la creación de un gobierno descentralizado, solo se reconocía un poder central en armonía con las provincias. Estás debían conservar su autonomía, se gobernaban según sus propias instituciones y eligen sus autoridades. Tendencia defendida por elementos provincianos, la mayoría en el país estaban bajo las directivas de caudillos, también apoyaban esta tendencia los poderosos hacendados porteños.
    Consideraban oportuna la sanción de una constitución federal, previa organización del país en pactos interprovinciales.
    1820 Se inicia la lucha entre Unitarios y Federales
  • 1820 Guerra entre Unitarios y Federales
    En 1820 se inician las luchas internas entre Unitarios y Federales. La batalla de Cepeda o también llamada "Batalla del Minuto", ocurrió durante las guerras civiles argentinas, el 1 de febrero de 1820. La batalla enfrentó a unitarios y federales: el caudillo de Santa Fe, Estanislao López, y el de Entre Ríos, Francisco Ramírez, ambos federales y lugartenientes del general José Artigas, y apoyados por el chileno José Miguel Carrera, unieron sus fuerzas para derrocar al gobierno de José Rondeau, Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, el entonces titular del Poder Ejecutivo. La causa de esta batalla fue el descontento de las provincias del interior con Buenos Aires, que había gobernado al país desde la Revolución de Mayo, sin tener en cuenta la voluntad de las provincias. La principal exigencia de los líderes federales era que cada provincia se gobernara a sí misma, y que unidas formaran una federación.
    Finalmente obtuvieron la victoria los federales, por lo que el país quedó desde entonces integrado por 13 provincias autónomas, al disolverse el gobierno nacional. Se inició así el período conocido como de las Autonomías Provinciales.
    1820 Guerra entre Unitarios y Federales
  • 1820 Fallecimiento del Gral. Manuel Belgrano
    Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano nació el 3 de junio de 1770; fue un intelectual, economista, periodista, político, abogado y militar. Participó de la Revolución de Mayo y de la guerra de la independencia de la Argentina y creador de la bandera Argentina.

    Él era criollo; su padre Domenico era de origen italiano, era un comerciante autorizado por el rey de España para trasladarse a América. La madre de Belgrano era María Josefa González Casero, nacida en la ciudad de Buenos Aires, de familia procedente de Santiago del Estero. Su padre tuvo éxito como comerciante lo que le permitió enviar a sus hijos Francisco y Manuel a estudiar a Europa. Deseaba que se instruyeran en comercio, pero Manuel optó en cambio por estudiar Derecho. Manuel estudió primeramente en el Real Colegio de San Carlos (antecedente del actual Colegio Nacional de Buenos Aires). Entre 1786 y 1793 estudió Derecho en las universidades españolas de Salamanca y Valladolid, donde se graduó con medalla de oro a los 18 años de edad en la Cancillería de Valladolid, dedicando especial atención a la economía política. Por tal motivo, en Salamanca fue el primer presidente de la Academia de Práctica Forense y Economía Política.

    Belgrano fue un destacado representante de la población criolla de Buenos Aires, y uno de los principales impulsores de la emancipación del país que luego se llamaría Argentina, respecto a España. Junto a otros patriotas impulsó la destitución del virrey Cisneros lo cual produjo la llamada Revolución de Mayo; integró la Primera Junta de Gobierno. Se le encargó la dirección del Ejército del Norte, y aunque fue derrotado por las fuerzas realistas, sentó las bases de la declaración de la independencia paraguaya de 1811. En 1812 creó la bandera Argentina en las cercanías de la ciudad de Rosario y dirigió el éxodo jujeño, tras lo cual se impuso a los españoles en las batallas de Tucumán y Salta. Tuvo gran influencia en el Congreso de Tucumán.

    La educación fue una de sus principales preocupaciones: para ello elaboró durante su estadía en España un plan de acción con avanzadas ideas sobre la misma.

    Su muerte: Regresó a Buenos Aires en plena "anarquía del año veinte", ya seriamente enfermo de hidropesía. Esta misma enfermedad lo llevó a la muerte, el 20 de junio de 1820, en momentos en que arreciaba la crisis política en la Capital; ese día es recordado como Día de los tres gobernadores.

    En el lecho de muerte fue examinado por un médico que lo atendió en su casa, al no poder pagarle por sus servicios, pues en ese momento estaba sumido en la pobreza, quiso darle un reloj como pago, ante la negativa del galeno a cobrarle, Belgrano tomó su mano y puso el reloj dentro de ella, agradeciéndole por sus servicios.

    Murió en la pobreza, a pesar de que su familia había sido una de las más acaudaladas del Río de La Plata antes de que Manuel Belgrano se comprometiera con la causa de la independencia.

    En medio de la crisis que se abatía sobre la provincia de Buenos Aires, su fallecimiento pasó prácticamente inadvertido. El único periodista que prestó debida atención a ese hecho fue el fraile franciscano Castañeda.Cumpliendo con su última voluntad, su cadáver fue amortajado con el hábito de los dominicos y fue trasladado desde la casa paterna en la que murió (actual avenida Belgrano, nº 430) al Convento de Santo Domingo, recibiendo sepultura en un atrio. El mármol de una cómoda de su casa sirvió de lápida para identificarlo.
    1820 Fallecimiento del Gral. Manuel Belgrano
1806
1808
1810
1811
1812
1813
1814
1815
1816
1817
1818
1819
1820