View the original tutorial »

1821
  • 1820/31 Pactos Interprovinciales
    Con el surgimiento del federalismo, el Estado Nacional se disolvió y con la disolución del Gobierno Nacional se inició el periodo de las llamadas autonomías provinciales, en la cual la unión se mantuvo mediante los pactos interprovinciales.
    1820/31 Pactos Interprovinciales
  • 1821 Fallecimiento del Gral. Martin de Guemes
    Martín Miguel Juan de Mata Güemes Montero de Goyechea y la Corte, nació en la ciudad de Salta el 8 de febrero de 1785 y falleció el 17 de junio de 1821 en Cañada de Horqueta, provincia de Salta.

    Fue un militar y ejerció la gobernación de la provincia de Salta durante 6 años y con muy escasos recursos libró una casi constante guerra defensiva, conocida como Guerra Gaucha, que mantuvo al resto del territorio argentino libre de invasiones realistas.

    Cursó sus estudios primarios en su ciudad natal, alternando la enseñanza formal con el aprendizaje de las labores campesinas en la finca donde vivía con su familia. A los 14 años se enroló en el Regimiento Fijo de Infantería. En 1805 fue enviado con su regimiento a Buenos Aires, ya que el virrey Sobremonte temía un ataque inglés. Éste se produjo al año siguiente, iniciando las invasiones inglesas, participando Güemes en la Reconquista de Buenos Aires. Al año siguiente participó también de la Defensa de la ciudad y protagonizó una curiosa hazaña: al ver que un barco inglés había encallado por una bajante repentina del río, dirigió una carga de caballería y lo abordó. Fue una de las muy pocas veces en la historia que un buque de guerra fue capturado por una partida de caballería.

    En 1808 sufrió una enfermedad en la garganta, de la que surgió una seria deficiencia al hablar, una pronunciación gangosa de las palabras, que causaba la burla de sus compañeros. Todo indica que sufrió las complicaciones que suelen acompañar a la hemofilia, enfermedad que hasta ese momento no era conocida, y que dificulta mucho la cicatrización de las heridas externas e internas. Logró su traslado a Salta.

    Güemes fue ascendido a teniente coronel y enviado al norte, como jefe de las fuerzas de caballería de San Martín. Se hizo cargo de la vanguardia del ejército reemplazando en ese puesto a Manuel Dorrego, otro oficial brillante que había sido desterrado por problemas de disciplina.
    Se presentó en Salta como el protector de los pobres y el más decidido partidario de la Revolución.

    San Martín le encomendó el mando de la avanzada del río Pasaje (hoy llamado río Juramento, porque en sus márgenes el general Belgrano hizo jurar obediencia al gobierno de Buenos Aires, y la Bandera Nacional). Poco después, asumía también el mando de las partidas que operaban en el Valle de Lerma (en el que está la ciudad de Salta). De este modo iniciaba la Guerra Gaucha, ayudado por otros caudillejos. Ésta fue una larga serie de enfrentamientos casi diarios, apenas cortos tiroteos seguidos de retiradas. En esas condiciones, unas fuerzas poco disciplinadas y mal equipadas pero apoyadas por la población podían hacer mucho daño a un ejército regular de invasión.

    Con su ejército formado por gauchos del campo, rechazó el avance del general Pezuela y posibilitó el inicio de un nuevo avance hacia el Alto Perú.
    Su hermano, el doctor Juan Manuel Guemes, era uno de los miembros del cabildo de ese año, por lo que lo eligió a Martín Miguel de Güemes como Gobernador Intendente de Salta, jurisdicción integrada entonces por las ciudades de Salta, Jujuy, Tarija, Orán y varios distritos de campaña. Era la primera vez que las autoridades de Salta eran elegidas en la propia provincia desde 1810.

    El Cabildo de Jujuy se negó a reconocerlo, pero Güemes negoció cuidadosamente para hacerse reconocer como tal. Como esa ciudad tardara en reconocerlo, aprovechó la amenaza de un ataque realista para avanzar con tropas hacia la ciudad, con lo que presionó y logró hacer que el cabildo lo aceptara. Dos semanas después de asumir el gobierno, Güemes contrajo matrimonio con Carmen Puch, miembro de una acaudalada familia.

    Poco después de su llegada al poder y de saber la reacción negativa de Rondeau, llegó a Tucumán una fuerza desde Buenos Aires que iba en apoyo del Ejército, al mando de Domingo French. Pero como éste tenía instrucciones de derrocar a Güemes al pasar por Salta, le negó el paso hasta que lo hubo reconocido como gobernador. Rondeau, enfurecido con Güemes por la revolución en Salta y por haberle impedido llegar refuerzos, retrocedió a Jujuy. Con apoyo de Gordaliza, se trasladó hasta Salta y ocupó la ciudad. Pero enseguida se vio rodeado por las guerrillas gauchas y tuvo que capitular, firmando con Güemes el tratado de los Cerrillos , reconociéndolo como gobernador y encargándole la defensa de la frontera. Poco después, Rondeau era reemplazado por Belgrano en el Ejército del Norte, y por Pueyrredón en el Directorio. Entonces las milicias gauchas al mando del heroico salteño pasaron a desempeñarse como ejército en operaciones continuas.

    Su muerte: El cabildo de Salta, formado por las clases altas de la ciudad, cansadas de pagar las contribuciones forzosas que exigía Güemes, aprovechando la ausencia del caudillo, lo acusó de “tirano” y lo declaró depuesto. Muchos de sus miembros se habían puesto de acuerdo con el general Olañeta para entregarle la ciudad. Güemes regresó sin prisa, ocupó pacíficamente la ciudad, y perdonó a todo el mundo. Ésa fue la llamada "Revolución del Comercio"; aunque fracasada, dio inicio a un partido de oposición, conocido como "Patria Nueva", en oposición a la "Patria Vieja", es decir, al partido de Güemes. Pero no todo había terminado: Olañeta ya estaba en camino, y mandó al coronel “Barbarucho” Valdez por un camino desierto de la Puna, guiado por miembros de la familia realista Archondo. El 6 de junio, Valdez ocupó la ciudad de Salta, y al salir a combatirlo, Güemes fue herido por una bala. Siguió a caballo hasta una hacienda a dos leguas de la ciudad, pero su herida, como cualquier herida profunda de un hemofílico, nunca cicatrizó.

    Murió diez días después, el 17 de junio de 1821, a la intemperie, en un catre improvisado por el Capitán de Gauchos Mateo Ríos, en la Cañada de la Horqueta (cerca de la ciudad de Salta). Tenía 36 años y fue el único general argentino caído en acción de guerra externa.

    Apenas unas semanas después de su muerte, sus hombres obligaron al ejército español a evacuar Salta; la guerra gaucha seguía funcionando. Fue la última invasión realista al norte argentino, con lo que Güemes, aunque no llegó a verlo, finalmente venció a sus enemigos.

    Militarmente, la actuación de Güemes en la guerra de la Independencia argentina fue absolutamente crucial: sin su estrategia, no hubiera sido posible defender el norte del país después de tres derrotas, ni hubieran sido posibles las campañas de San Martín. Bajo su mando, las ciudades de Salta y Jujuy y su campaña defendieron al resto de la Argentina sin ayuda exterior.

    Sus restos descansan en el Panteón de las Glorias del Norte de la República, ubicado en la Catedral Basílica de Salta.
    1821 Fallecimiento del Gral. Martin de Guemes
  • 1821 Natalicio de Bartolomé Mitre
    Nació en Buenos Aires el 26 de junio de 1821 y falleció el 19 de enero de 1906. Fue un político, militar, historiador, hombre de letras, estadista y periodista argentino; gobernador de la Provincia de Buenos Aires y Presidente de la Nación Argentina entre 1862 y 1868.

    Era hijo de Don Ambrosio Mitre y Doña Josefa Martínez. El matrimonio se estableció en Carmen de Patagones y allí nacerían los hermanos de Bartolomé, Emilio y Federico. Sus primeros estudios los realizó entre Buenos Aires y Carmen de Patagones.

    Se exilió en el Uruguay , como otros opositores a Rosas, durante el gobierno de éste; actuó como soldado del ejército oriental con el grado de Teniente Coronel en 1846, y periodista en ese país luego vivió en Perú, Chile y Bolivia.En Chile, donde fue corredactor de Juan Bautista Alberdi, director del periódico El Comercio de Valparaíso. Más tarde, escribió en El Progreso, diario que había creado Domingo F. Sarmiento, desde donde pregonó la indivisibilidad territorial de la soberanía americana, defendió el derecho de pensamiento de los extranjeros y la democracia en un sentido integral, y emprendió campañas para mejorar social y económicamente al pueblo.

    Regresó después del derrocamiento de Rosas, y lideró el alzamiento de la provincia de Buenos Aires contra el sistema federal que la Constitución de 1853 impondría. Ocupó diversos cargos de relevancia en el gobierno provincial luego de la secesión de la provincia, hasta que en 1859 fue derrotado militarmente por Urquiza, que buscaba reincorporar a Buenos Aires a la Confederación Argentina. Esto se logró en la Batalla de Pavón.

    En octubre de 1862 Mitre fue electo presidente de la Argentina. Durante su mandato se extendió el sistema ferroviario, organizó el ejército, difundió la enseñanza en todos los niveles, mejoró el servicio postal, organizó la Suprema Corte de Justicia, saneó la moneda, regularizó la deuda pública, se adoptó el sistema métrico decimal y se fundó el crédito público.

    Mitre también fue el fundador de La Nación, uno de los diarios más influyentes de Latinoamérica, que desde 1870 se sigue publicando y ha sido siempre dirigido por sus descendientes.

    En 1890, frente a la crisis del gobierno de Juarez Celman, formó parte de la recientemente fundada Unión Cívica, de la que luego se separaría la Unión Cívica Radical.

    Durante el sitio de Buenos Aires ocurrido el 2 de junio de 1853, Mitre fue derribado por una bala, la cual le dio en la frente. El proyectil impactó en la escarapela de su quepis, que fue cosida por su esposa Delfina, amortiguando el golpe y salvándole la vida.

    En 1871 enfermó y sobrevivió a la terrible fiebre amarilla. Ni bien se recuperó viajo a Brasil, por encargo del entonces Presidente Sarmiento, para arreglar los definitivos límites tras la guerra de la “triple alianza”.

    En la que fue su casa, funciona hoy el Museo Mitre en la Ciudad de Buenos Aires. Esta casa le fue obsequiada por el pueblo al término de su presidencia.
    1821 Natalicio de Bartolomé Mitre
  • 1821-Fallecimiento de Francisco Ramirez
    Nacido en Concepción del Uruguay, Entre Ríos el 13 de marzo de 1786 y fallecido en Chañar Viejo, cerca de Villa de María del Río Seco, provincia de Córdoba el 10 de julio de 1821. Fue conocido como el Supremo Entrerriano, caudillo federal argentino, y uno de los líderes de la provincia de Entre Ríos durante los años de formación de la República Argentina creando la República de Entre Ríos. Formó parte del partido artiguista, liderado por José Gervasio Artigas, con quien más tarde se enemistó por rivalidades personales, hasta derrotarlo, obligándolo a exiliarse.

    Al estallar la Revolución de Mayo prestó servicios como correo al ejército patriota. En octubre de 1811, los milicianos de la villa la recuperaron para los patriotas, dirigidos entre otros por Ramírez. Adquirió cierta notoriedad luchando junto al caudillo José Artigas contra las fuerzas realistas en la Banda Oriental.

    Ramírez y López tomarían la ofensiva contra Buenos Aires ante la sanción de la Constitución unitaria del 19, que imponía un régimen inaceptable para las provincias . Pueyrredón renunció al directorio y asumió en su reemplazo el general José Rondeau. El directorio ordenó al Ejercito de los Andes reprimir a los caudillos, pero su comandante José de San Martín se negó a hacerlo, también lo hizo el Ejercito del Norte al mando de Manuel Belgrano.

    Con solo su ejército porteño, Rondeau enfrentó a los federales Ramírez, López y Campbell en la batalla de Cepeda. Ramírez los rodeó y los atacó por la retaguardia, destrozando a la caballería unitaria en minutos. Rondeau fue arrastrado en la huida, y la batalla hubiera acabado en desastre para los porteños de no ser por la ordenada retirada que realizó Balcarce.

    Victoriosos, los federales avanzaron sobre Buenos Aires, donde expusieron pacíficamente sus exigencias al cabildo de la ciudad: tenían diez días para reemplazar el gobierno directorial por autoridades provinciales. La situación en la capital se transformó de repente en un completo caos. Rondeau renunció y el Congreso se disolvió. Una Junta de Representantes fue nombrada como autoridad legislativa provincial, y eligió gobernador a Manuel de Sarratea. La constitución unitaria fue declarada caduca.

    En la localidad de Pilar los caudillos federales victoriosos, el santafesino Estanislao López y el entrerriano Francisco Ramírez firmaron con el negociador unitario porteño el Tratado de Pilar; por este tratado, las provincias (incluida Buenos Aires) reasumían su soberanía particular, las provincias firmantes se pronunciaban por la federación, y se llamaba a un congreso general que se reuniría en San Lorenzo, provincia de Santa Fe.

    Ramírez expidió en Corrientes un Reglamento Constitucional para las tres provincias de Entre Ríos, Corrientes y Misiones. Fue elegido en Gualeguay Jefe Supremo de la República, de donde le vino el mote del Supremo Entrerriano, que nunca usó. Seis días más tarde proclamaba en el territorio de esas tres la constitución de la República de Entre Ríos, una provincia federal que deseaba unirse a las demás en una federación de iguales, y no una nación soberana.

    La República sería efímera, pero la tarea que realizó en ella Ramírez fue intensa. Sancionó reglamentos en lo militar, político, económico y la recaudación de impuestos, eliminando los derechos de importación. Efectuó la división del territorio en departamentos, cuyos gobernadores en lo civil y militar serían elegidos por la población de su jurisdicción. Estableció un régimen de administración de justicia, un servicio de correos, ordenó la realización de un censo y decretó la obligatoriedad de la enseñanza primaria, incluyendo la alfabetización y la aritmética. Prohibió además la matanza de ganado cimarrón, promoviendo la cría en estancias y la agricultura. Bajo su auspicio se realizaron los primeros comicios en la región. No cabe sorprenderse de que en ellos triunfara Francisco Ramírez.

    La figura de la concubina de Ramírez, que ha pasado a la historia simplemente como la Delfina, aunque poco se sabe de ella, ha atraído la atención de los historiadores. Era una portuguesa, cuyo origen aún se desconoce, a la que Ramírez capturó en los enfrentamientos de los portugueses con Artigas. Tomada cautiva, Ramírez se enamoró de ella, hasta el punto de romper su compromiso con Norberta Calvento, hermana de uno de sus mejores amigos. La Delfina estuvo junto a Ramírez desde entonces, en especial en el frente; hábil como amazona y en el uso de las armas, vestía uniforme militar con charreteras de coronel.

    El día de la muerte de Ramírez fue rescatada por Medina y salvó su vida. Cruzando el Chaco logró regresar a Concepción del Uruguay.
    1821-Fallecimiento de Francisco Ramirez
  • 1821 Autonomia de Catamarca
    Los primitivos asentamientos del actual departamento Capital fueron el pueblo de Cigalí, actual Chacarita de los Padres, concedida en 1585 a González Núñez. El encomendero de Choya Luís de Medina, recibió del gobernador Pedro Mercado de Peñalosa, una merced de tierras que se extendía a ambos lados del río del Valle, donde se encontraba el actual emplazamiento de la ciudad de Catamarca.
    El 16 de agosto de 1679, el rey de España autoriza, por la real cédula, el traslado de la Provincia a un nuevo territorio.
    Fernando Mendoza de Mate de Luna designó el territorio a fundar y solicitó el estandarte real y los libros capitulares de Londres de Pomán, previa reunión con los vecinos de las Chacras, el gobernador decidió fundarla a la orilla derecha del río del Valle, el 5 de Julio de 1683 quedó formalmente fundada la Ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca. Su poblamiento definitivo se concretó, recién, en 1795 al radicarse en ella los vecinos de las Chacras y se trasladó la imagen de la Virgen del Valle a la Iglesia Matriz.
    En el año 1782 se constituyó el distrito del rectoral y comprendía Capayán, Capital y Valle Viejo. El 25 de agosto de 1821 se declaró la autonomía de Catamarca y se nombra como primer gobernador de la provincia de Catamarca a Don Nicolás Avellaneda y Tula con la Autonomía de la Provincia formaron el departamento del Rectoral. El decreto Nº 85 del 8 de diciembre de 1855, en el Gobierno de Sinforeano Lascano, promulga la constitución de 1855 y crea departamentos y secciones. El departamento rectoral se divide en tres departamentos: Capital, Valle Viejo y Capayán.
    Su población es de 367.820 según el censo nacional 2010, una densidad de 3,58 habitantes por km², lo que la coloca en el puesto Nº 20 de las más pobladas de Argentina. Y una superficie de 102.602 km², lo que la coloca en el puesto Nº 11 de las provincias más extensas.
    Su economía es una de las más diversificadas del país, colocada en el puesto 11° de las provincias con desarrollo humano más alto. Se dedica fundamentalmente en la minería, la industria, el comercio, turismo, la ganadería y la horticultura.
    1821 Autonomia de Catamarca
  • 1821 Independencia de Mexico
    La Independencia de México fue la consecuencia de un proceso político y social resuelto por la vía de las armas, que puso fin al dominio español en los territorios de Nueva España. La guerra por la independencia mexicana se extendió desde el Grito de Dolores, el 16 de septiembre de 1810, hasta la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México, el 27 de septiembre de 1821.
    1821 Independencia de Mexico
1822
  • 1822 Gobernador Eusebio Gregorio Ruzo
    Político Y Coronel de milicia, llamado padre de la Autonomía de Catamarca. Nació en la Ciudad de Catamarca, realizó sus primeros estudios en el Convento de San Francisco y luego en la Universidad de Córdoba. En la asamblea reunida el 24 de Agosto de 1821 para elegir representantes ante el Congreso que debía reunirse en Córdoba y como presidente propuso que lo primerio que debía tratarse era la cuestión de la soberanía, el 25 de Agosto se resolvió la total autonomía de la República Federal de Tucumán. El gobernador Avellaneda y Tula entregó el 2 de diciembre el cargo al joven Ruzo, quién asume la delegación del gobierno para luego ser elegido el 12 de mayo de 1822 y es reelecto el 25 de mayo de 1823. Fue uno de los grandes políticos que tuvo la Provincia, cargo que accedió a los 27 años, creó la legislatura provincial, escuelas en Santa María, Piedra Blanca y Andalgalá, auspició la sanción de la primera institución de la provincia, gobernó hasta el 12 de abril de 1824 cuando solicitó licencia dejando en el gobierno en forma interina Fermín Rivas de Lara, Luego fue Diputado Nacional por La Rioja y luego nuevamente gobernador de Catamarca desde el 25 de octubre de 1827 hasta el 23 de diciembre del mismo año, cuando fallece a los 32 años y en ejercicio, víctima de una breve enfermedad.
    1822 Gobernador Eusebio Gregorio Ruzo
  • 1822 Nacimiento de Bernardo de Irigoyen
    Bernardo de Irigoyen nació el 18 de diciembre de 1822 en Buenos Aires, fue abogado, diplomático y político argentino. Fue dos veces ministro de Relaciones Exteriores, en 1874 y 1882 y una vez ministro del Interior en 1877. En 1898 fue elegido gobernador de la provincia de Buenos Aires. Fue dos veces candidato a presidente de la Nación, en 1885 y en 1891, y dos veces senador nacional en 1895. Estuvo casado con Carmen Olascoaga, con quien tuvo 8 hijos.

    Irigoyen fue uno de los gestores del Acuerdo de San Nicolás, una de las bases de la Constitución Argentina de 1853. Se destacó por promover la abolición de la pena de muerte por delitos políticos en Entre Ríos, principio que luego sería incluido en la Constitución Nacional.

    Irigoyen adhiere al popular Partido Autonomista dirigido por Adolfo Alsina. En 1876 fue nombrado Ministro de Relaciones Internacionales del presidente Nicolás Avellaneda. Durante su gestión debió enfrentar la amenaza del Banco de Londres y del gobierno de Gran Bretaña de bombardear Rosario si el gobierno de Santa Fe no dejaba sin efecto la intervención del Banco de Londres. La enérgica posición de Irigoyen detuvo la acción bélica. A raíz del conflicto Irigoyen fue conocido por elaborar una doctrina sobre la ausencia de nacionalidad de las sociedades anónimas y la inaplicabilidad para las mismas de la protección diplomática que recibían los ciudadanos.

    Donó parte de sus tierras para que por allí se construyera un ramal del ferrocarril. En torno a él, se formó el pueblo de Bernardo de Irigoyen, pujante localidad del centro santafesino.

    En 1889 adhirió a la recién formada Unión Cívica de la Juventud y a su sucesora la Unión Cívica y participó de la Revolución de 90.

    En las elecciones de 1892 fue candidato a presidente por la Unión Cívica Radical, donde fue derrotado luego de una escandalosa represión y fraude por parte del gobierno. En 1898 fue elegido gobernador de la Provincia de Buenos Aires; y en 1902 senador nacional hasta su muerte el 27 de diciembre de 1906.
    1822 Nacimiento de Bernardo de Irigoyen
1823
  • 1823 Primer Reglamento Constitucional
    El 12 de Marzo de 1822 asume como gobernador Eusebio Gregorio Ruzo, a los dos meses de hacerse cargo, convocó a la provincia para que eligiera diputados, uno por cada curato, con el propósito de constituir una asamblea constituyente y legislativa.
    Los primeros legisladores y constituyentes fueron: el presbítero Dr. Manuel Antonio Acevedo, el Pbro. Dr. Pedro Ignacio Acuña, Dr., Francisco de la Mota Botello, el Pbro Juan Antonio Neirot, el Pbro. Pedro Alejandrino Zenteno, Pedro Segura, Dr. Ramón Gil Navarro, Juan Martín Molina, Juan Fermín Rivas de Lara, José María Burgos y Manuel del Carmén Agote.
    Los electos se reunieron el 24 de Mayo de 1823 y constituyeron la primera legislatura, constituido en Asamblea elaboraron el proyecto constitucional con la dirección del Dr. Acevedo, el texto fue sancionado el 11 de Julio de 1823, con el nombre de “Reglamento Constitucional para la nueva provincia”. El día 15 de ese mismo mes y año fue solemnemente jurada.
    La primera constitución de Catamarca consta de diez capítulos, un apartado con disposiciones varias, y un apéndice. El capítulo primero se refiere a los derechos y deberes de los particulares, y el segundo a los de la provincia. El tercero habla de los derechos del ciudadano, de la ciudadanía y modo de perderse o suspenderse, el cuarto de la religión de la provincia, el quinto De la forma de gobierno de la provincia, el Sexto Del poder legislativo o Asamblea Provincial: su elección, su duración y sus atribuciones; el Capitulo séptimo: Del poder ejecutivo o gobernador de la provincia, el capítulo octavo: Del Poder Judicial o de los ministro de Justicia de la provincia; Capítulo noveno Del cuerpo municipal y el capítulo décimo De las milicias de la provincial.
    Este primer reglamento constitucional significó un avance importante en materia legislativa, reclama los derechos de los ciudadanos y organiza los poderes en al provincia permitiendo una administración estatal moderna en tiempos muy convulsionados, hasta que en 1853 se sancionara la constitución Nacional para el país.
    También se puede advertir la decadencia del cabildo, que pasa a convertirse en al Institución Municipal, el reglamento no suprime el cabildo, sino le cambia el nombre por municipalidad.
    1823 Primer Reglamento Constitucional
1824
  • 1824 Presbitero Manuel Antonio Acevedo
    Presbítero y abogado Argentino nació en Salta, el 25 de mayo de 1770. Siendo cura estuvo en los valles de Cachi, en Molinos de la Provincia de Salta y en Belén en la Provincia de Catamarca, fue elegido Diputado por la Provincia de Catamarca al Congreso de Tucumán junto con José Eusebio Colombres. Estaba a favor de la institución de la monarquía incaica, siendo el mismo el que propuso que el monarca de la incipiente argentina sea un descendiente de Incas, en la sesión del 12 de julio.
    Cuando el congreso fue trasladado a Buenos Aires, Acevedo fue su presidente hasta que se disolvió, siendo reducido a prisión. Puesto en libertad, en 1821, pasó a secretario de la Sala de Representantes de Buenos Aires. Luego regresó a su labor de cura en Belén. En Catamarca abrió una escuela, fundó un seminario y dictó gratis una cátedra de filosofía. En 1822 redactó el "Proyecto de Constitución" para la Provincia de Catamarca, que más tarde fue sancionado en 1823. Fue uno de los primeros legisladores de Catamarca al ser nombrado vocal de la primera constituyente catamarqueña. También fue diputado por Catamarca en el Congreso General de 1824. En 1825 se incorporó a la Constituyente reunida en Buenos Aires, interviniendo en las discusiones sobre la llamada "Ley Fundamental".
    1824 Presbitero Manuel Antonio Acevedo
1825
  • 1825/26 Combate de Coneta
    En julio de 1824, Figueroa fue traicionado por su amigo, el coronel Manuel Antonio Gutiérrez, que le quitó tropas, con las cuales se apoderó del mando de la provincia, derrocando a Ruzo. El caudillo tinogasteño debió repeler un ataque de un oficial del partido de Gutiérrez, para lo cual solicitó ayuda al comandante de armas riojano Facundo Quiroga. Éste prefirió mediar entre Gutiérrez y Figueroa, con lo que Gutiérrez fue electo gobernador, a cambio del nombramiento de Ruzo como diputado para el Congreso Nacional, y del reconocimiento de Figueroa como comandante de todo el oeste. Sin embargo, cuando Figueroa viajó a la capital provincial, Gutiérrez lo arrestó. Figueroa consiguió escapar y pidió nuevamente ayuda a Quiroga, mientras tanto, Gutiérrez había conseguido convencer al coronel Lamadrid de derrocar al gobernador tucumano Javier López, y de hacerse nombrar gobernador. Cada partido tenía su aliado, y ambos estaban deseosos de enfrentarse. Durante unos días, Gutiérrez fue reemplazado por un pariente de Figueroa, pero volvió con una fuerza tucumana, recuperó el poder y fusiló a su enemigo.. Quiroga perdió la paciencia y atacó Catamarca, derrotando a Gutiérrez en una batalla en Coneta Figueroa asumió el gobierno catamarqueño.
    1825/26 Combate de Coneta
  • 1825 La Primera Locomotora
    Bajo la dirección de Stephenson se inauguró el 27 de septiembre de 1825 entre Stockton y Darlington el primer ferrocarril abierto al público. Su "Locomotion" se colocó a la cabeza de 38 vagones cargados parcialmente con carbón y trigo, si bien la mayoría iban provistos de bancos para unas 600 personas que habían acudido al festejo. Al día siguiente dio comienzo la explotación regular con el coche "Experiment", pero que fue remolcado por caballos durante años.
    1825 La Primera Locomotora
1826
  • 1826 2º Constitución Unitaria
    En 1826 se sanciona la Constitución de la República Argentina, esta proclamaba el sistema representativo, republicano. El gobierno nacional se organizaba en base al principio de división de poderes.
    1826 2º Constitución Unitaria
  • 1826 Presidencia de Bernardino Rivadavia
    Bernardino de la Trinidad Gonzalez Rivadavia y Rivadavia, fue presidente de las Provincias unidas del Río de la Plata desde el 8 de febrero de 1826 hasta el 7 de julio de 1827. Durante su mandato, el Banco de Descuentos de la provincia fue transformado en el Banco Nacional, y estaba autorizado a abrir sucursales en las provincias; dispuso la inmediata nacionalización de Buenos Aires y sus instituciones, incluida la aduana;la recaudación pasaría al gobierno nacional, quien la usaría en beneficio de todo el país, pero no se contemplaba la distribución entre las provincias. Además, la deuda pública de la provincia de Buenos Aires se nacionalizó.
    1826 Presidencia de Bernardino Rivadavia
  • 1826 Natalicio de Fray Mamerto Esquiú
    Mamerto de la Ascensión Esquiú, fraile y obispo argentino del siglo XIX, que se hizo conocido por su encendida defensa de la Constitución Argentina de 1853.
    Nació el 11 de mayo de 1826 en la localidad argentina de Piedra Blanca en la provincia de Catamarca, hijo de Santiago Esquiú y María de las Nieves Medina. Su madre le impuso el nombre de Mamerto de la Ascensión, en homenaje al día en que nació: San Mamerto y el misterio de la Ascensión del Señor, que ese año había caído el mismo día.
    Desde los cinco años comenzó a usar, por intermedio de su madre, el hábito franciscano que no lo abandonó en toda su vida, como promesa de su delicado estado de salud. Ingresó al noviciado del convento franciscano catamarqueño el 31 de mayo de 1836, y al cumplir 17 años se ordenó sacerdote, celebrando su primera misa el 15 de mayo de 1849.
    Desde joven dictó cátedra de filosofía y teología en la escuela del convento; también se dedicó fervientemente a la educación siendo maestro de niños, a lo cual dedicó mucho entusiasmo, además de fervorosas homilías. Desde 1850 dictó cátedra de filosofía en el colegio secundario fundado por el gobernador Manuel Navarro.

    El Sermón de la Constitución
    Después de la batalla de Caseros, en que fue derrotado el régimen de Juan Manuel de Rosas, la provincia de Catamarca recibió con alegría la noticia de que se iba a dictar una Constitución. Pero en la Asamblea Constituyente reunida en Santa Fe triunfó la postura liberal sobre la tradicional, restrictiva de la libertad de cultos, sostenida por el padre Pedro Alejandrino Zenteno, diputado por Catamarca. Derrotado, Zenteno regresó a Catamarca dispuesto a hacer lo posible para evitar que la Constitución fuera aprobada por su provincia, apoyado por la población cuya postura religiosa era conocida.
    El gobernador Pedro José Segura apoyó la posición de Zenteno, y una mayoría de la Legislatura se preparó a rechazar la Constitución, al menos en lo concerniente a la libertad de cultos. Para ello, preparó una manifestación que disolvería la reunión obligatoria de la población para la jura de la Constitución, la cual se celebraría el 9 de julio de 1853. Convencido de la posición antiliberal de Esquiú, Segura le encargó un sermón patriótico en ese sentido.
    Sorprendentemente, éste pronunció su discurso más conocido, favorable a la jura de la Constitución, conocido como Sermón de la Constitución: recordó la historia de desuniones y de guerras civiles argentinas, y se felicitó por la sanción de una Constitución que traería nuevamente la paz interna. Pero para que esa paz durara, era necesario que el texto de la Constitución quedara fijo e inmutable por un largo tiempo, que no fuera discutida por cada ciudadano, que no se le hiciera oposición por causas menores, y que el pueblo argentino se sometiera al poder de la ley:

    "Obedeced, señores, sin sumisión no hay ley; sin ley no hay patria, no hay verdadera libertad, existen sólo pasiones, desorden, anarquía, disolución, guerra..."

    No pudo terminar la frase, porque el auditorio lo apabulló con un cerrado aplauso. La primera resistencia a la Constitución en el interior había sido vencida, y Catamarca juró la Constitución hasta el último de sus funcionarios y personajes notables.
    Su sermón alcanzó trascendencia nacional y fue copiado en la prensa de todas las provincias; la resistencia que se le podía haber hecho a la Constitución en otras provincias quedó vencida por la elocuencia de un fraile desconocido de una provincia pequeña. El texto del sermón patriótico fue impreso y difundido por el país por decreto del presidente Justo José de Urquiza. Hasta en Buenos Aires, que había rechazado el Acuerdo de San Nicolás y la Constitución, su sermón tuvo un eco inesperado, aunque de todos modos se sancionó una constitución provincial que de hecho separaba al Estado de Buenos Aires del resto del país.

    Política y periodismo
    En otro discurso que pronunció al año siguiente que es su complemento, con motivo de la instalación de las autoridades nacionales, dejó asentados principios de sociología cristiana y de historia política.
    Participó en la discusión sobre la futura constitución provincial, presidió la junta electora de convencionales y fue el vicepresidente de la convención que sancionó la constitución provincial de 1855. Esa carta preveía que se formara un consejo asesor de gobierno, que incluía un sitial para un eclesiástico elegido por el gobernador, cargo que Esquiú ocupó durante varios años. Pertenecía al partido federal, pero era respetado también por el liberal. Escribió decenas de notas en El Ambato, primer periódico de su provincia, del cual fue editor e inspirador. Mucho antes que el New York Times escribiera su norma ética como límite a sus artículos, Fray Mamerto ya enunciaba como norma para sus notas en la prensa
    "No escribir ni publicar aquello que no se pueda sostener como caballero."

    Después de la derrota de la Confederación Argentina en la batalla de Pavón, publicó en El Ambato un famoso epitafio que decía:
    "Aquí yace la Confederación Argentina, a manos de la traición, la mentira y el miedo. ¡Que la tierra porteña le sea leve!"

    Exilio y viajes
    Abandonó toda acción política y se trasladó al convento franciscano de Tarija, en Bolivia. Estaba duramente desengañado de la situación política, ya que la rebelión contra las leyes había triunfado y la guerra civil se había encendido otra vez.

    Residió cinco años en Tarija, y fue llamado por el arzobispo de Sucre para ser su colaborador en esa ciudad, donde residió otros cinco años. Publicó un periódico dirigido a resistir las presiones de los intelectuales anticlericales, El Cruzado.

    En 1872, estando en Sucre, recibió el nombramiento para el arzobispado de Buenos Aires, firmado por el presidente Sarmiento y el ministro Avellaneda. Pero no aceptó, porque pensaba que un arzobispo no podía ser tildado de opositor del presidente, que había sido uno de los promotores de la caída de la Confederación. Éste se sintió insultado por el fraile, pero Avellaneda lo admiraba y consiguió acallar las protestas del presidente.
    Como temía que el gobierno insistiera, se alejó más aún, para residir en Perú y después en Guayaquil.
    En 1876 hizo un viaje a Roma y Jerusalén, que lo convenció aún más de dedicar su vida a la pastoral eclesiástica, alejándose de la política. Tuvo el honor de predicar a miles de fieles frente al Santo Sepulcro, la noche del Viernes Santo de 1877.
    En Tierra Santa se encontró con el superior general de la orden franciscana, que le encomendó reorganizar la orden en la Argentina. Como consecuencia, regresó a Catamarca a fines de 1878, después de 16 años de ausencia. A poco de llegar, integró la convención reformadora de la Constitución Nacional, para la que preparó un largo memorial, que nunca fue discutido ni tenido en cuenta.

    Obispado de Córdoba
    A fines de 1878 fue nombrado candidato a obispo de Córdoba por el presidente Avellaneda. Renunció al cargo, pero a los pocos días le llegó la orden del papa León XIII de aceptar la candidatura. Su respuesta fue:

    "Si lo quiere el Papa, Dios lo quiere."

    Se trasladó a Buenos Aires por primera vez en su vida, para recibir la ordenación episcopal, en 1880. El presidente Roca aprovechó para invitarlo a predicar en el Tedeum con que se celebraba la federalización de Buenos Aires. En su discurso, más político y menos filosófico que la mayoría de los que había pronunciado hasta entonces, acusó a la ciudad de haber causado las matanzas de la época de Rosas, y posteriormente la desunión del país. Para decepción de Roca y Avellaneda, no tuvo ninguna palabra de agradecimiento para sus gestiones.

    Fue consagrado obispo de Córdoba el día 12 de diciembre de 1880, y tomó posesión de su sede episcopal el día 16 de enero del año siguiente. Llevó una vida austera, e hizo todo lo posible para reordenar la administración diocesana, poner nuevamente en acción la pastoral eclesiástica, y hacer sentir a todos tratados por un padre; un padre humilde y austero, además, que recorrió casi todos las ciudades y pueblos de la diócesis.

    En lo externo a la administración de la Iglesia diocesana, defendió las tradicionales prerrogativas de la Iglesia y se opuso en lo que pudo al matrimonio civil, al Registro Civil, la secularización de los cementerios y la laicización de la enseñanza. También tuvo problemas con la Universidad, ya que ésta no le permitía controlar la designación de los profesores de Teología.

    Muerte y posteridad
    Fray Mamerto Esquiú murió el 10 de enero de 1883 en la posta catamarqueña de El Suncho, en viaje de regreso desde La Rioja a su sede obispal de Córdoba (Argentina).

    Su final
    Había estado en La Rioja y volvía a su sede episcopal de Córdoba en no muy buen estado. Sin embargo estaba contento, en cada lugar que se detenía repartía rosarios, estampas y medallas, confirmaba y daba consejos, mientras por otra parte repartía todo lo que el gobernador le había regalado: comida, vajillas, toallas y cepillos. En su estadía en la Rioja había realizado múltiples actividades de su rango episcopal y había administrado los sacramentos a numerosas personas. El 8 de enero de 1883 emprendió viaje a Córdoba. Viajaba en galera, acompañado de su secretario. Al día siguiente su salud volvió a empeorar. Tenía mucha sed, se sentía indigestado y le pesaba la cabeza. Decía tener sueño y no poder dormir. No obstante, confirmó a numerosas personas en cuanto lugar se detenía la galera. En Medanitos hicieron un alto y no pudo comer. Un viajero le dio un remedio homeopático que le calmó la sed. A la noche le improvisaron una cama con un cuero en medio del campo y, con un techo de mantas le protegían del rocío. El martes 10 amaneció mejor. Desayunó, tomó el remedio del homeópata y continuaron el viaje. El malestar volvió en seguida y Esquiú sentía otra vez mucha sed. Llegaron a la Posta de Pozo del Suncho, en el departamento La Paz. El obispo desde su asiento impartió la bendición a los pobladores, pero no pudo bajar. Esquiú ya casi no hablaba y no podía casi moverse. Sufrió dos descomposturas y tuvo que ser llevado por varias personas hasta una cama donde se desvaneció. Se le practicaron diversas curaciones sin resultados. A las tres de la tarde murió.
    Su cadáver fue trasladado en la misma mensajería hasta Recreo, donde unos kilómetros antes de llegar le esperaba el pueblo con faroles y antorchas para acompañar al obispo hasta la población, en un cortejo fúnebre al paso de la galera.
    Fue recibido en la estación Avellaneda, unos 100 km antes de Córdoba, entre Deán Funes y Jesús María, por el clero de aquella provincia que le había procurado un lujoso féretro, pero Esquiú no cabía. Su cuerpo se había hinchado y ya comenzaba a descomponerse. Debió ser sepultado en una capilla cercana. Al día siguiente, por orden de las autoridades nacionales, su cuerpo fue retirado de ese lugar rumbo a la Ciudad de Córdoba, previa autopsia de sus entrañas pues se temía pudiera haber sido envenenado.
    Mientras sus restos mortales descansan en la catedral de Córdoba, el corazón "incorrupto" del religioso fue depositado en el convento franciscano de Catamarca. Fue sustraído en dos oportunidades. La primera vez el día 30 de octubre de 1990. Ese mismo día, en horas de la tarde, se descubrió que el corazón de Esquiú había sido sustraído y una semana después, el 7 de noviembre, fue encontrado en el techo del convento. Hasta hoy, la Justicia desconoce quien lo sustrajo en aquella oportunidad. El segundo hurto fue realizado por un joven llamado Gemian Jasani el 22 de enero de 2008 y aún sigue sin encontrarse.

    Fue declarado Siervo de Dios en 2005 y Venerable en 2006 y su causa de beatificación se encuentra iniciada.
    1826 Natalicio de Fray Mamerto Esquiú
1827
  • 1827 Gobierno de Manuel Dorrego
    El 13 de agosto de 1826, el Congreso nombro como gobernador de Buenos Aires a Manuel Dorrego. Su gobierno trató de ser federal, sin lograrlo por completo: inició tímidos pasos para dar al país una organización federal. El interior confiaba en su gestión; y como los gobiernos provinciales ya lo consideraban un amigo de las provincias, éstas le dieron el manejo de la guerra y las relaciones exteriores.
    1827 Gobierno de Manuel Dorrego
  • 1827 Fallecimiento de Eusebio G. Ruzo
    Para reemplazar a Gutierrez fue designado Eusebio Gregorio Ruzo , que asumió el mando el 25 de octubre de 1827, y se dedico a trabajar con todo empeño para restablecer la administración pública; pero, antes de dos meses, una rápida enfermedad lo llevó a la tumba, el 23 de Diciembre de 1827.
    1827 Fallecimiento de Eusebio G. Ruzo
1828
  • 1828 Muerte de Dorrego
    Manuel Dorrego nació el 11 de junio de 1787 en la ciudad de Buenos Aires, fue un militar y político argentino, uno de los principales referentes del federalismo rioplatense
    En agosto de 1827, tras la renuncia de Rivadavia, se disolvió el Congreso, se consideró caducada la presidencia, y se llamó a elecciones para una nueva legislatura porteña, ésta nombró gobernador a Manuel Dorrego. Su gobierno trató de ser federal, sin lograrlo por completo: inició tímidos pasos para dar al país una organización federal. El interior confiaba en su gestión; y como los gobiernos provinciales ya lo consideraban un amigo de las provincias, éstas le dieron el manejo de la guerra y las relaciones exteriores. Su política lo llevó a enfrentarse con los unitarios, quienes aprovecharon para sus fines el descontento reinante en el ejército.

    En la madrugada del 1 de diciembre las tropas de Lavalle y del coronel Olavarria ocuparon la plaza de la Victoria.

    Dorrego abandonado por las pocas fuerzas adictas dejó la fortaleza y se dirigió a la campaña en procura del apoyo de Rosas. Un grupo de doscientas personas reunidas en la capilla de San Roque proclamo a Lavalle gobernador provisional por aclamación quedando disuelta la Junta de Representantes. Ese sería el primer golpe militar a un gobierno legítimamente elegido por el pueblo en la Argentina.

    Dorrego por tanto se reunió en Cañuelas con Juan Manuel de Rosas para organizar la reacción desde la campaña. Lavalle, enterado de los acontecimientos y con el fin de no dar tiempo a que se concretara la resistencia, delegó el mando político en Guillermo Brown y salió en busca de Dorrego. El 9 de diciembre las milicias de Dorrego fueron derrotadas en Navarro por los veteranos que comandaba Lavalle, Dorrego logró reunirse con Rosas, quien le propuso eludir un nuevo combate y buscar el apoyo del interior. Aquél no aceptó y traicionado por algunos oficiales fue entregado a Lavalle el 10 de diciembre, miemtras Rosas logró retirarse a Santa Fe. El 13 de diciembre de 1828 Lavalle ordenó el fusilamiento del derrocado gobernador adtimiendo toda la responsabilidad por tan trágica medida. Este hecho, que constituyó un grave error político y humano, provocó la reacción del interior: la Convención reunida en Santa Fe designó a Estanislao López comandante de las fuerzas que debían sofocar el pronunciamiento unitario de Lavalle.
    1828 Muerte de Dorrego
1829
  • 1829/32 Primer Gobierno de Rosas.
    En 1829, Juan Manuel de Rosas, tras derrotar a Lavalle, accedió al gobierno de la provincia de Buenos Aires. La Legislatura lo proclamó a como Gobernador el 6 de diciembre de 1829, honrándolo además con el título de "Restaurador de las Leyes e Instituciones de la Provincia de Buenos Aires" y en el mismo acto le otorgó "todas las facultades ordinarias y extraordinarias que creyera necesarias, hasta la reunión de una nueva legislatura". Lo primero que hizo Rosas fue realizar un extraordinario funeral, trayendo los restos de Dorrego a la capital; con eso se captó la voluntad de los seguidores del fallecido líder,sumando apoyo del pueblo. En enero de 1831, Rosas y Estanislao López impulsaron el Pacto Federal entre Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos. Éste, que sería uno de los "pactos preexistentes" mencionados en la Constitución de la Nación Argentina, tenía como objetivo poner un freno a la expansión del unitarismo encarnado en el general Paz.El primer gobierno de Rosas fue un gobierno "de orden"; no fue una tiranía despótica. Fue, también, un gobierno "progresista": se fundaron pueblos, se reformaron el Código de Comercio y el de Disciplina Militar, se reglamentó la autoridad de los jueces de paz de los pueblos del interior y se firmaron tratados de paz con los caciques, con lo que se obtuvo una cierta tranquilidad en la frontera.
    Entre los hechos negativos, se le atribuye responsabilidad en la invasión inglesa de las islas Malvinas, (hecho que ocurrió en realidad durante el Gobierno de Balcarce, que sucedió transitoriamente a Rosas embarcado en su campaña al desierto).A fines de 1832, la legislatura reeligió a Rosas. Se dijo, que rechazó su reelección porque no se le concedían las facultades extraordinarias, lo que no es exacto: no se sentía capaz de gobernar sin la unanimidad de la opinión pública en su favor.
    Rosas terminó su gobierno el 18 de diciembre de 1832. En su lugar fue electo Juan Ramon Balcarse.
    1829/32 Primer Gobierno de Rosas.
  • 1829 Primer Gobernador argentino en las Islas Malvinas
    El día 10 de Junio de cada año se conmemora en la República Argentina la designación del Primer Gobernador argentino en las Islas Malvinas, en 1829.

    En aquel año, el Gobierno de Buenos Aires designó Gobernador del archipiélago a Luis Vernet, quien estaba trabajando en la colonización del Puerto Soledad.

    Las Islas Malvinas fueron inscriptas en la carta de la Unión Europea como territorio británico de ultramar, siendo reclamadas por la República Argentina desde que el Reino Unido tomara posesión de ellas en 1833.

    El 25 de mayo de 1810 comenzó en lo fáctico la existencia de la Argentina independiente. Su primer gobierno, la Primera Junta, atendió los reclamos del hasta entonces comandante militar español en Malvinas, Gerardo Bordas, que en vez de dirigirse al virrey español, hizo petición al primer gobierno argentino, que le erogó los sueldos reclamados. La Argentina proclamó oficialmente la independencia de la corona de España y "de toda otra dominación extranjera" en 1816, asumiendo la soberanía de las islas como legado de la corona Española. Este axioma definía, según los juristas de las naciones independizadas, la soberanía territorial en base a los antiguos límites administrativos coloniales de las respectivas metrópolis.

    En 1820 el gobierno de las Provincias Unidas del Río de la Plata tomó posesión formal de las islas enviando a la fragata Heroína al mando del coronel David Jewet.Dado que el área estaba siendo ilegalmente explotada por balleneros provenientes en su mayoría del Reino Unido y de los Estados Unidos, la declaración que leyó estaba preparada en español e inglés. A bordo de esta nave llegó a las islas la primera representación del gobierno argentino para establecer una colonia basada en penales; el primer gobernador de las islas fue Pablo Areguatí, quien llegó en 1823. Además se informaba a los buques extranjeros de la zona sobre la prohibición de pescar y cazar en las aguas jurisdiccionales argentinas; la violación de esta normativa implicaba que los infractores serían enviados a Buenos Aires para ser juzgados.

    La noticia de la toma de posesión por la Argentina se difundió por el mundo, siendo publicada en España y en los Estados Unidos en agosto de 1821. Sin embargo este hecho no generó protesta alguna por parte de Gran Bretaña. Tampoco esgrimió ninguna objeción al firmarse el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación con las Provincias Unidas en 1825, ni al reconocer la independencia argentina.

    El gobierno concedió al mismo tiempo a la sociedad compuesta por Jorge Pacheco y Luis Vernet (nacido en Hamburgo, de familia francesa y naturalizado argentino), el derecho a pesca y a la explotación de ganado vacuno en la Isla Soledad. Tras un primer intento fallido, Vernet fundó en 1826 el primer establecimiento permanente de las Provincias Unidas en el archipiélago; y sobre los restos de la antigua población fundó Puerto Luis. El gobierno argentino extendió la concesión a Pacheco y Vernet, otorgándoles el derecho exclusivo de caza y pesca en las aguas adyacentes a las islas.

    El 10 de junio de 1829 Vernet fue nombrado Comandante Político y Militar del archipiélago; fomentó la instalación de granjas, impulsó el negocio entre las islas y también mejoró los lazos que las unían a la Argentina continental. En 1830 nacieron en el archipiélago los primeros seres humanos malvinenses, todos argentinos, y entre ellos una hija del propio Luis Vernet:Malvina Vernet Sáez.
    1829 Primer Gobernador argentino en las Islas Malvinas
  • 1829 Batalla de La Tablada
    El 22 de junio se libro La batalla de La Tablada, donde los unitarios al mando del Gral José María Paz vencieron a los aliados federales comandado por Facundo Quiroga. Fue un enfrentamiento armado de las guerras civiles argentinas entre unitarios y federales. Se libró en un paraje cercano a la ciudad de Córdoba,en junio de 1829. La victoria correspondió al ejército unitario, cuyo jefe José M.Paz pudo consolidar su situación política y militar en la provincia de Córdoba.
    1829 Batalla de La Tablada
1830
  • 1830 Desmembramiento de la Gran Colombia
    La Gran Colombia fue creada en 1819 por la ley fundamental del Congreso de Angostura y organizada por el Congreso de Cúcuta según la Constitución de 1821. Se disolvió en la Convención de Ocaña.
    Lo que aceleró la separación de Venezuela y la Gran Colombia fue la rebelión militar del general José Antonio Páez, que aceleró la convocatoria de la Gran Convención y la discrepancia de opiniones entre federalistas y centralistas. Quito no había tenido una representación real en las deliberaciones constitucionales y solo fue hasta 1822 que se une a la Gran Colombia. A pesar de existir apoyo a la Constitución de Cúcuta, más específicamente en Guayaquil, Quito y Venezuela ansiaban una constitución federalista, y una que les permitiera tener un control y libertad regional sin imposiciones centrales fuertes; en particular el cuerpo militar venezolano esperaba ejercer más poder en su region.
    Bolívar asumió los poderes legislativos y se inició la Dictadura, se suprimió la Vicepresidencia y Francisco de Paula Santander pasó a la oposición al ser retirado del Gobierno, tambien en Agosto de 1828 proyectó una constitución que había desarrollado en la que se incluía Perú y Bolivia (pues Bolivia ya se había separado de Perú - antes llamada Alto Perú), con un fuerte gobierno central y una presidencia con poderes amplios.
    El Congreso reunido a finales de 1828 nombró como presidente interino al General Sucre por encima de los méritos que tenía el General Urdaneta para el cargo, el 5 de abril Sucre fue asesinado en Berruecos considerado heredero político del Libertador y éste hecho causó gran desconcierto especialmente en la parte política. El proyecto de la Constitución para La Gran Colombia quedaba igualmente sin grandes defensores, Caicedo solicitó al Congreso no expedir la misma sin antes asegurarse de su aceptación en Venezuela, sin embargo fue sancionada por Caicedo el 15 de mayo - sin consultas en Caracas -, tres días despúes de expedida la Constitución comenzaron las insubordinaciones y las agitaciones: batallones comenzaron por desconocer el mandato de Bolívar sobre los mismos, el Concejo municipal de Pasto al igual que Buenaventura y la provincia del Cauca pidieron ser anexadas a territorio ecuatoriano, Cúcuta, Casanare y Pamplona también solicitaron ser anexadas pero al territorio venezolano, las críticas par parte de los habitantes del Perú sobraban al negarse formar parte de la Dictadura.
    Adicionalmente, los líderes venezolanos vieron con bastante recelo las intenciones de Bolívar y en Noviembre de 1829 deciden separarse de La Gran Colombia y así lo dejan saber en la convención de Enero. Bolívar finalmente renuncia a su posición durante la convención constitucional de Enero de 1830 (también llamada el Congreso Admirable), adicionalmente, empezaba a mostrarse enfermo.
    En Quito, al saber que Venezuela se había separado y que Bolívar se retiraba en forma definitiva, tomaron la resolución de separarse. Y con esto se desvanece la Gran Colombia después de 11 años de existencia.
    El descontento militar y el de los grupos liberales eso les conlleva a la dictadura del General Rafael Urdaneta, tras golpe de estado a Joaquín Mosquera. Finalmente en Diciembre de 1830 muere el libertador Simón Bolívar.
    A partir del 6 de mayo de 1830, se reunió en Valencia un congreso de diputados venezolanos. José Antonio Páez declaró la autonomía de Venezuela y promulgó el reglamento de Elecciones para la reunión del congreso constituyente. El Diputado José Luis Cabrera, al proponerse un pacto con Colombia, declara: «Que el enunciado pacto no puede tener lugar, mientras exista en el territorio colombiano el General Simón Bolívar».

    El 13 de mayo de 1830, el Departamento de Quito declara su independencia de Colombia conformándose la república del Ecuador. Colombia queda así constituida en solo la Nueva Granada y Panamá (jurídicamente Panamá pertenecía al Departamento de la Nueva Granada).
    1830 Desmembramiento de la Gran Colombia
  • 1830 Gob. Diaz de la Peña erige una pirámide
    Miguel Díaz de la Peña nació en 1780, perteneciendo a una tradicional familia catamarqueña cuya figura más destacada fue el general Luís José Díaz de la Peña , fundador del mayorazgo de Huasán en Andalgala. Fueron sus padres Marcelo Díaz de la Peña y Josefa Figueroa. Fue dos veces gobernador de la provincia de Catamarca en las década de 1820 y 1830. Entre los años 1824 y 1826 fue diputado por Catamarca en el congreso nacional. Bernardino Rivadavia le encomendó varias misiones políticas para acercar vínculos con los gobiernos provinciales.
    Durante su breve paso por la función gubernativa inició la construcción de una pirámide que se levantó en el centro de la Plaza 25 de mayo de la ciudad capital y que fue derribada en 1914 por orden del gobernador Ramón Clero Ahumada para colocar la estatua ecuestre de San Martín, acto que se celebró el 9 de julio de 1915. La pirámide rememoraba las batallas de La Tablada y Oncativo en las que triunfó el general Paz contra Facundo Quiroga.
    1830 Gob. Diaz de la Peña erige una pirámide
  • 1830 Batalla de Oncativo
    La batalla de Oncativo ocurrido el 25 de febrero de 1830 en la región pampeana de la provincia de Córdoba, entre las fuerzas unitarias comandadas por el general cordobés José María Paz, quienes vencieron a las fuerzas federales al mando del general riojano Facundo Quiroga.
    Durante las vísperas del 22 y 23 de junio de 1829, el general cordobés José María Paz y Facundo Quiroga se enfrentaron en la Batalla de La Tablada. El caudillo riojano, había acudido a aquella acción a pedido del ex gobernador cordobés Juan Bautista Bustos, que había sido derrocado por Paz. Esta acción guerrera dio como resultado una victoria del general Paz, debiendo Quiroga huir hacia La Rioja.
    Tiempo después, la provincia se ve amenazada nuevamente por el Tigre de los Llanos (Quiroga), quien estaba dispuesto a invadir nuevamente territorio cordobés en busca de una revancha.
    En aquel tiempo, Córdoba era un punto estratégico para ser invadido, y también el centro posible del avance unitario hacia el interior.
    El panorama era poco alentador, y era de anticiparse una nueva acción bélica próxima a llegar. En una carta de Quiroga del 10 de enero de 1830, dirigida al Gral. Paz le menciona que están listo para pelear y triunfar.
    Desde el 4 de febrero de 1830, el general José María Paz dispone la concentración de tropas en cuatro divisiones. El ejército al mando de Paz comenzó a moverse, costeando las márgenes del Río Segundo, teniendo en cuenta que el ejército federal se movía sobre la derecha del Río Tercero.
    Es de destacar, que según Paz, aquel montecillo estaba rodeado por unas cien carretas, colocadas de modo conveniente para defenderlo y contener a la infantería que con ocho piezas de artillería se encontraba fortificada.
    Finalmente, en una hábil maniobra, Paz salió al encuentro de Quiroga cuando éste no los esperaba. El enfrentamiento se inició tras un disparo de la artillería de Quiroga, y así de desató una feroz lucha, en la que Quiroga trató de evitar que las fuerzas de Paz se deslizaran por las orillas del monte que rodeaba a la laguna.
    Luego de esto, se presentó la reserva la cual restableció el combate y lo ganó, arrollando a la izquierda federal, la cual emprendió su fuga.
    Luego de sucesivos intentos de rearmar sus tropas, Quiroga emprendió la huida. Una vez cesada la persecución, Quiroga, trató de reunir sus tropas e hizo un alto en un bajío. Sin embargo, esta acción sería inútil, ya que su infantería, artillería y carretas se encontraban rodeadas por la infantería y reserva de Paz.
    Ya el 26 se tiene noticias que Facundo había pasado como a las 5 de la tarde por el puesto de Paso de Ferreya a la banda del Sur. Allí se lo vio con una escolta de 50 hombres y la gente que arrancaban las caballadas, siendo su dirección por el camino de la Posta de la Herradura. Es de destacar que en aquellos momentos los vecinos intentaron apresar a algunos soldados dispersos, pero no lograron tomar ninguno de los buscados.
    Finalmente, el día 28 se hace saber desde Fraile Muerto que Quiroga había llegado a destino el día anterior a las 12.00 y que los diputados de Buenos Aires, llevaron a Facundo en un coche con destino a la ciudad de Santa Fe, poniéndose en marcha a las 16.00.
    Era la media noche del 25 de febrero de 1830, cuando Paz avisó, desde su cuartel en Impira, que las tropas federales habían sido derrotadas en aquella jornada.
    Luego, tres días más tarde, se envía un parte detallado al gobernador delegado de la Provincia de Córdoba, dando a conocer otras noticias y de aquella acción guerrera.
    El 8 de marzo de 1830, el ministro Dr. Juan Antonio Saráchaga cursaba una nota al teniente coronel Rafael Torres, disponiendo que pasara rápidamente al Ministerio de Guerra un estado detallado de la fuerza y el armamento. También le recuerda que trate de recuperar las armas que habían quedado esparcidas por los campos de Laguna Larga luego de la acción bélica.
    1830 Batalla de Oncativo
  • 1830 Formación de la Liga Unitaria
    Mientras que en Buenos Aires, los unitarios al mando de Juan Lavalle eran derrotados por Juan Manuel de Rosas, otro jefe unitario, el general José María Paz, imponía su hegemonía en el Interior. Llegó así a conformar la Liga Unitaria, que fue una unión política y militar establecida en 1830 por las provincias de San Luis, La Rioja, Catamarca, Mendoza, San Juan, Tucumán, Córdoba, Salta, y Santiago del Estero, las cuales nombraron al general José María Paz jefe supremo militar. Pero no solo era una alianza militar ofensiva y defensiva, sino un pacto que propiciaba la reunión de un nuevo congreso para organizar un gobierno nacional. Poco tiempo después la liga se enfrentó con las provincias que conformarían en 1831 el Pacto Federal (Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos y más tarde Corrientes).
    1830 Formación de la Liga Unitaria
  • 1830 Fallecimiento de Simón Bolivar
    Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios Ponte y Blanco, conocido como Simón Bolívar, nació en Caracas, Venezuela el 24 de julio de 1783 y falleció en Santa Marta, República de Nueva Granada el 17 de diciembre de 1830; fue un militar y político y una de las figuras más destacadas de la emancipación americana frente al Imperio Español. Contribuyó de manera decisiva a la independencia de las actuales Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela.

    Le fue concedido el título honorífico de Libertador por el Cabildo de Mérida en Venezuela.

    Participó en la fundación de la Gran Colombia, nación que intentó consolidar como una gran confederación política y militar en América, de la cual fue Presidente. Bolívar es considerado por sus acciones e ideas el "Hombre de América" y una destacada figura de la historia, ya que dejó un legado político en diversos países latinoamericanos. Ha recibido honores en varias partes del mundo a través de estatuas o monumentos, parques, plazas, etc.

    Bolívar fue enviado a España a los 15 años para continuar sus estudios. En Madrid en 1800 conoció a la joven María Teresa Rodriguez del Toro y Alaiza.

    En agosto de ese año María Teresa aceptó el noviazgo con Simón Bolívar. Bolívar de 19 años y María Teresa de 21, contraen matrimonio el 26 de mayo de 1802, y al cabo de unos 20 días se trasladan a La Coruña. El junio del mismo año partieron hacia Caracas. Después de una corta estadía en Caracas se trasladaron a la "Casa Grande" del ingenio Bolívar en San Mateo. María Teresa enfermó poco después de "fiebres malignas", hoy día identificadas como fiebre amarilla; el matrimonio regresó a Caracas a su Casa del Vínculo, donde ella murió el 22 de enero de 1803. El joven Bolívar se dedicó a viajar, transido de dolor, para mitigar la pena que le causó el fallecimiento de su esposa. Es en este estado de ánimo cuando jura que no volverá a casarse jamás.

    El 8 de mayo de 1830, Bolívar partió de Bogotá acompañado de un grupo de amigos y políticos con solo 17 mil pesos producto de la venta de su vajilla de plata, sus alhajas y sus caballos. En junio llega a Cartagena donde los lugareños le animan a seguir luchando, mientras que en Bogotá continúa la campaña en su contra. A fin de mes vio publicada en la prensa la resolución del Congreso venezolano de romper relaciones con Colombia mientras el Libertador permanezca en suelo colombiano. El agravio devoró la salud de Bolívar y sus seguidores le convencen a no partir de Colombia. Bolívar llegó a Santa Marta en estado de postración en diciembre de 1830 tras una penosa travesía por el río Magdalena desde Bogotá y a pesar del buen clima y las atenciones recibidas, su salud empeoró a los pocos días, teniendo algunos momentos de lucidez que le permitieron dictar su testamento y su última proclama, donde un Bolívar gravemente enfermo clamó porque su muerte por lo menos permitiera la consolidación de la unión y la desaparición de los partidos.

    Finalmente El Libertador Simón Bolívar fallece el 17 de diciembre de 1830, a los 47 años de edad. A la una y tres minutos de la tarde murió el sol de Colombia, según rezó el comunicado oficial. Los despojos mortales del Libertador recibieron cristiana sepultura en el altar mayor de la Catedral Basílica de Santa Marta, y en ese sagrado recinto moraron apaciblemente, hasta diciembre de 1842, cuando fueron trasladados a su país de origen Venezuela, cumpliéndose así el mandato de su testamento.

    Su obra política ha sido analizada principalmente a través de la copiosa correspondencia, informes y discursos que realizó a lo largo de su vida. Así, el Manifiesta de Cartagena, la Carta de Jamaica y el Discurso de Angostura, están consideradas sus principales exposiciones políticas.

    La figura y pensamiento de Bolívar han sido evocadas en América Latina por distintas corrientes políticas para defender sus ideas y proyectos, que van desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha.

    En la Argentina hay un enorme monumento realizado por el escultor argentino José Fioravanti, inaugurado el 28 de octubre de 1942, que ocupa el centro del parque Rivadavia, en Buenos Aires. La escultura está formada por un arco de líneas rectas de 11 metros de altura y 22 metros de ancho, con una inscripción que dice: “A Simón Bolívar, la Nación Argentina” , acompañada de cuatro bajorrelieves y, en el centro de la escultura, una estatua. Además existe la ciudad de San Carlos de Bolivar, cabecera del Partido de Bolívar en la provincia de Buenos Aires.
    1830 Fallecimiento de Simón Bolivar
1821
1822
1823
1824
1825
1826
1827
1828
1829
1830